Formación online (IV): El e-learning como complemento necesario en las PYMES y para el trabajador

En las entregas anteriores de este especial de formación online a través de Internet hemos repasado los MOOCs, otros cursos y las posibilidades del aprendizaje de idiomas a distancia. Pero ¿qué puede aportar el e-learning a PYMES, a profesionales autónomos o a otras personas que quieran tomar otro rumbo profesional? Precisamente con esta reflexión concluimos esta pequeña serie.

Estamos en plena sociedad de la información. Lo que un día es de actualidad, queda pasado de moda a la mañana siguiente. En muchos casos, y si hablamos sobre todo de temas tecnológicos, es imprescindible mantenerse al día de todos los cambios que puedan requerirse para desempeñar correctamente una profesión y ser competitivos.

El e-learning ofrece una formación continua, en el que es el propio trabajador el que se impone el ritmo y tiene acceso a material actualizado. De esta manera, se refuerzan conocimientos y se adquieren otros nuevos. ¿La gran ventaja para éste o para la propia empresa? Que desarrollar esta actividad no conlleva costes adicionales elevados, siendo en muchos casos hasta totalmente gratuitos.

No sólo el factor económico es uno de sus puntos positivos, sino también la flexibilidad horaria. El empleado puede adaptar su aprendizaje online a sus tiempos, sin necesidad de desplazarse además geográficamente ni de realizar cursos de formación presencial que le obliguen a ausentarse de su trabajo. Pero, sobre todo, el e-learning permite que la formación se adapte y se dirija a los conocimientos que de verdad necesita cada trabajador.

Educación online para el reciclaje profesional

El e-learning no sólo es útil para trabajadores, ya bien sea por cuenta propia o cuenta ajena, sino también para otras personas que quieran reorientar su carrera profesional. “Reciclarse”, que suele decirse, y optar quizás por otra rama distinta con más salidas o con la que progresar en el mundo laboral.

La autoformación en estos casos suele ser un recurso muy socorrido, ya que permite la especialización y la adaptación a las necesidades del mercado laboral en cada momento. El e-learning en este aspecto es mucho más dinámico que la enseñanza tradicional, donde los planes de estudios y programaciones educativas no cambian con suficiente rapidez.

Desafíos del e-learning para los profesionales

Pero, al igual que la formación a través de Internet tiene muchas ventajas, quizás uno de sus principales inconvenientes, que ya hemos mencionado en varias ocasiones, sea la falta de reconocimiento oficial en la mayoría de ocasiones. Aunque existen algunos cursos reglados que sí incluyen un certificado válido a final del mismo, no suele ser el caso.

Pensemos en el estudiante que decide aprender inglés a través de alguna de las redes sociales que mencionábamos hace una semana. O en otra persona interesada en realizar alguno de los cursos masivos de las prestigiosas a los que nos referíamos hace ya algún tiempo.

Como método para adquirir o reforzar conocimientos está muy bien, pero a la hora de acreditar que se domina una determinada materia, es cuando el aprendizaje online se queda corto por ahora. Aunque, con lo rápido que está avanzando el mundo del e-learning, no sería de extrañar que pronto viésemos cambios necesarios en este aspecto.

En Blog Sage | Formación Online (III): recursos que aporta Internet al aprendizaje de idiomas

María González es (casi) Ingeniera de Telecomunicaciones. Lleva desde 2008 escribiendo y coordinando diversas publicaciones de Internet ligadas a la tecnología y el entretenimiento. Además, asesora sobre imagen online y gestión en redes sociales y en su escaso tiempo libre colabora en Trueblo, una iniciativa para crear una escuela de emprendedores en un pequeño pueblecito de Asturias.