Cómo preseleccionar a los candidatos a un puesto de trabajo en tu empresa

El proceso de selección para una empresa puede ser algo complejo. Hoy en día muchas compañías están desbordadas por las solicitudes recibidas para una vacante. Esto provoca que se acabe por seleccionar solo entre unas pocas de las recibidas, fundamentalmente las primeras, pero no necesariamente las mejores. Vamos a ver cómo preseleccionar a los candidatos a un puesto de trabajo en la empresa.

Para muchas organizaciones es un proceso engorroso y largo, para el que incluso consideran no tener tiempo suficiente. Lo malo es que esto deriva, en algunas ocasiones, en una elección errónea del candidato. El abandono o despido de un trabajador recién contratado que no supera el periodo de prueba o se marcha a los pocos meses obliga a repetir todo el proceso. Si seguimos unos sencillos pasos, seguro que todo el proceso concluye con éxito.

Pasos a seguir para la preselección de los candidatos

El primer paso es fijar un plazo para recoger candidaturas tras hacer pública la vacante. Tenemos un plazo en el que se aceptan currículum y se revisa la base de datos de los que ya tenemos. De esta forma evitamos la tentación de darle el puesto a uno de los diez candidatos que nos han enviado la solicitud de empleo.

Una vez cerrado el plazo, es muy importante crear un registro y puntuar las solicitudes según un criterio establecido. Esto nos ayuda a ordenar todas las solicitudes recibidas y hacer una primera criba. Dependiendo del número de currículos que tenemos puede llevarnos más o menos tiempo. Leer y puntuar requiere un mínimo de atención y facilitará todo el proceso.

Además, durante este proceso, se puede realizar el descarte de los candidatos con un no definitivo. Hay algunos que sabemos que directamente no van a encajar en la organización, no tienen el perfil que solicitamos, tienen falta de formación, experiencia o habilidades innecesarias para desarrollar su trabajo.

¿Quieres saber cómo realizar un proceso de selección exitoso? Claves para elegir al mejor candidato¡Tuitéalo!

La puntuación que hemos realizado de todas las candidaturas y su registro es fundamental a la hora de hacer una criba. De esta forma descartaremos a la mayoría de los candidatos quedándonos con un grupo reducido de ellos en los que centraremos el proceso de selección.

Una vez con nuestra lista de posibles candidatos reducida, es necesario preparar las entrevistas y buscar qué valor aportan a la empresa. Una primera entrevista telefónica nos puede ayudar a reducir un poco la ya mencionada lista. También es un buen método realizar una primera fase con entrevistas en grupo para acelerar el proceso.

Esto nos ayudará a reducir la selección a 5 o 6 candidatos, que pasarán a la siguiente fase. Ya los conocemos, pero ahora toca hacerlo un poco más en detalle a través de la entrevista personal donde se realizará el descarte final. De aquí tendríamos que quedarnos con uno o dos candidatos.

Puede que existan dudas para elegir entre ambos. En muchas ocasiones tener a los dos unos días de prueba para finalizar la selección puede ser de gran ayuda. De esta manera, veremos cómo se desenvuelven en el día a día de la empresa, cómo es su periodo de adaptación y aprendizaje, etc. Después será mucho más sencillo tomar la decisión adecuada, sobre todo con la información que nos facilite el tutor que hemos asignado para su adaptación.

En todo caso, si no queremos tener a dos personas contratadas y compitiendo por el mismo puesto, es importante buscar y contrastar referencias, contactando con antiguos trabajos y responsables que los han tenido bajo su cargo. De esta forma, podemos hacernos una idea más clara de cómo funcionarían en nuestra empresa. Si seguimos todos los pasos, seguro que todo el proceso concluye con éxito.

Por último, un aspecto importante con el que debería finalizar el proceso es responder a todos los candidatos agradeciéndoles su participación. No cuesta nada enviar un correo electrónico agradeciendo su participación e indicándoles que sus currículum se guardan para vacantes en el futuro.

A los candidatos que han llegado a la ronda final quizás sería más adecuado realizar una breve llamada de teléfono, ya que serán los primeros a los que se contacte si se produce una nueva vacante, si por cualquier motivo el candidato elegido renuncia o no puede incorporarse, etc. De esta forma, no tenemos que abrir un nuevo proceso de selección para el mismo puesto de trabajo.

En Blog Sage | Tres tipos de tests para completar un proceso de selección de personal
Imagen | Pixabay