Trabajo remoto

La era del trabajo remoto (infografía)

Todo el mundo necesita descansar y desconectar. Las vacaciones se acercan y muchos van a tener unos días de relax. Así que vamos a ver cómo te puedes conectar de forma remota a tu equipo de oficina si tienes que trabajar durante las vacaciones.

Puedes mirarlo de dos maneras. La primera sería como un inconveniente, ya que mientras todos descansan nosotros tenemos que resolver los problemas pendientes. La otra manera de verlo es como una oportunidad para compartir el tiempo con nuestra familia o amigos después del trabajo sin tener que permanecer en la ciudad por esa razón.

Requisitos técnicos

Puedes trabajar desde cualquier dispositivo con conexión a Internet. Distintos dispositivos pueden tener distintas funciones. Para una jornada completa de trabajo lo mejor es buscar una pantalla cuanto más grande mejor. Sin embargo, si solo es cuestión de tener conexión para resolver algo de urgencia, los datos del teléfono serán suficiente.

Otro aspecto a tener en cuenta es que, si te vas a conectar a una red pública, es mejor tener una VPN para una mejor conexión entre tu portátil y el equipo de la oficina. Sobre todo, si no quieres que los datos confidenciales de la empresa y los clientes queden expuestos.

¿Qué podría salir mal?

El principal problema de esta modalidad de trabajo está relacionado con la falta de conectividad. Si perdemos la conexión, o ésta es intermitente, será prácticamente imposible trabajar. Por tanto, necesitaremos una conexión estable.

En un día normal llamaríamos a la oficina y cualquiera volvería a conectar el equipo; en vacaciones esto representa un gran problema.

Trabajar en la nube simplifica tu vida

Algunos de sus beneficios incluyen:

  • Conciliación familiar: el trabajo remoto es beneficioso para personas que necesitan horarios flexibles por cuestiones familiares o personales. Esto mejora enormemente la satisfacción de los empleados y puede suponer también un ahorro de costes para la empresa.
  • Mayor adaptabilidad: al trabajar desde la nube tenemos todo lo que necesitamos para trabajar disponible en cualquier momento y lugar, lo que nos hace más flexibles y adaptables, al poder hacer frente a peticiones, consultas y decisiones sin necesidad de tener que acudir a la oficina a revisar los informes.
  • Mayor seguridad: la nube es un entorno más seguro que cualquier implementación en el cliente, debido a que las aplicaciones cuentan con potentes sistemas de encriptación y seguridad que un cliente particular no podía costearse. Además, no hay riesgo de pérdida o robo de equipos físicos, ya que toda la información está almacenada en la nube.

Con estos beneficios y muchos otros, esta opción de trabajar fuera del lugar habitual es una modalidad de trabajo que se ha extendido en los últimos años entre las empresas españolas, sobre todo gracias a los dispositivos que permiten conectarse desde cualquier lugar. El 60% de las grandes empresas y el 52% de las PYME con sede en España aumentaron las opciones de trabajo a distancia en comparación con 2016.

Si quieres ver de modo gráfico cómo te puedes conectar de forma remota a tu equipo de oficina si tienes que trabajar en vacaciones, puedes descargar gratis esta infografía, además de compartirla en tus redes sociales.

En Blog Sage| Cómo se trabajaba antes de la transformación digital (infografía)

Imagen| ThinkStock