3, 2 , 1… Llega el momento de completar la declaración del Impuesto de Sociedades

El 1 de julio se inicia la campaña para la presentación del Impuesto de Sociedades, que se alargará hasta el día 25 de ese mismo mes.

Lo lógico es que las empresas hayan planificado la fiscalidad del impuesto durante todo 2016  y que la liquidación del mismo no sea más que la mera formalidad, limitándose a completar las casillas del modelo 200, que habrá que presentar en la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria. Además, con el cierre contable del año, debió realizarse el cálculo del impuesto a pagar (o devolver) y registrarse, a 31 de diciembre de 2016, el asiento contable correspondiente.

Por ello, el propósito de estas líneas no es informar sobre cómo obtener una menor tributación sobre el beneficio contable (a estas alturas, las empresas ya deberían llevar meses planificando su fiscalidad de 2017; para la de 2016 ya es tarde), sino recordar toda la información adicional que debe introducirse en la declaración y que, por su volumen, acaba suponiendo una importante inversión de tiempo.

Veamos qué información, más allá de la relativa a los estados financieros y a la propia liquidación del impuesto debe introducirse.

Información identificativa y censo

Además de los obvios (NIF y razón social del declarante), debe informarse del CNAE en el que opera la empresa. Es obligatoria la identificación de la persona o personas con poderes suficientes para firmar la declaración del Modelo 200, así como la fecha de los poderes otorgados y el notario ante el que se protocolizaron.

Debe informarse, en su caso, la condición de gran empresa, de empresa inactiva o de la aplicación de alguno de los regímenes especiales.

Además, con el propósito de controlar el derecho a la aplicación de los incentivos fiscales de las empresas de reducida dimensión y la obligación de tributación por IAE, debe informarse de si la Sociedad forma parte de un grupo mercantil, indicando los NIF de cada una de las entidades que formen parte del mismo.

El número de trabajadores medio del ejercicio y del ejercicio anterior desglosado por empleados fijos y temporales, es otra de las informaciones a reflejar. Conviene solicitar los datos al asesor laboral, ya que, los mismos, son decisivos en la aplicación de determinados incentivos fiscales.

Información sobre administradores, socios y participadas

En cuanto a administradores y socios, debe indicarse el NIF y nombre de los mismos. Además, en el caso de los socios, el porcentaje de participación y el valor nominal de las participaciones. Conviene controlar, por tanto, si ha habido variaciones respecto al año anterior para poder informar correctamente.

También es preceptivo declarar el NIF, razón social, código provincial o de país, porcentaje de participación, valor nominal, valor en libros y dividendos repartidos por las sociedades en las que, el declarante, tenga participación.

Asimismo, hay que informar si se han practicado correcciones valorativas fiscalmente deducibles sobre las mismas que se encuentren pendientes de revertir. En el ejercicio 2016, la nueva obligación de revertir las provisiones de cartera dotadas entre 2008 y 2012, hace especialmente importante informar adecuadamente sobre estas cuestiones.

Los estados financieros

Respecto a los estados financieros (balance de situación y cuenta de pérdidas y ganancias), es recomendable clasificar los importes de la misma forma en que se han clasificado en las cuentas anuales. En caso de revisión por parte de Hacienda, resultará mucho mas fácil identificar la composición del importe indicado en cada partida.

Asimismo, es recomendable que no figuren partidas con signo negativo en el activo y pasivo, salvo aquellas que, por su naturaleza (resultados negativos de ejercicios anteriores, por ejemplo), deban tenerlo.

Por tanto, revisar los estados financieros antes de darlos por definitivos se antoja como una tarea de las que pueden anticiparse a 1 de julio.

Finalmente, una última cuestión a trabajar anticipadamente es el desglose de las amortizaciones por tipos de elementos para aquellas sociedades obligadas a presentar estados financieros en formato normal.

En Blog de Sage | ¿Qué hay que hacer si la inspección de Hacienda se presenta por sorpresa?