becario

Becarios y trainners en tu empresa: estos son los cambios que te esperan en 2016

Los becarios son uno de los grupos de trabajadores que periódicamente se incorporan a las empresas, con mucha ilusión y el objetivo, cada vez más lejano, de quedarse en la misma después de concluir su periodo de prácticas. Otro de los grupos importantes que últimamente han llegado a la empresa son los trainners, que buscan completar su formación nada más acabar la carrera con unas prácticas en la empresa. A veces dichas prácticas son parte necesaria para obtener el título. Por eso, vamos a ver los cambios que esperan a la empresa en 2016 con la llegada de los becarios y los trainners.

Con la incorporación de los trainners a la organización, lo que se pretende es lograr obtener el alto potencial de los estudiantes que han acabado su carrera. El periodo de trainner suele durar entre uno y cuatro años, aunque lo más habitual es que se queden en dos. Durante el mismo, la empresa proporciona formación y asesoramiento a los jóvenes recién graduados para que en un futuro puedan ocupar puestos de responsabilidad en la empresa. Se trata de una apuesta mutua por la formación de empleados dentro de la propia organización.

Los trainners suelen circular por las distintas áreas y departamentos de la compañía, con el fin de conocer las diferentes funciones que se realizan en cada uno. En las multinacionales incluso se puede viajar al extranjero. Los trainners y becarios suelen estar supervisados por un manager o responsable, el que sería su mentor. En este caso, su categoría puede cambiar y ser “junior” durante los primeros años o senior, a partir de los dos años de experiencia en la empresa.

La apuesta de los trainners en la empresa es buscar un empleador comprometido y que conoce la organización en profundidad, con sus virtudes y sus defectos, para aprovechar su formación en beneficio de la compañía a medio y largo plazo. Esto choca un poco con el concepto habitual de los becarios, que suelen pasar un periodo muy breve por la empresa, sin apenas darles tiempo para identificarse con la organización.

¿Conoces las novedades de 2016 para becarios y trainers?¡Tuitéalo!

Becarios y trainners en la empresa en 2016

Los becarios son un pilar fundamental para renovar el ambiente en las empresas. Lo cierto es que muchas veces se busca adquirir una experiencia laboral que de otra forma resultaría complicado obtener. Por ello, siempre llegan con muchas ganas de aprender y también tienen algo que enseñar, debido a su formación multidisciplinar y su habilidad adquirida con las nuevas tecnologías propias de los nativos digitales.

Las nuevas empresas tienen en la proactividad un valor en alza. Su apuesta continua por la innovación y una tendencia clara al trabajo en equipo que removido las estructuras jerárquicas verticales por formas de interrelación horizontales y transversales. En este sentido, los becarios son más propensos a aportar, a sumar, tienen un entusiasmo que la empresa puede aprovechar. En empresas de estructuras más rígidas, los becarios asumen pronto que sólo están allí para hacer lo que se les manda, algo que no siempre interiorizan de forma natural.

Pero los becarios son personas jóvenes e inexpertos en el mundo laboral. Para las empresas de nueva creación, son un valor añadido, puesto que el becario llega sin “vicios” adquiridos y sus mentores tienen la oportunidad de formarle a medida y según sus necesidades. También asumen mejor las necesidades de trabajo, donde si es necesario quedarse más horas por acumulación puntual de tareas no suelen poner impedimentos. También hay que tener en cuenta que por su edad no suelen tener cargas familiares, por lo que es más fácil que puedan cambiar sus planes y tienen más fácil conciliar su vida personal y laboral.

Esto ha llevado a muchas instituciones a tratar de tender puentes entre empresas de nueva creación y becarios. Un buen ejemplo de ello es el programa de becas “Emprende tus prácticas”, de la Fundación José Manuel Entrecanales. Gracias a esta iniciativa, el 45% de las startups que han participado en el programa han incorporado a los becarios en sus plantillas los han convertido en miembros estables de sus plantillas. Y es que en muchos casos, justo cuando empiezan a ser más productivos, los becarios llegan al final de su periodo de prácticas.

Aquí también tenemos que tener en cuenta que los becarios suelen ser millennials, las ganas de crear, el inconformismo propio de la edad y el afán de superación favorecen el desarrollo de nuevas ideas, pero también tienen una alta movilidad, por lo que si las empresas no cumplen con sus expectativas pueden llegar a cambiar de empresa con facilidad.

Por último, hay que saber que las prácticas no laborales dirigidas a personas jóvenes desempleadas inscritas en la oficina de empleo, con edades comprendidas entre 18 y 25 años inclusive, implican que los participantes reciben una beca de apoyo y serán inscritas en la Seguridad Social.

Por lo que respecta a la formación, tanto de los becarios y trainners como del resto de empleados se han introducido una serie de cambios que van enfocados hacia un mayor control en la teleformación. Para ello, los centros que imparten dichos cursos necesitan contar con un registro específico de toda la acción formativa realizada con el alumno. Esto es aplicable para todos los contratos que se hayan firmado con posterioridad al 1 de enero del presente año.

Por lo que respecta a los contratos de formación y aprendizaje, desde el 1 de enero de 2016, los nuevos contratos exigen una autorización previa del SEPE. Este requisito se ha convertido en un problema, ya que en muchos casos supone un retraso en la incorporación de hasta 30 días, ya que la plataforma telemática del SEPE para esta cuestión no está de momento operativa, lo que hace inviable la contratación de temporada utilizando este tipo de contratos, que igualmente no estaban pensados para este ámbito. Falta un desarrollo más conciso del marco regulatorio para que este tipo de contratos cumplan con su objetivo.

En Blog Sage | Los becarios cotizarán a la Seguridad Social en el Régimen General
Imagen | ryantron.