¿Reforma fiscal en sentido estricto? Tiempo de debate en el Roadshow Somos Futuro

45 minutos para debatir sobre las novedades fiscales de la campaña de la Renta dan para mucho. Pero siempre se quedan cosas en el tintero. Esa fue la opinión unánime de los expertos y profesionales que participaron en las seis mesas redondas organizadas con motivo del Roadshow “Somos Futuro” organizado por Sage.

Como moderadora de las mesas redondas, debo reconocer, y agradecer, la magnífica predisposición de los participantes, representantes de la Agencia Tributaria y profesionales, asesores y expertos. Predisposición al diálogo franco y sin cortapisas, entrando a menudo en terrenos comprometidos, o comprometedores, facilitando que se manifestaran de manera espontánea las distintas posturas de unos y otros al respecto.

Evidentemente, la Agencia Tributaria, a través de sus representantes, defendió y argumentó a favor de las novedades fiscales introducidas. Pero no tuvieron inconveniente en abordar cuestiones más controvertidas, encajando las críticas y los temas más espinosos en las que incidieron los profesionales.

El guión de base del que partimos era muy concreto en cuanto a los temas a debatir, pero no por ello sencillo. A grandes rasgos, las cuestiones de fondo fueron las mismas en todas las mesas redondas, pero las distintas percepciones, experiencias e inquietudes de los participantes en cada una de ellas condujeron a un desarrollo totalmente distinto.

Dos primeras cuestiones, más de forma que de fondo

La primera, si estábamos ante una reforma fiscal en sentido estricto o, simplemente, ante una serie de ajustes técnicos tendentes a parchear aspectos parciales especialmente controvertidos o inciertos, posición esta última compartida por los expertos y profesionales, que insistieron especialmente en la inseguridad jurídica que crean paquetes de novedades como el de la actual campaña de la Renta.

Los asesores fueron unánimes, por otra parte, en cuanto a la complejidad, cada vez mayor, de la declaración de la Renta, debido sobre todo a que cada apartado requiere de matizaciones, dando lugar a un número infinito de casuísticas de difícil comprensión por parte del contribuyente. En este sentido, incidieron en el necesario papel que desempeña el asesor, frente a la opinión de los representantes de la Agencia Tributaria, que nos hablaron de Renta Web como novedad operativa que facilita, simplifica y agiliza la declaración de la Renta.

Entrando en el fondo de los temas abordados, señalar muy esquemáticamente aquellos que centraron muy especialmente los debates:

  • La tributación por los rendimientos del trabajo. En concreto, la sustitución de la antigua reducción general por el actual gasto deducible y la bajada de la base imponible general que sostiene la Agencia Tributaria frente al ensanchamiento de bases que sostienen los profesionales.
  • El tratamiento de los rendimientos derivados de actividades económicas.
  • El futuro de las Sociedades Civiles, un tema candente, que surgió ya en el primer Roadshow y que tuvo especial referencia a las Comunidades de Bienes.
  • El tratamiento de los rendimientos de capital mobiliario, que condujo necesariamente a un debate sobre el fomento del ahorro y las novedades introducidas en cuanto al tratamiento de los planes de pensiones.
  • El tratamiento de las ganancias y pérdidas patrimoniales.

Se nos quedaron muchas cosas en el tintero. Al igual que a mí en esta brevísima reseña. Porque hacer un resumen de lo que dieron de sí las seis mesas redondas requeriría varias entradas en este blog. Para aquellos que no tuvisteis ocasión de estar presentes, siempre podréis recurrir al streaming.

Desde este blog, quiero agradecer, en mi nombre y en el de todo el equipo de SAGE, a los tertulianos de las seis mesas redondas, no ya su participación, sino su implicación, su profesionalidad y su disposición al diálogo abierto, desde posiciones divergentes, sin los cuales habría sido imposible el dinamismo de las mesas redondas.

Imagen | Thinkstock