Cinco habilidades sociales que los recruiters buscan en las entrevistas (infografía)

El mercado laboral se ha vuelto un espacio sumamente competitivo. Tanto es así que, en la actualidad, los candidatos a un puesto de empleo superan con creces las vacantes disponibles. Y no se trata de gente poco formada, todo lo contrario. Por eso, si antes la importancia se daba esencialmente al currículum vitae del candidato y a sus años de experiencia acumulados en el sector en el que se demandaba el empleo; ahora los reclutadores tienen en cuenta más aspectos, como las habilidades sociales que estos poseen.

Su importancia es tal que pueden marcar la diferencia a la hora de conseguir un empleo. Ante CV similares, las habilidades sociales suelen decantar la balanza hacia aquellos candidatos que destacan por destrezas como la de trabajar en equipo o enfrentarse a los problemas de forma proactiva. En Sage hemos elaborado una infografía (descargable gratuitamente desde aquí) con las habilidades sociales que serán las más demandadas para este año. ¡Es momento de comenzar a entrenarlas y demostrarlas!

Los perfiles de candidatos que no gustan a los reclutadores

Los perfiles con los que tratará un reclutador son de lo más variopinto: millennials, seniors, juniors… No obstante, independientemente del grupo al que pertenezcan, hay aspectos comunes que no son bien acogidos. Y es en este punto donde vamos a enfocarnos: en esos perfiles que los reclutadores odian toparse.

  • Los que mienten en el currículum. Que sí, que vale. Que quizás todos tengamos nivel avanzado en el paquete Office y en inglés….Pero es muy fácil descubrir lo que no es verdad en el currículum. Es mejor decir la verdad desde un principio, porque si el reclutador destapa una mentira, será difícil confiar en el candidato.
  • Los catalogados como “pasapalabra”. Es decir, aquellas personas que hacen perder el tiempo durante la entrevista evitando contestar preguntas o haciéndolo a medias. Es un claro signo de que algo ocultan.
  • Los candidatos que están más preocupados por el dinero que por otro aspecto. Lógicamente es un punto a tratar, pero es mejor esperar a que el reclutador mencione este tema.
  • Los tardones. No les gustan los candidatos que llegan tarde. Además, al no tener referencias anteriores, es normal pensar que es una costumbre llegar tarde al hacerlo ante una entrevista de trabajo que se supone que es importante.
  • El candidato impaciente. Aquellos que después de la entrevista comienzan con la caza del reclutador. Pueden comenzar con un simple correo electrónico, lo que puede ser genial, pero cuando esos correos se envían a diario y se acompañan de llamadas telefónicas, ya no agrada tanto.
  • El que comparte información de más. Es algo que puede ocurrir muchas veces, ya sea por los nervios del momento o por otra cuestión. Es aquel que, mientras tratas de conseguir información sobre su conjunto de habilidades, mezclan la conversación con su día a día, su situación personal y otra información que no es de interés para el reclutador.

A cada puesto lo suyo

No todos los puestos de trabajo requieren de las mismas habilidades sociales. Por ello, es recomendable hacer un análisis de la oferta de trabajo y la posición a desempeñar para poder averiguar qué cualidades han de potenciarse y cuáles no.

Las habilidades sociales, aunque son innatas a cada uno, pueden trabajarse y perfeccionarse. De hecho, en el mercado podemos encontrar muchos cursos y seminarios que se centran en este aspecto. El problema es que la mayoría de ellos están dirigidos a directivos con una gran experiencia detrás. Si es vuestro caso, perfecto.

Pero si sois recién titulados o con poca experiencia laboral, también encontraréis cursos que giran en torno a esta temática. No obstante, Internet es una buena opción para encontrar cursos económicos sin obviar las ofertas de las escuelas de negocios, empresas de comunicación, consultoras, etc. Cursos que cada vez se demandan más.

Las habilidades sociales más valoradas

Optar a un trabajo es cada día más difícil. Esto es así por el gran volumen de personas altamente cualificadas que demandan un empleo, por lo que hay más competencia y el departamento de Recursos Humanos tiene más CV entre los que elegir. A priori puede parecernos un problema; sin embargo, debemos tomarlo como una oportunidad para armarnos de energía y ganas para seguir formándonos y mejorando ciertas habilidades sociales que a veces son decisivas para el “sí, estás dentro”.

Tened en cuenta que es tan importante contar con habilidades técnicas (hard skills), como tener bien desarrolladas las habilidades sociales, profesionales y personales (soft skills). Si carecemos de alguna o las tenemos poco desarrolladas, para este año 2017 debemos ponernos como objetivo mejorarlas. Tendremos más posibilidades de optar al puesto de trabajo que buscamos y, si finalmente no fuera posible, muchas más oportunidades laborales en el futuro, al margen de que en ámbito personal nos vendrá fenomenal.

La siguiente infografía engloba cuáles son las habilidades sociales que los reclutadores más valoran. Puedes descargarla en formato PDF de forma gratuita y compartirla en tus canales sociales.

En Sage | Qué es el Inbound Recruiting y por qué los responsables de RRHH lo han puesto en su agenda