La copia de seguridad es el salvoconducto para la continuidad del negocio


Dentro de las herramientas que utilizan las empresas muchas de ellas son una inversión en tranquilidad, que esperamos no tener que utilizar nunca, pero que suponen una parte de nuestro presupuesto. Este puede ser el caso de los seguros de los vehículos o locales que tenemos pero también de la copia de seguridad que hacemos por si tenemos algún problema pero deseamos no tener que utilizar nunca. Por eso la copia de seguridad es el salvoconducto para la continuidad del negocio.

Lo cierto es que se han invertido unos recursos económicos o de tiempo invertido para realizar la copia de seguridad cada día. Se ha buscado un programa informático que nos ayude a realizar la copia de forma cómoda y sobre todo desatendida, es decir, que podamos programar su ejecución y despreocuparnos de tener que hacer la copia cada día. Depende del tipo de soporte en el que hagamos la copia, si no es extraíble, tipo cinta magnética, no tendremos que preocuparnos de introducirlo.

Es importante la cuestión del soporte físico en el que se realizan las copias. Muchas empresas utilizan todavía cintas magnéticas que les permite crear un esquema de rotación, de manera que se hace una copia diaria, una copia semanal y una copia mensual, además de copias especiales, como pueden ser a final de año. Otras utilizan discos duros externos, y realizan este mismo esquema utilizando el espacio del disco duro que tienen asignado para cada uno de ellos. Para otras empresas su opción es realizar la copia online, guardando los datos en algún servidor externo. Depende mucho del tipo de empresa, de la cantidad de datos a salvar, del tiempo que se tarda en ejecutar dicha copia, etc.

Cómo establecer un esquema de copia de seguridad

El objetivo de la copia de seguridad es asegurar la continuidad del negocio. Es decir, si tenemos un fallo en nuestros sistemas y se produce una pérdida de algún fichero, ya sea por un error, por un problema físico del disco duro de nuestro ordenador, etc. gracias a la copia de seguridad podremos recuperar los datos a fecha de la última copia de seguridad que tengamos ejecutada. De ahí la importancia de hacerla de forma diaria, puesto que si tenemos cualquier problema podemos recuperar los datos del día anterior y la pérdida sería mínima.

  • La copia completa realiza una copia exacta de todos los datos que hemos seleccionado como claves de nuestro negocio y que, por lo tanto, hemos decidido respaldar. Dependiendo del volumen de datos puede ocupar mucho espacio y también mucho tiempo. Por lo general esta copia completa suele ejecutarse una vez a la semana, de forma mensual y anual.
  • La copia diferencial copia sólo los archivos que han sufrido algún cambio desde la última copia de seguridad completa realizada, pero se necesita tener también una copia completa para restaurar todos los datos. La ventaja es que es mucho más rápida en su ejecución y ocupa menos espacio. Este tipo de copia suele utilizarse de forma diaria, de manera que se guardan hasta la ejecución de la siguiente copia de seguridad completa. Si la hacemos de forma semanal, y tenemos soporte en cintas, por ejemplo, tendríamos etiquetadas cintas de lunes a sábado. La copia completa se ejecutaría el domingo. Una vez comprobado que la copia completa se ha ejecutado correctamente, se vuelve a utilizar la misma cinta del lunes para volver a iniciar el ciclo. De esta manera una copia diaria se guarda una semana.
  • Existen otros tipos de copias, como pueden ser las incrementales, que copian los datos que han cambiado desde la última copia diferencial realizada o la copia de sincronización, que se utiliza para tener los datos en espejo en dos ubicaciones. Se puede utilizar para tener los mismos datos en los servidores de dos delegaciones, por ejemplo.

Ya hemos comentado que las copias diarias, si son diferenciales se van eliminando según llega el día de la semana siguiente. Es decir las guardamos una semana. La copia completa que ejecutamos de forma semanal lo habitual es establecer un esquema de rotación similar, marcadas como domingo1, domingo2, domingo3… hasta que se ejecute la copia mensual. Además debemos tener una copia de seguridad completa fuera de las instalaciones de nuestra empresa. De esta manera en caso de un fallo total, un incendio en la sala, etc. podemos recuperar los datos.

Una vez que tenemos este esquema de rotación en las copias creadas, en caso de tener un problema pongamos un jueves y tener que utilizar la copia para recuperar todos los datos, necesitaríamos dos cintas. La copia completa del domingo anterior y la copia diferencial del miércoles. Tras hacerlo la pérdida sería mínima para nuestro negocio. Dependiendo del volumen ocupado por dichos datos, el tipo de soporte en los que los hemos guardado tardaremos más o menos tiempo en dicha recuperación. Por supuesto todo el proceso está automatizado si utilizamos el programa de copia adecuada.

Por lo general si se utiliza copia de seguridad en disco duro suele utilizarse una configuración en espejo, con dos discos duros que copian los mismos datos. Esta redundancia previene cualquier problema físico que pueda surgir con el disco duro, que acumula toda nuestra información. En estos soportes externos se indica a través del programa de copia qué número de copias diferenciales y completas debe mantener guardadas. Pasado dicho cupo borrará la más antigua para dejar espacio libre a las nuevas. De esta manera prevenimos que la copia no se ejecute por falta de espacio.

En Blog Sage | ¿Cuánto cuesta que los sistemas no fallen?
Imagen | blakespot

LosLunesAlSol

Trabajando en Pymes durante varios años en las áreas de sistemas, redes y Helpdesk, creo que he pasado por casi todos los departamentos del área técnica de la empresa. Escribo habitualmente en Tecnología Pyme y Genbeta . En Twitter me podéis encontrar como @LosLunes_AlSol