Desmontando los mitos negativos del cloud computing (infografía)

Ya viene siendo tendencia desde hace unos años atrás que el cloud computing continúe como prioridad en la cabeza de los CEO. Tanto es así que, según IDC España, se espera que en el 2020 la tecnología cloud alcance el 50% de la inversión TIC de las empresas españolas.

Sin embargo, el cloud computing o la nube es un tema de constante análisis desde diversas perspectivas. Pese a que ya están más que constadas todas las ventajas que giran alrededor de este tipo de plataformas, siguen persistiendo ciertos mitos que, a estas alturas, no solo reflejan desconocimiento sobre la materia, sino que pueden suponer pérdida de oportunidades y competitividad para muchas empresas.

Destruyendo las objeciones en contra del cloud computing

Aunque son un secreto a voces todos los beneficios que nos puede reportar, algunos directivos siguen teniendo ciertas reticencias ante la idea de usar soluciones cloud. Y todavía quedan empresas que insisten en gestionar proyectos a través del correo electrónico, hojas de cálculo o notas adhesivas.

Sin embargo, hay muchos motivos para acabar con las habituales dudas acerca del uso de este tipo de software. Por ejemplo, hay quien sostiene que el software de gestión de proyectos basado en la nube es caro y difícil de mantener. ¡Para nada!

Este mito data de cuando el personal de TI tenía que encargarse de implementar, actualizar y mantener con sudor y lágrimas el software, pero hoy en día esto ha pasado a mejor vida.  Son los propios proveedores los que se encargan de mantener estas herramientas en la nube. Además, como el software se controla de forma centraliza en los servidores del proveedor, los usuarios no tienen que instalar nada en sus dispositivos. Únicamente se necesita una conexión a internet para poder acceder.

Por lo tanto, menos coste ¿no? Sí. Es más, el hecho de que el software esté centralizado elimina los costes de mantenimiento a asumir por la propia empresa. ¿Sorprendido? Pues solo tienes que comparar precios y calcular para verificar que actualmente es más rentable optar por una solución basada en la nube que por una instalación interna que requiera actualizaciones, mantenimiento, etc.

Sigamos con la destrucción de estos mitos. Muchas personas afirman que el uso de la nube es sinónimo de pérdida de control sobre tus propios datos y de menor seguridad.  El origen de esta objeción puede deberse a que hay una aparente pérdida de control sobre el destino de la información que almacenamos.

Sin embargo, esto no es así. Puede ocurrir cuando se trata de alguna gran organización en banca o, inclusive, en cuerpos de seguridad nacional, pero para el resto de los mortales, no. Si se cuidan las claves asignadas, se realizan copias de seguridad de forma regular y se utilizan conexiones seguras y cifradas, entre otras medidas de seguridad, nuestra información quedará protegida.

Por establecer un símil, sería como vivir muchos años atrás en un castillo o en el bosque. Cuando de verdad ocurra algo grave, será mucho más seguro estar dentro del castillo. No obstante, siempre es aconsejable pedirle a un proveedor que os muestre su plan de contingencia en caso de diferentes emergencias.

Software eficiente para dar el salto a la nube

Si estás interesado pero no terminas de decidirte por uno, en Sage te invitamos a que estudies las soluciones cloud en las que hemos estado trabajando durante años: desde una contabilidad y facturación en la nube muy intuitiva de usar como Sage One hasta Sage Live, software con el que tendrás una visión 360º de tu negocio.

Y aunque el debate seguirá abierto, es importante abandonar la idea de cloud computing como ente indefinido y entenderlo como un modelo de prestación de servicios que ya ofrece unas ventajas claras.

En la infografía que acompaña al post, podemos verificar cómo todos esos mitos negativos no son ciertos, siempre y cuando sepamos dónde nos movemos y cómo lo hacemos. Descárgatela de forma gratuita, y no vuelvas a creer en los “dimes y diretes” que vuelan alrededor del cloud computing.

En Blog Sage | 6 errores de criterio que llevan a las pymes a no adoptar soluciones en la Nube