Cómo gestionar tu IVA e IRPF en cinco pasos (eBook)

En 2016, la reforma fiscal ha provocado que algunos autónomos y pymes pasen de declarar por el sistema de módulos al Régimen de Estimación Directa. Esto tiene como consecuencia una serie de cambios en la gestión del IVA y del IRPF que hay que tener en cuenta. Para intentar aclararlo un poco ,vamos a ver cómo gestionar tu IVA e IRPF en cinco pasos. Para ello tienes a tu disposición un eBook gratuito que puedes descargarte con toda la información.

Para los nuevos autónomos es una de las cuestiones más complicadas, ya que muchos no cuentan con conocimientos sobre este tema y tienen que empezar a manejar unos conceptos que hasta ahora, si antes eran trabajadores por cuenta ajena, no necesitaban. Es necesario ser rigurosos en el manejo de las facturas, de los gastos, las compras, etcétera y tener toda la información debidamente registrada para que no se nos pase nada por alto.

Descarga el eBook gratuito “Aprende a declarar el IVA e IRPF en 5 sencillos pasos”¡Tuitéalo!

1. El Régimen de Estimación Directa

Si se tributa por el Régimen de Estimación Directa, hay que cumplir fundamentalmente con varias obligaciones:

  • Realizar la autoliquidación trimestral del IVA.
  • Presentar trimestralmente la declaración del IRPF.
  • Cumplir con la declaración anual del IVA y la declaración de la Renta.
  • Rellenar los libros oficiales con toda la información sobre sus facturas de compra y venta.

Las empresas que cambian de un régimen a otro lo pueden hacer por pertenecer a un sector específico o también por superar unos umbrales de facturación, con más de 250.000 euros al año en total, emitir facturas puntuales de más de 125.000 euros o gestionar compras de más de 125.000 euros al año.

2. EL IRPF

Es el tributo directo que recae sobre la renta recibida por las personas, gravando las operaciones económicas de la empresa que afectan a sus dueños o trabajadores. Se trata de los sueldos, salarios e ingresos de los profesionales independientes. Pero también intereses de cuentas bancarias, dividendos de acciones, así como ganancias y pérdidas patrimoniales.

Según la renta, se define cuánto deberá cada persona contribuir con Hacienda. El impuesto se divide en tramos, que establecen qué porcentaje debe pagar cada uno dependiendo de su volumen de ingresos. El IRPF se paga en cada ingreso, ya que el porcentaje aplicable se resta en cada nómina o factura del contribuyente.

Pero además deberá calcularse y liquidarse a Hacienda de dos formas diferentes:

  • Pago fraccionado del IRPF, si se tributa bajo el Régimen de Estimación Directa que se debe calcular y pagar trimestralmente..
  • Declaración anual, donde se informa sobre el IRPF pagado a lo largo del año, así como sobre los gastos deducibles que hemos tenido. En caso de que se haya pagado más de lo gastado, Hacienda devolverá la parte correspondiente al ciudadano.

3. El IVA

Los profesionales y empresarios actúan como intermediarios, pagando a Hacienda la diferencia entre el IVA que han cobrado y el que han pagado. Por ello están obligados a presentar dos tipos de declaraciones del IVA.

  • Autoliquidación trimestral, donde se declara la diferencia entre el IVA soportado y el repercutido. Puede salir a pagar o a devolver.
  • Declaración anual, donde se recopilan las declaraciones hechas a lo largo del año, con el objetivo de informar a Hacienda del cumplimiento de los pagos.

4. Modelos a presentar

Para liquidar todos estos impuestos, la Agencia Tributaria dispone de diferentes modelos que debemos presentar en tiempo y forma:

  • Modelo 130, utilizado para liquidar el pago fraccionado del IRPF. En él se consignan los ingresos recibidos en el periodo y los gastos deducibles, que deben estar vinculados a la actividad económica, debidamente justificados mediante facturas y, en ocasiones, recibos, así como registrados en el libro de gastos e inversiones.
  • Modelo 190, que se presenta anualmente como una declaración informativa de las retenciones e ingresos por concepto de renta. Al igual que en las declaraciones trimestrales, deberás dar cuenta de los ingresos obtenidos y de los gastos deducibles hechos durante el periodo.
  • Modelo 303, con el que se realiza la declaración trimestral del IVA, que deben hacer todos los autónomos independientemente de su nivel de ingresos. Se deben incluir los ingresos obtenidos en cada una de tus facturas, indicando base imponible, tipo aplicable, cuota restante. Después podemos restar el total del IVA deducible.
  • Modelo 390, que es la declaración anual del IVA. Al igual que el modelo 190, tiene un carácter informativo, por lo que en él únicamente se resume el IVA pagado durante el año.

Todos los modelos se cumplimentan y envían por vía telemática en el portal de la Agencia Tributaria. Después puedes realizar el pago en tu sucursal bancaria.

5. Es fácil si cuentas con las herramientas adecuadas

Lo cierto es que todo el proceso puede resultar muy sencillo si se cuenta con las herramientas adecuadas. Un ejemplo de ello es Sage One, que una vez que hemos ido registrando todas nuestras facturas y gastos, nos permite obtener los diferentes modelos necesarios para la presentación a Hacienda. Para resolver todas las dudas al respecto, puedes descargar el eBook gratuito donde tienes toda la información necesaria.

Banner_ebook_Aprende a declarar IVA e IRPF

En Blog Sage | Calendario de eventos legales: adelántate al cumplimiento de las obligaciones fiscales de tu negocio

Imagen | Pixabay