Publicado por el 13/07/2011 | Innovación y tecnología | 5 comentarios

Innovando en el proceso de hacer la compra

Hacer la compra sin visitar físicamente el supermercado es algo posible desde hace años, sin embargo, la fórmula de comprar delante de la pantalla del ordenador vía Internet, o por teléfono, aún no convence a muchos. Cuando comento este asunto con gente de mi entorno, la mayoría de los que prefieren la compra en el supermercado, dicen que les gusta ver el producto que van a comprar y decidir in situ qué se llevan. Sobre todo, lo aplican para el producto fresco.

En el video de esta entrada, podemos ver una innovación en la forma de hacer la compra. Se trata de un sistema propuesto por la cadena de supermercados coreana Tesco para comprar en las estaciones de metro, mientras la gente espera. Consiste en simular las estanterías de un supermercado mediante unos paneles que muestran diferentes productos, que se pueden comprar mediante un teléfono móvil, escaneando el código QR de cada uno de ellos mediante una aplicación que va incluyendo en el carrito de la compra virtual todos los deseados.

Curiosa forma para intentar incrementar las ventas sin aumentar el número de supermercados, que era el reto inicial planteado por la empresa para alcanzar a su competidor principal y líder de ventas en el sector. Aumentar la facturación sin montar infraestructura nueva o sin comprar cadenas de alimentación más pequeñas, se antoja un reto difícil, pero por lo visto, no es imposible.

La respuesta fue poner en marcha la idea de llevar el supermercado allá donde está a la gente, aplicando uno de los pilares del Modelo de Gestión Lean. Como mucha gente en Corea del Sur usa habitualmente el metro para sus desplazamientos entre su hogar y el trabajo, llevaron el supermercado de forma virtual a algunas estaciones de metro, de tal manera que en los minutos de espera la gente pueda hacer la compra ayudada sólo de su teléfono móvil y una aplicación instalada en el mismo.

Una vez comprados todos los productos deseados, se cierra la compra, se paga y desde la cadena de supermercados se envían al domicilio indicado los productos de la cesta. Todo ello, sin poner un pie en el supermercado, aunque con un esquema muy similar al del súper tradicional. Las estanterías son virtuales, el consumidor ve las imágenes de los productos sobre ellas y la única diferencia es que no los puede tocar o coger para meter en un carrito físico, sino que debe escanearlo con la cámara de su móvil para introducirlos en uno virtual.

Gana el consumidor y gana la empresa

Con el sistema de compra propuesto por esta empresa, los beneficios para ambas partes intervinientes son claros. La cadena supermercados no se ve obligada a montar nuevas tiendas, con todo lo que ello supone (persona, gestión de stocks, superficie…), sino que a través de unos pequeños espacios donde colocar los paneles y el desarrollo de una aplicación informática ya dispone de toda la infraestructura necesaria para la compra. Bueno, y los almacenes que ya tiene.

El cliente, pone el teléfono móvil y se ahorra el desplazamiento a una de las tiendas, que además tienen un horario limitado, seguramente más que el metro. Tampoco hay que cargar con la compra hasta a casa. Sólo queda esperar a que al cliente le guste este nuevo sistema de compra y llene su cesta en este nuevo canal. La idea no parece mala pero ¿Creéis que funcionaría algo similar en España o en otros países que no sean del entorno asiático?

En Blog Sage | Escaparates virtuales interactivos para el pequeño comercio
Enlace | Video original en YouTube
Vía | Victoriano Izquierdo

Pablo Herrero

Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial, relacionado con la Ingeniería de Organización de empresas. Escribe habitualmente en el blog Fuera de Límites y ha colaborado en Pymes y Autónomos.

Puedes seguirlo en Twitter en @pabloherrero

5 Comentarios

  1. Esta gente le ha dado al coco con una idea cojonuda y les funciona como un tiro si señor

  2. Son formas diferentes de aportar soluciones al problema de hacer la compra y al de rentabilizar el espacio de las estaciones de metro. Inteligente y, ya que funciona, seguro que hay otras maneras de ganar pasta de esta forma.

  3. Aquí no funcionará, porque la gente no se fía de los pagos por transacciones móvil, pay-pal

  4. Es cierto que esa barrera aún existe, pero cada vez es menor. Los pagos por internet son cada día más habituales y ya forman parte de nuestras vidas. Igual que cuando se implantó el pago con tarjeta de crédito, ahora toca confiar en los nuevos sistemas electrónicos que permiten realizar pagos.

  5. Es una idea muy creativa pero estoy segura que en España, por el momento, no funcionaría. Somos muy desconfiados a la hora de comprar por internet aún… y menos para hacer la compra de esta forma tan innovadora, ¡si casi no nos fiamos cuando nos metemos en los supermercados online! Tendremos que esperar a que este tipo de iniciativas lleguen por aquí…

    Lo hemos colgado en la página de Save Food: http://www.facebook.com/albal.es a ver que opina la gente. Cuanto menos, los comentarios serán curiosos.

    Gracias
    Estefanía

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>