Darse de baja de autónomos en agosto: ¿sí o no?

Muchos son los trabajadores autónomos que aprovechan los meses de julio y agosto para cogerse sus vacaciones de verano dado el descenso en el ritmo de trabajo o porque sus propios clientes también se van. Sin embargo, no las disfrutan con la misma tranquilidad que otros. Uno de los principales inconvenientes de los autónomos en vacaciones es que, además de no trabajar y paralizar su facturación, se siguen manteniendo los gastos como la cuota de autónomos.

Por estas razones, en un intento de búsqueda del ahorro, muchos autónomos se plantean si “bajar la persiana” y darse de baja durante ese periodo  de vacaciones y así no tener que pagar la cuota. A priori puede parecer una buena idea, pero para saber si compensa o no, se deben de tener en cuenta múltiples factores.

Ventajas de darse de baja en periodos vacacionales

En primer lugar, disfrutarás de un ahorro de la cuota de autónomos. Si no vas a tener ingresos en un tiempo, agradecerás no tener que pagar, aunque se trate de la mínima cuota. Tened en cuenta que, además de no facturar, hay otros gastos que seguramente tengas que mantener como el alquiler de la oficina, teléfono móvil, Internet, etc.

Podrás olvidarte de guardar facturas, contabilidad, etc. durante ese tiempo. Al no estar dado de alta, no tributarás en la declaración trimestral por ese tiempo.

Otra de las buenas noticias es que, si te estás beneficiando de la tarifa plana, cuando vuelvas a darte de alta, no la perderás. Sin embargo, debes tener en cuenta que cuando retomes tu actividad, los meses de inactividad te habrán seguido contando como meses de derecho a tarifa plana.

Las cuotas no se fraccionan

Imagina que tu cliente se coge una baja 15 días por lo que, únicamente, necesitas darte de baja durante ese tiempo.  Sin embargo, no puedes… Para realizar la baja, ésta debe realizarse en meses naturales, ya que estas cuotas no se fraccionan. Es decir, durante uno o varios meses completos.

Te afectará en tu jubilación

Otro de los prejuicios que acarrea la baja de autónomos por vacaciones es relativo a la pensión de jubilación. A la hora de calcular lo cotizado, estos meses de descanso se tienen en cuenta para el cómputo anual pero sumando cero.

Por ello, para aquellos autónomos en una franja de edad cercana a la jubilación, los periodos sin cotizaciones podrían provocar trastornos en su pensión de jubilación.

Dicho esto, tampoco es una locura que de manera puntal un trabajador autónomo se dé de baja en el RETA y no cotice por cese de actividad, siempre que se tenga claro que los derechos que se puedan perder son compensables con los beneficios de un descanso necesario.

No podrás deducirte el IVA ni los gastos

Como ya hemos dicho al principio de este post, aunque eliminaríamos el gasto de la cuota de autónomo durante ese período, hay otros factores que no podrás eliminar y que seguirán restando en tu cuenta bancaria (alquiler, luz, teléfono, etc.) Sin embargo, no podrás deducirte ni el IVA ni ningún gasto en concepto de IRPF de todo lo que vayas pagando en ese tiempo.

Perderás las bonificaciones

Es una de las peores desventajas de todas. Si te beneficias de alguna bonificación en tu cuota de autónomo, por haber comenzado con tu negocio hace poco, por ejemplo, ésta la perderás al tramitar tu baja. Es decir, aunque vuelvas a gestionar tu alta dentro de los meses de la bonificación, no podrás disfrutar ya de ella.

Bajas laborales en peligro

Para poder cobrar el subsidio por enfermedad común, es necesario haber realizado aportaciones a la Seguridad Social, al menos, 180 días en los 5 años anteriores a la solicitud. En caso de haberse dado de baja, este subsidio puede verse en peligro si no salen las cuentas.

Lo mismo sucede con la prestación por cese de actividad. Para poderla recibir, es necesario haber aportado, de manera continuada, durante los doces meses inmediatamente anteriores a la solicitud.

Darse de baja en vacaciones, ¿sí o no?

Como podéis observar, al final todo está organizado para que a pocos autónomos les compense darse de baja en periodos de vacaciones.

Por ejemplo, los nuevos autónomos que disfrutan de la tarifa plana, una baja les es muy poco atractiva ya que el ahorro que van a conseguir es mucho menor y, a nada que facturen, compensan los gastos.

Este tipo de procedimiento es más habitual en sectores estacionales como, por ejemplo, un hostelero de playa en verano que tiene su trabajo centrado en cuatro o cinco meses mientras que el resto del año no trabaja lo suficiente ni para cubrir gastos.

Por ello, haz previamente una valoración de lo que puedes ganar y perder y así no tendrás sorpresas después.

En Blog Sage | ¿Puede un autónomo cogerse vacaciones (de las de verdad)?