liquidación trimestras

Cómo preparar la liquidación trimestral de IVA, IRPF y pago fraccionado del IS

Una vez metidos en octubre, parece que ya tenemos a la vista el cierre del ejercicio 2016. Octubre es un mes importante en lo relativo a las liquidaciones con la Agencia Tributaria, ya que, además de IVA e IRPF, tenemos el pago fraccionado del Impuesto de Sociedades, siendo también la penúltima liquidación trimestral para las empresas que liquiden sus obligaciones con Hacienda trimestralmente.

Conoce las novedades en relación al pago fraccionado del IS¡Tuitéalo!

Pero, ¿por qué es más importante esta liquidación trimestral que otras? Es importante porque la última liquidación del año suele ser revisada con mayor detenimiento por la Agencia Tributaria, ya que, si en la última liquidación del año se produce un incremento importante de IVA soportado, esto puede ser un indicio para Hacienda de que se pretende reducir el beneficio de cara al Impuesto de Sociedades, siendo por lo tanto importante no esperar al último momento si se quieren realizar determinadas inversiones o gastos, que en la última liquidación del año pueden ser más susceptibles de revisión.

7 consejos para preparar la liquidación de IVA, IRPF y pagos fraccionados del IS

Hay algunas cosas que debemos de tener en cuenta y algunos consejos que podemos seguir de cara a la preparación de la liquidación de IVA, IRPF y pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades.

1. Las empresas no pagan IVA, ya que son sus clientes los que lo pagan cuando la empresa se lo repercute, actuando como meras intermediarias y liquidadoras del impuesto frente a Hacienda. El problema radica en que las pymes y autónomos, en muchas ocasiones, utilizan el IVA repercutido como un medio de financiación, de manera que las cuotas cobradas de IVA se emplean en financiar la operativa diaria de la empresa, pudiendo darse el caso de que, si toca pagar en la liquidación, la empresa haya aplicado los recursos ingresados por las cuotas de IVA en su ciclo de explotación y no disponga de liquidez suficiente para afrontar los pagos.

2. Mantén tu contabilidad al día, de esta manera tendrás el resultado de tus liquidaciones lo antes posible y tendrás más tiempo para analizarlas y detectar posibles errores, así como para planificar su pago si el resultado es a pagar.

3. Informatiza tu empresa con herramientas de control de los procesos contables como ContaPlus Flex o Sage Murano, que te permiten presentar directamente el modelo 303 y saber en todo momento el resultado de la liquidación del IVA, de los datos introducidos. Además, Sage Murano automatiza los procesos de generación de asientos de las facturas de compras y ventas. Manteniendo la contabilidad al día, o en su defecto por lo menos los registros de ingresos y gastos, podrás tomar las decisiones adecuadas para tu negocio, como, por ejemplo, adelantar o retrasar gastos para que entren o no en la liquidación.

4. No esperes hasta el último momento para calcular las liquidaciones. Define procedimientos que te permitan entregar la información necesaria con la mayor rapidez y al menor coste. Si, además, utilizas los servicios de una asesoría o despacho profesional, no esperes al último momento para entregar la documentación, ya que así evitarás errores y, lo que es más importante, sacarás mayor partido al valor que el asesor puede proporcionar a tu empresa.

5. Aprovecha las ventajas de la e-Administración para realizar la presentación por vía telemática y llevar a cabo la liquidación a través de la banca electrónica. Además, la web de la Agencia Tributaria permite utilizar datos de declaraciones ya presentadas o consultar tus liquidaciones anteriores. También puedes adjuntar documentación complementaria, que se registra oficialmente en el mismo momento en que la subes a la página. Actualmente tampoco es necesario que acudas a tu banco para saldar el impuesto. Puedes hacerlo online una vez que hayas presentado la liquidación en la web de la Agencia Tributaria.

6. Mantén actualizados en todo momento tus conocimientos en materia tributaria. De hecho, se acaba de publicar el Real Decreto-ley 2/2016, de 30 de septiembre, por el que se introducen modificaciones en el régimen legal de los pagos fraccionados, que afectaran a las grandes empresas que facturan más de diez millones de euros, de manera que el tipo mínimo de retención pasa a ser del 23% del resultado contable positivo, en el pago fraccionado del Impuesto de Sociedades. Las pymes, por su parte, que no superen los 10 millones de euros de facturación seguirán aplicando el 18% sobre la cuota íntegra del último período impositivo, o el 17% sobre los beneficios del propio ejercicio, si han solicitado esta opción, siendo esta opción interesante si se estima que se van a reducir los beneficios.

7. Si finalmente toca a pagar y no tenemos liquidez suficiente, recordemos que podemos aplazar las liquidaciones de impuestos con la Agencia Tributaria sin necesidad de aval y hasta un límite de 30.000 euros.

En Blog de Sage | Especial cierre de año para tu pyme: qué es el modelo 390 y como cumplimentarlo