Por qué España necesita el FinTech: alternativas a las entidades financieras

La revolución tecnológica ha supuesto un cambio en la manera en que empresas y ciudadanos interactúan entre ellos. Ha transformado las estructuras sociales, políticas, empresariales y, desde hace poco más de diez años, financieras. El término FinTech se creó para denominar a todas aquellas empresas financieras que utilizan la tecnología para mejorar los servicios que ofrecen a sus clientes.

Son empresas que están en constante crecimiento. NoviCap, por ejemplo, tiene un crecimiento anual del 600% desde su fundación en 2014. A día de hoy, este sector se encuentra en su época de oro – especialmente en EEUU, el Reino Unido, Alemania, Francia e Italia – gracias a la tangente mejora tecnológica y la falta de innovación de las entidades tradicionales.

En España, las FinTech, y en especial las especializadas en financiación alternativa, también han venido para quedarse. ¿Por qué? Porque las pymes españolas se encuentran con dos problemas fundamentales:

La falta de crédito

La selectividad de los bancos a la hora de ofrecer financiación ha provocado que sólo ofrezcan crédito a empresas, en su mayoría grandes, con un balance estable o ya consolidado. Dejando al resto de empresas, la mayoría pequeñas y medianas, indefensas a la hora de conseguir financiación.

Puesto que las entidades financieras deniegan un 70% de los créditos que piden las empresas, las FinTech han encontrado el nicho para sacar a las empresas españolas adelante.

España es el país más bancarizado del mundo

Con 9.587 sucursales por cada 100.000 habitantes, España es el país con el mayor número de oficinas por ciudadano. Esto supone un problema puesto que ha provocado una concentración total del sector bancario. Es tal la concentración bancaria que el 80% de la financiación de la empresas proviene de la banca y tan solo un 20% de la financiación alternativa.

Pero, gracias al rápido crecimiento de las empresas FinTech, que se ha cuadruplicado en los últimos 3 años, la concentración bancaria está disminuyendo y la financiación alternativa ha podido penetrar en el mercado español.

¿Cuáles son los tipos de financiación alternativa que están creciendo más en España
    1. Invoice Discounting
Pese a ser pionera en el Reino Unido, este tipo de financiación es uno de los protagonistas de la revolución financiera en España, ya que la liquidez es uno de los principales problemas que afrontan las pymes de este país. Las empresas dedicadas al descuento de facturas y pagarés ofrecen financiación de manera más rápida (48h), flexible y personalizada que las entidades tradicionales.

    2. Crowdfunding

Como bien indica el término, el crowdfunding consiste en comunidades o grupos de personas (tanto físicas como jurídicas) que proporcionan financiación a través de una cooperación colectiva. Financian proyectos de particulares y empresas incipientes de cualquier ámbito.

     3. Crowdequity

Este tipo de empresa ofrece financiar proyectos de emprendedores, startups y pymes; normalmente enfocadas en el sector tecnológico. Suelen invertir en la idea profesionales interesados por ser un tipo de inversión a la que antes no tenían acceso.

    4. Crowdlending

Es una de las principales tendencias en la financiación actual. Está enfocado a pequeños proyectos de todo tipo, tanto de particulares como de empresas, que quieran una fuente de financiación complementaria. Suelen ser empresas o particulares que conceden directamente el dinero con un tipo de interés fijo. El deudor devuelve el préstamo siguiendo un calendario de pagos.

En conclusión, la revolución financiera viene a mejorar la manera en las empresas se financian para que, en vez de preocuparse en grandes créditos bancarios y largos plazos de pago, puedan dedicarse a lo que realmente importa y seguir siendo el motor de este país.

En Sage | Flujo de caja y financiación: cómo controlar las necesidades de tu empresa.