Siete derechos alcanzados por los trabajadores en el último siglo y otros cinco que conseguiremos

El 1 de mayo se celebra el Día de los Trabajadores. Se conmemora la lucha sindical iniciada en esa misma fecha en Chicago en el año 1886. Los trabajadores reivindicaban una jornada laboral de 8 horas, que mejorara la única limitación establecida hasta el momento de no poder trabajar más de 18 horas seguidas sin causa justificada. Por eso vamos a ver siete derechos que hemos alcanzado los trabajadores en el último siglo y otros cinco que conseguiremos.

La huelga de Chicago duró tres días y hubo una decena de muertos y múltiples heridos. Afortunadamente, hoy en día, este tipo de enfrentamientos, al menos en los países democráticos, son cosa del pasado. Hoy el primero de mayo se ha convertido en una fecha reivindicativa de carácter festivo. Pero todavía hay derechos y demandas de los trabajadores que están pendientes y que tienen como objetivo mejorar sus condiciones laborales (y de vida, por ende).

Derechos de los trabajadores alcanzados en el último siglo

1. Jornada laboral de ocho horas

Aunque ya hemos comentado que la jornada laboral de ocho horas surgió con la huelga de Chicago en 1886, en España no se consiguió de forma oficial hasta la huelga de La Canadiense en 1919. Se trataba de una empresa energética que suministraba electricidad a la mayor parte de la ciudad. La huelga reivindicando la jornada de ocho horas paralizó prácticamente la industria de Barcelona, pero finalmente se logró y, pocos meses después, el Gobierno lo implantó con carácter de ley para todo el país.

2. Derecho a la baja por maternidad y paternidad

Algo que ha sido más importante a medida que la mujer se ha ido incorporando al mercado laboral. Hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones la llegada de los hijos suponía que dejaban de trabajar, para ocuparse de los más pequeños, sin tener derecho a una baja laboral remunerada, aunque el seguro de maternidad está vigente en España desde 1923.

Actualmente, en España, la baja por maternidad es de 16 semanas, mientras que la de paternidad recientemente se ha aumentado de dos a cuatro semanas. No hay unanimidad, ya que los países más avanzados de Europa,, en esta materia tienen más de una año de baja, aunque otros dentro de la UE tienen menos días que España.

3. Derecho a la reducción de jornada para el cuidado de hijos

Otro de los aspectos importantes en un momento de la vida de los trabajadores es cuando se tienen hijos de corta edad. Quizás el problema está en que esta reducción de jornada la realizan mayoritariamente las madres, cuando se tendría que lograr que fuera lo más paritaria posible. Afecta a aquellos que tienen hijos menores de 12 años y se puede reducir de una a cuatro horas diarias con la correspondiente reducción de salario.

4. Derecho al descanso

Viene asociado a la jornada laboral de cuarenta horas. Pero descansar al menos un día a la semana parece un derecho conseguido, aunque no siempre aplicado. No tenemos más que ver las jornadas de empleados del sector turístico, donde al trabajar una corta temporada del año concentran todas las horas en unos pocos meses, pasando varios de ellos sin llegar a tener un solo día libre.

El hecho de tener jornadas de menos de ocho horas puede llevar a trabajar durante todos los días de la semana 5 o 6 horas. También, con la llegada de minijobs y diferentes contratos de trabajo en muchos sectores, se pueden encadenar muchos días trabajando de forma consecutiva. A mayor precariedad laboral, mayor riesgo.

5. Vacaciones anuales pagadas

Algo que damos por hecho, pero que no fue hasta la 2ª República cuando se introduce, es la Ley del Contrato del Trabajo que permitía a los trabajadores disfrutar de siete días de descanso anuales remunerados. Ya durante la dictadura y con posteriores reformas legislativas se fue ampliando dicho derecho hasta llegar a los 30 días naturales actuales.

6. Derecho a una pensión llegado el momento de la jubilación

Esta es una legislación que se ha venido desarrollando en mayor o menor medida desde 1900, pero no sería hasta la década de los años sesenta del siglo XX cuando se fijaron las bases de la Seguridad Social y el sistema de pensiones tal y como lo conocemos actualmente, al menos en su mayor parte. Pensiones de jubilación e invalidez, que están basadas en las cotizaciones de los trabajadores, un sistema actualmente en cuestión por sus problemas de financiación a corto y medio plazo.

7. Derecho a cobrar el desempleo si nos quedamos sin trabajo

Algo similar ocurre con el cobro del subsidio de desempleo, que dio sus primeros pasos durante la 2ª República, pero que no vio desarrollado, tal y como lo conocemos hasta los años sesenta del pasado siglo. Los recortes de los últimos años en la cuantía de estas prestaciones han sido notables.

Los derechos pendientes que quedan por lograr

Pero no todo está conseguido y, como hemos visto con el caso del paro, puede haber retrocesos en muchos sectores. Por eso son muchas las reivindicaciones pendientes por lograr.

1. Equiparar derechos de autónomos y trabajadores por cuenta ajena

Empezamos por un sector históricamente muy maltratado respecto a sus derechos. Los trabajadores por cuenta propia no cuentan con muchos de los derechos reconocidos que hemos visto anteriormente, desde las vacaciones, hasta el descanso semanal. Otros simplemente son inferiores como el paro de los autónomos o la prestación por jubilación que alcanzan a cobrar.

2. Recuperar la negociación colectiva

Tras la última reforma laboral, la negociación colectiva ha dejado de ser una herramienta. Esto implica que hay muchos sectores que llevan años sin ninguna mejora, dejando en manos de los representantes de los trabajadores la negociación con la empresa. Especialmente en las más pequeñas, la capacidad de negociación de los trabajadores es nula.

3. Equiparar permisos de paternidad y maternidad

Se han mejorado mucho en el siglo XXI los permisos de paternidad, pasando de tener un par de días libres al actual modelo de cuatro semanas. En todo caso, queda bastante para la equiparación de ambas prestaciones. Desde la UE se pretende que sean paritarias y obligatorias, sin derecho a cesión como una herramienta para reducir la brecha laboral entre hombres y mujeres.

4. Derecho a la desconexión digital

Otro de los males de nuestros tiempos, donde el descanso ha dejado de ser algo que se lograba cuando se llegaba a casa. Hoy en día podemos estar conectados a la oficina desde casa, trabajar en la nube, etc. Esto implica que en muchas ocasiones tenemos peticiones a deshora que parecemos obligados a atender. Mentalmente cada vez es más complicado pensar en otras cosas que no sean el trabajo.

5. Eliminación de la brecha salarial entre hombres y mujeres

Otra de las cuestiones importantes que afectan a toda la sociedad. A pesar de estar en un mundo desarrollado, donde a nivel legislativo hombres y mujeres son iguales, en realidad existen grandes diferencias en el mundo laboral. Crear leyes para lograr la igualdad real es uno de los retos pendientes en el siglo XXI.

Por último, aunque no sea estrictamente una reivindicación laboral, la renta básica universal es un tema de mayor actualidad, sobre todo la tecnificación de muchos trabajos y la sustitución de muchos trabajadores por robots. Hay mucho margen de mejora en la situación de los empleados, sobre todo después de una crisis económica que ha supuesto retrocesos en muchas áreas.

En Blog Sage | La condición más beneficiosa: mejoras laborales que se convierten en derechos