¿Cómo contabilizar los embargos de las nóminas de los trabajadores?

Dentro de la realización de embargos en las nóminas de los trabajadores, ya hemos visto perfectamente el procedimiento por el que se lleva a cabo, pero no queda realmente claro cómo es el tratamiento contable de los embargos de nómina en nuestra contabilidad.

En primer lugar, tenemos que diferenciar si el embargo es un pasivo o no para la empresa, como punto base de partida. En principio, si la empresa cumple con la obligación de embargo y no existe declaración subsidiaria de responsabilidad por no haber ejecutado anteriormente el embargo, esto no tiene la consideración de pasivo, por lo que el tratamiento contable del embargo se genera cuando se devenga el salario y la correspondiente retención por el embargo, sin tener que contabilizar el pasivo total del importe del embargo en el momento que se le notifica a la empresa la obligación de llevarlo a cabo.

Qué cuenta contable usamos para reflejar la retención de embargo

El plan general de contabilidad no especifica absolutamente nada para determinar qué cuenta contable debemos usar para reflejar la retención del salario embargado y su posterior cancelación con la cuenta de tesorería que usemos para abonarlo. En el asunto de la contabilización del embargo, existe un debate abierto en el que cada contable actúa de una manera u otra. Este debate va desde el uso de cuentas del extinto grupo 0, a cuentas específicas del grupo 4 o incluso la creación de cuentas financieras en el grupo 5 específicas para cada embargo.

Lo que debemos tener claro es que una vez se ha devengado la nómina y la empresa procede a la retención parcial del salario embargado, la propia empresa si tiene una responsabilidad de pago hacia terceros, por lo que en ese punto, si tenemos que reflejar que tenemos un pasivo y que dicho pasivo, no tiene carácter de tráfico comercial. Por tanto, quedan descartadas las cuentas 400 // 410 y también quedan descartadas cuentas con carácter financiero para reflejar el embargo realizado.

Asimismo, tampoco podemos considerar que el embargo es parte de una retribución salarial pendiente, ni cabe asignarlo a la 465 como remuneraciones pendientes de pago, puesto que, aunque sea un pago en nombre del trabajador, no procede darle el tratamiento de retribución salarial puesto que una vez devengado el embargo, la obligación de pago al acreedor, queda dentro de la empresa.

Siguiendo este criterio y la definición de las cuentas del grupo 475, los embargos de nóminas devengados, deben considerarse como “deudas con la administración pública”, creando subcuentas específicas dentro del grupo 475 para cada tipo de embargo.

Si recordamos, el PGC define el grupo 475 como “Tributos a favor de las Administraciones Públicas, pendientes de pago, tanto si la empresa es contribuyente como si es sustituto del mismo o retenedor”.

En un embargo, la empresa actúa como retenedor del salario y siempre será a favor de la administración pública. Digo siempre porque bien tenemos un embargo administrativo realizado por cualquier ente público o bien tenemos un embargo judicial de salario cuya consideración hacia nosotros es deuda con ente público.

Asientos contables a realizar en el embargo de una nómina

Con la exposición realizada, la contabilización del embargo es sencilla:

  • 640(D) — Por el bruto nómina
  • 642(D) — Por Seguridad Social Empresa
  • 476(H) — Por la cuota de Seguridad Social
  • 4751(H) — Por retenciones del trabajador
  • 4759XX (H) — Por la cuantía embargada en la nómina
  • 465(H) — Por el líquido pendiente de pago después del embargo

Para la cancelación contable del embargo, en el momento de pago:
4759XX (D) — 572(H)

En Blog Sage | Cómo aplicar un embargo de nómina a un trabajador