¿Por qué se nos da mal trabajar en equipo y qué debemos hacer para evitarlo?

Pongamos el caso de una empresa en la que una persona tarda una hora en realizar un trabajo concreto. Si son dos los empleados que realizan el mismo trabajo, ¿cuánto tardarían? La respuesta automática sería media hora, pero lo cierto es que no siempre es así. Si no saben colaborar y trabajar en equipo, será más tiempo. Pero, ¿por qué se nos da mal trabajar en equipo y qué debemos hacer para evitarlo?

Lo cierto es que si aprendemos a colaborar y trabajar hombro con hombro, a sacar partido a todos los miembros del equipo, estos tiempos se pueden incluso mejorar. Un buen trabajo en equipo supone que se potencian los esfuerzos, se aprovechan sinergias y se mejora la productividad. En este caso uno más uno son más de dos.

Por qué trabajamos mal en equipo

El principal problema cuando se trabaja en equipo es la falta de comunicación. El feedback tiene que ser constante para que los diferentes integrantes del mismo no estén parados, no cometan errores en el desarrollo de las mismas por una mala comunicación y, al revisar, se den cuenta que han seguido un camino equivocado y han perdido toda la mañana.

En muchos casos esto se produce porque no se realiza verdaderamente un trabajo en equipo, sino más bien un reparto de tareas y trabajo de forma individual. De esta forma se realiza la tarea por adición de las partes y, si no está bien coordinada, puede que luego el resultado colectivo no sea tal y como se había diseñado.

En parte esto se debe al establecimiento de equipos de trabajo dispersos y oficinas compartimentadas. No es fácil hacer un seguimiento si cada empleado trabaja por su cuenta o tenemos oficinas compartimentadas en despachos. Si un equipo opera en la misma sala o utiliza herramientas colaborativas, es más fácil coordinar los esfuerzos.

A esto, muchas veces, se une una falta de liderazgo. No se trata de repartir tareas, sino de motivar al equipo, coordinarlo y hacerle partícipe en la toma de decisiones. Objetivos comunes en los que todos se sientan implicados para lograr alcanzarlos.

Cómo trabajar bien en equipo

Para mejorar nuestro trabajo en equipo, es fundamental mejorar la comunicación y establecer una escucha activa. No basta sólo con reunirnos para dar a conocer unas directrices, también tenemos que escuchar lo que quiere el cliente, lo que tiene que decir nuestro equipo y tomar decisiones en función de la información aportada.

También es fundamental aprovechar la diversidad en los equipos. Cada empleado tiene sus puntos fuertes y la empresa tiene que saber sacarles partido, derivando las tareas en las que pueden dar lo mejor de sí mismos. De esta manera se potencia al equipo, ya que cada uno hace lo que mejor sabe.

Aprovechar el potencial de los empleados supone muchas veces un reto en la organización. Pero también en la gestión de personal. Se trata de que todos se sientan importantes en la organización. Que cada uno aporte su granito de arena en función de sus capacidades, pero todos ellos sean partícipes del éxito del proyecto.

Para ello, es fundamental establecer objetivos comunes. En muchos casos los objetivos del equipo comercial son diferentes a los del equipo de desarrollo o el de diseño. Esto provoca muchas veces tensiones entre ellos. Además de trabajar bien en equipo, hay que coordinar los esfuerzos de todos para el objetivo común.

Dentro de lo posible, tenemos que tratar de involucrar a todos en la toma de decisiones. No se trata de abdicar en nuestro equipo y que ellos decidan. Más bien se trata de escuchar a todos sus integrantes, tener en cuenta sus opiniones y, en caso de ser necesario, cambiar el rumbo en función de la información que aportan. De esta forma todo el mundo siente que lo que tiene que decir se tiene en cuenta.

Esto provoca que se produzca una responsabilidad y compromiso mútuo entre empresa y empleados. Todos se sienten involucrados para lograr el éxito del proyecto. Dan lo mejor de sí mismos y se comprometen para lograr el objetivo. Hay compañeros que dependen de nuestro trabajo y eso siempre motiva y ayuda a los demás.

Errores más comunes que debemos evitar

Hay algunas cuestiones que se deben evitar cuando se trabaja en equipo. Una de ellas son las reuniones ineficaces. No por reunirnos más vamos a coordinarnos mejor. Es fundamental que las reuniones sean cortas, tengan un orden del día, se saquen unas conclusiones y se apliquen los acuerdos que se han tomado.

En otras ocasiones los problemas vienen por trabajar con herramientas ancladas en el pasado, que no facilitan la información en tiempo real para poder tomar decisiones. También suelen ser un problema si tenemos que trabajar de forma colaborativa, donde los miembros de un equipo no pueden actuar sobre el mismo documento en muchos casos.

Por último, el trabajo en equipo no es un camino fácil. Surgirán conflictos y es fundamental resolverlos y dejarlos cerrados, que no queden heridas entre los miembros de un equipo o entre diferentes equipos de trabajo en la empresa.

Si logramos mejorar todas estas cuestiones, lograremos que nuestro equipo sea realmente mucho más eficaz, que su productividad mejore y que el resultado sea superior a la suma de todos sus miembros.

En Blog Sage | Los juegos sociales pueden ayudar a mejorar el trabajo en equipo en las empresas