Publicado por el 28/04/2011 | Emprendedores y autónomos | 6 comentarios

Emprender desde la escuela

Las últimas estadísticas publicadas revelan que sólo un 3% de los universitarios españoles contempla la opción del emprendimiento como salida laboral. Eso contrasta con la media europea que se situa en el 40% ó con el 65% de los universitarios norteamericanos. Esta evidente que la única manera de elevar esta pobrísima estadística es incluir el emprendimiento en la educación y enseñar a emprender desde la escuela.

Hay varias iniciativas en este sentido pero siguen siendo muy minoritarias y que se centran en unas actividades determinadas orientadas a unos pocos estudiantes, sin ponerlo en marcha de manera generalizada y sin una continuidad que pueda tener los efectos deseados.

Fomentar el espíritu emprendedor

El primer efecto de introducir en emprendimiento en las aulas es el fomento del espíritu emprendedor. Acercar a los jóvenes lo que supone crear, desarrollar y gestionar un negocio y alejar la figura del empresario de los tópicos del rico explotador o del que se aprovecha del esfuerzo de los trabajadores para vivir en la opulencia.

No se trata de poner en marcha una fábrica de empresarios sino de fomentar una mínima cultura empresarial que pueda servir de estímulo para que los que en estas condiciones ni se plantean su futuro a través del autoempleo pudieran optar por esa alternativa una vez que conozcan lo que significa emprender.

Dar a conocer lo que supone ser empresario es el primer paso para aumentar ese porcentaje de futuros emprendedores. Pero es algo más, es inculcar en los jóvenes los valores de lo que supone ser empresario, pero ser empresario de verdad y no de los que dan el pelotazo o los del tópico de bigote, el puro y el Mercedes.

Los valores del emprendedor

El fomento de la actividad emprendedora en la escuela puede poner en valor la enseñanza de conceptos económicos básicos sobre el funcionamiento del mercado, la gestión de los beneficio, la producción, la comercialización, etc. pero hay otra serie de valores que se vinculan al emprendimiento y que pueden servir para la formación de los escolares sin necesidad de que luego los apliquen exclusivamente en el desarrollo de una actividad empresarial.

La colaboración y el trabajo en equipo, la motivación y la iniciativa, la planificación, la búsqueda de la originalidad y de la innovación son valores y actividades que se vinculan con la actividad emprendedora y que son muy positivos para el que los recibe, más allá de lo que le depare su futuro profesional.

Que los jóvenes conozcan el sentido del emprendimiento, que experimenten con lo que supone tener su propio negocio es una manera de estimularlos, de que compueben si esa opción es válida para ellos y les aporta una serie de conocientos que llegados al momento de tener que pelear por hacerse un hueco profesionalmente pueden serles de una gran ayuda.

Por todo ello deberíamos plantearnos introducir de una manera regulada y continuada el emprendimiento en la escuela. Desde luego el déficit que tenemos de emprendedores y los beneficios que podría suponer requieren hacerlo cuanto antes.

En Blog SAGE | El problema de la formación en España
Imagen | jmerelo

Mister Empresa es Master en Asesoría Fiscal y Contabilidad. Consultor empresarial y formador de emprendedores, pertenece a la red de mentores de empresas de la Xunta de Galicia y escribe en Pymes y Autónomos y en Actibva .
Puedes seguirlo en Twitter en @misterempresa

6 Comentarios

  1. La educación puede contribuir enormemente a la creación
    de una cultura emprendedora y pienso que es muy importante el fomento de las cualidades personales que seria la base del espíritu emprendedor , esta se debería introducir en los sistemas educativos desde el principio como un nuevo enfoque de la enseñanza y como competencia básica.

  2. Cultura empresarial pero ante todo cultura de ganar las cosas con esfuerzo y constancia. No solo para los negocios sino para la vida…hay tanto que cambiar…

  3. De acuerdo contigo Grudiz. Uno no puede permitirse hoy en día quedarse atrás porque hoy existe más competencia e incluso competencia desleal.Y el esfuerzo es una palabra que hoy en día debe sonar mas que nunca.

  4. Tienes toda la razón, te comento nuestro caso.
    Un grupo de 4 alumnos de la salle- Bilbao ( 1º Bachiller), entre ellos mi hijo, se presentan al concurso de robótica celebrado en Madrid,a primeros de abril,organizado por le “INTA” y resultan ganadores en la modalidad de rescate, hasta la fecha todo ha sido subvencionado.por el colegio y por los padres, la INTA les animan para que se presenten al mayor concurso de estas característica a nivel mundial, que este año se celebra en Turquia, para ello solicitan 6.000, para el viaje y susbcripción al concurso de los 4 participantes y 2 profesores, han solicitado ayuda al ayuntmiento, gobierno vasco, fundaciones,… en fin han tocado puertas y hasta la fecha no tienen nada, que podemos esperar de inversiones en I+D, que a todas las empresas se les llena la boca con ello, si en realidad no se apoya a estos jóvenes con ilusión y ganas, llegando donde han llegado y aún así mucho me temo que sera el colegio y padres, quienes le enviemos a Estambul a representar a España en este concurso, pues los únicos representantes don ellos.

  5. Fomentar el espíritu emprendedor en las escuelas; es muy necesario. Precisamente es en la edad de la infancia cuando se forman los carácteres, sueños, y vocaciones en las nuevas generaciones.

    El sistema educativo español siempre ha ignorado el fomento del espíritu emprendedor en los alumnos. Malo es que no se haga en los estudios primarios y medios, pero ya no tiene explicación como en la universidad incluidas las empresariales, no se incentive las vocaciones de nuevos empresarios.

    Ni se fomenta emprender, ni se fomenta la innovación… mal vamos en este país.

  6. Uno de los objetivos principales de los Centros , además de enseñar, educar, formar…etc. habia de ser el lanzar al mercado con una idea de empresa en la cabeza a un minimo del 20% de promotores empresariales, libres de toda subvención y que generasen ellos mismos desde dentro este salto a la vida empresarial, impulsados por sus mismos profesores , que a su vez ellos fueran tambien un germen de ingresos para las multiples actividades del Centro; en vez de estar pensando en que se pueden aprovechar.
    No debia existir ninguna subvención , pues es siempre negativa, si bien estos donantes , ya sea el Estado o las instituciones su aplicación ha de ser para allanar el camino y cordinar las experiencias y conocimientos para renovar la sociedad

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>