Publicado por el 03/12/2012 | Innovación y tecnología | Escribe un comentario!

Voy a comprar el portátil perfecto para mi empresa


Hace unos años los portátiles eran dispositivos caros y no siempre al alcance de las empresas. Existía gran diferencia entre el coste de un equipo de sobremesa y un equipo portátil, tanto en el precio como en prestaciones. Pero hoy en día los precios de los equipos portátiles de gama media están entre 400 y 600 euros y tienen potencia sobrada para sustituir en sus funciones a las estaciones de trabajo de dicha gama en la empresa. Para elegir de forma adecuada hay que tener distintos factores en cuenta para que poder decir: voy a comprar el portátil perfecto para mi empresa.

Y no hablo de marcas, de modelos o sistemas operativos. Nuestra elección se hará estrictamente por cuestiones técnicas, que se acoplen a las necesidades de la empresa, donde se obtenga un buen rendimiento al mejor precio posible. Pero también teniendo en cuenta que no todos los usuarios de la empresa necesitan un equipo portátil, ni tampoco el mismo tipo de portátil. Vamos a diferenciar dos perfiles, el empleado que trabaja en movilidad de forma habitual y aquel que tendrá un uso esporádico esta característica.

Portátiles para sustituir a estaciones de trabajo

Los precios de los equipos de sobremesa son todavía más económicos y tienen un mantenimiento más barato. Por lo tanto el primer paso es identificar que usuarios necesitan un portátil en la empresa y qué funciones desempeñan. Para el usuario medio sería aquel que necesita llevarse el equipo en determinadas ocasiones, como viajes de empresa eventuales, algún que otro día se llevan el equipo a casa o un fin de semana de forma esporádica. Por lo tanto su uso principal sería dentro de la propia empresa.

El portátil tiene un inconveniente si lo vamos a utilizar de forma intensiva en la oficina. No es que sea un equipo especialmente ergonómico. Fundamentalmente tendremos que resolver dos cuestiones, la altura a la que se sitúa la pantalla del portátil respecto a nuestra línea visual. Suele quedar mucho más baja de lo recomendado, por lo tanto puede provocar daños cervicales con el tiempo al obligarnos a mirar constantemente hacia abajo para poder visualizar la pantalla. El segundo elemento ergonómico a mejorar es el teclado, que si hacemos un uso intensivo, no es especialmente cómodo por la posición que nos vemos obligados a adoptar con las muñecas.

Para solventar estos inconvenientes se pueden usar docks o bases para portátiles que por un lado, sitúan la pantalla a la altura adecuada y por otro, podemos conectar un teclado convencional al propio equipo. Uno de los motivos para no comprar un portátil era reutilizar periféricos como pantalla o teclado. Estos periféricos los podemos acoplar si ya disponemos de ellos y trabajar con dos pantallas, la del portátil y una externa, mejorando de forma notoria la productividad.

Un portátil para estas tareas tendrá la potencia necesaria para realizar con solvencia las mismas que su equivalente en sobremesa. Un procesador Intel core i3, i5 o i7, entrarán en esta gama, con un mínimo de 4 GB de memoria y tarjeta gráfica con 1 GB de memoria dedicada a estas tareas. Después cuestiones como velocidad de inicio, capacidad de disco duro, peso o duración de la batería son secundarios. El tamaño de pantalla estándar de 15″ en formato panorámico es el más recomendable.

Portátiles para usuarios en movilidad

Los criterios cambian para los usuarios en movilidad. Se trata del usuario que trabajan más fuera de la empresa que en sus oficinas. A la hora de elegir un portátil ganan en importancia criterios como un peso reducido o autonomía del equipo con la batería. Si además vamos a tener que visitar muchos clientes, desplazándonos a sus instalaciones donde utilizaremos el portátil, añadiría rapidez de arranque y diseño.

La velocidad de arranque mejora de forma notable si en lugar de un disco duro tradicional buscamos un equipo que disponga de un disco de memoria sólida, SSD, que pueden hacer que el portátil arranque en 10, 15 segundos. De esta forma no se tienen por qué producir parones mientras hablamos con el cliente esperando a que el equipo arranque para poder mostrar cualquier aspecto. Si no nos lo podemos permitir, siempre podemos hacer uso de una característica como la hibernación. De esta manera aunque tarde un poco más en iniciar el equipo, cuando lo haga estará con todo lo que previamente hemos seleccionado para mostrar al cliente.

Otra cuestión básica es la autonomía del equipo. Si no vamos a estar ubicados en una oficina y nos movemos de un lado para otro el transformador del portátil es un engorro y debemos buscar equipos cuya batería aguante un mínimo de 6 – 8 horas sin necesidad de conectar a la corriente eléctrica. También el peso y las dimensiones son básicas en este caso. Cargar con un kilo más o menos durante todo el día acaba por notarse en la espalda.

Por último el diseño también cuenta. Son equipos que vamos a llevar de un lado para otro y que son parte de la imagen de nuestra empresa. Debemos pensar que queremos transmitir cuando el portátil salga de la funda. Un portátil con un diseño muy cuidado, ultrafino, pero también resistentes para aguantar el trote del día a día o un equipo más modesto con un diseño correcto, pero en el que el precio no se haya ido por este lado. Un equipo de estas características tendrá un precio algo más elevado y dependiendo de sus características rondarán entre los 600 y los 1000 euros.

Cuestión de aprovechar los recursos

Al final el retorno de la inversión es básico. He visto empresas con portátiles de gama alta, de alrededor de 2000 € absolutamente desaprovechados en tareas de administración, sólo por una cuestión de imagen, mientras que en otras los comerciales y los usuarios en movilidad van con portátiles antidiluvianos, que sólo para ponerlos en marcha se pasa media mañana. En ambos casos la impresión que me he llevado de la empresa no ha sido demasiado buena.

En Blog Sage | Este año nos dejamos el portátil en casa por vacaciones
Imagen | Jemimus

LosLunesAlSol

Trabajando en Pymes durante varios años en las áreas de sistemas, redes y Helpdesk, creo que he pasado por casi todos los departamentos del área técnica de la empresa. Escribo habitualmente en Tecnología Pyme y Genbeta . En Twitter me podéis encontrar como @LosLunes_AlSol

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>