Así es como saldremos ganando todos con la digitalización

La digitalización de los negocios y las empresas puede parecer un proceso nuevo, pero lo cierto es que lleva en marcha décadas. Sin embargo, estamos en un momento clave donde las sinergias y economías de escala hacen más rápido un proceso que no tiene vuelta atrás, ya que todos saldremos ganando con la digitalización.

Diferentes estudios ponen el acento en el impacto económico de este proceso. En el caso de España, se estima que podría tener un impacto de hasta el 1,8% anual en el PIB de aquí al año 2025. Además, la creación de un mercado único digital podría sumar un 0,5% anual hasta 2022.

La digitalicación, clave para mejorar la productividad y mejorar los salarios

Este impacto económico convierte la digitalización en un aspecto clave para nuestro país. El propio ministro del ramo, Álvaro Nadal, considera la digitalización de la pyme y la adopción de las TIC una obligación en el corto y medio plazo.

Por sectores, son las grandes empresas y las distintas administraciones públicas las que tienen más avanzado el proceso. Esto choca de forma frontal con el tejido productivo de nuestro país, donde las microempresas tienen un peso muy importante. Las pymes son las que más ayuda necesitan a la hora de afrontar el proceso de digitalización para mejorar sus procesos productivos.

Se estima que un 48% de las actividades actuales es potencialmente automatizable con la tecnología ya existente. Esto ayudaría a mejorar los efectos que procesos como el envejecimiento de la población puede tener sobre el mercado laboral en nuestro país. Además, los puestos de trabajo que se pierdan por efecto de la robotización o automatización, serán los de menor valor añadido, creando otros nuevos que, si bien no llegarán a cubrir el total, sí serán de alto nivel salarial.

La fase actual de digitalización de empresas y administraciones públicas se centra sobre todo en conectividad, plataformas, datos y software. Al ser ya productos digitales y, a los efectos de red, inherentes a los bajos costes asociados a unos productos y servicios digitales, su velocidad de adopción pueden ser mucho más rápida que oleadas precedentes que implicaban mayor inversión en infraestructuras.

¿Qué nivel de digitalización tiene España?

Para situarnos correctamente en un entorno europeo, España se encuentra por detrás de la mayoría de países de Europa central y occidental. En el Índice de Economía y Sociedad Digital, DESI, nuestro país se sitúa en la posición 14, por encima de la media Europea, con una evolución positiva en los últimos años.

Hay algunos aspectos donde se destaca por encima de la media, como sería el avance en la administración electrónica. No es perfecto, pero los avances son significativos. El ahorro de tiempo para las empresas es sustancial, al no tener que pasar por ventanilla para presentar impuestos o realizar peticiones y solicitudes que hoy en día se tramitan sin necesidad de desplazamientos y esperas.

Sin embargo, en otros puntos destacados que mide el DESI, España aún se encuentra por debajo de la media Europea. Aspectos básicos como la conectividad, capital humano o uso de Internet están bastante por detrás de la media. Para mejorarlo, es necesario un esfuerzo conjunto de instituciones públicas y sector privado. Pero también de los trabajadores, que al final son claves en la adopción de las novedades tecnológicas.

Existe una relación directa entre inversión en digitalización, productividad y el PIB. Cuanta más riqueza tiene un país, más pueden invertir en digitalización, que a su vez fomenta un mayor crecimiento de la productividad y se refleja en el PIB. Es un círculo virtuoso que beneficia tanto a empresas como a trabajadores y la economía del país.

¿Qué procesos quedan pendientes para mejorar la digitalización?

Las empresas ya han comenzado el proceso. Sin embargo existen muchas tareas pendientes. La digitalización ya domina muchos de los aspectos del día a día en las empresas. Pero falta dar un paso importante en la integración de sistemas, la capacidad para combinar diferentes tecnologías o sacar partido a la cantidad de información y datos que se generan hoy en día.

Tecnologías como la robótica, la impresión en 3D, la virtualización o el Big Data y el Internet de las cosas se complementan entre sí y están revolucionando sectores como el industrial. Combinadas entre ellas permiten crear nuevas oportunidades, abaratar costes en los procesos productivos y, finalmente, hacen a las empresas más competitivas.

El uso de la nube y el paso a servicios de pago por uso es otra de las oportunidades que tienen muchas empresas. Aplicaciones y servicios que hasta ahora estaban al alcance de las grandes empresas, hoy por hoy, son accesibles para todas las empresas gracias al pago por uso. Además, la movilidad y tener la información necesaria en tiempo real permiten aprovechar oportunidades de negocio que antes las pymes no eran capaces de detectar.

De nada sirve la mejora de las comunicaciones, tener líneas de fibra de alta velocidad o smartphones, si luego la empresa no es capaz de sacarte partido y lo único que hace es utilizarlo para tener acceso al correo electrónico o mensajería instantánea y poco más. La digitalización ofrece mucho más, y todo tipo de compañías deberían sacar provecho de ello.

En Blog Sage | ¿Cómo saldrá el Despacho Profesional de la crisis? Claves para ser proactivo en el desarrollo de nuevo negocio
Imagen | Thinkstock