Carta abierta a Dº Luis de Guindos, Ministro de Economía, Industria y Competitividad de España

Estimado ministro: como representante del Gobierno de España en el Foro Económico Mundial (World Economic Forum) que se celebra esta semana en la ciudad de Davos me permito dirigirle esta carta abierta, que humildemente voy a firmar en representación de las pequeñas y medianas empresas de este país, para apelar a su responsabilidad. El objetivo de esta misiva es pedirle, en beneficio de todos y cada uno de los autónomos y pequeños empresarios, que realice un ejercicio de liderazgo global, tan necesario como consciente, en el marco del Foro Económico Mundial de Davos, dedicado en su edición de 2017 que comienza hoy, precisamente a cimentar un nuevo liderazgo global responsable y consciente.

Como usted bien sabe vivimos tiempos de cambio, no sólo a nivel social sino también en lo que concierne al ecosistema empresarial. Muchos de los retos que se plantea ahora la humanidad están vinculados a los cambios derivados de la transformación digital y a la entrada de las nuevas tecnologías en todos los aspectos de la vida diaria, también en la de las empresas, que afectan tanto a la economía como a la política y al ciudadano, desde los gobiernos hasta las grandes y pequeñas y medianas empresas.

Uno de los debates que suele tomar importancia en eventos y foros como el de Davos es éste, cómo afrontar estos retos impuestos por la transformación digital. Y en este punto sale a la luz un problema que ya hemos denunciado desde Sage en otras ocasiones y que se ha convertido en algo recurrente: los grandes mandatarios se olvidan de debatir sobre cómo abordar las prioridades del pequeño y mediano empresario, que supone un porcentaje nada desdeñable del tejido empresarial de las economías, concretamente en España el 99% del tejido empresarial, el 66% del PIB y cerca del 70% del empleo.

Las cifras hablan alto y claro. El último estudio que hemos realizado en Sage muestra que cerca del 70% de las pequeñas y medianas empresas, a nivel internacional, afirma no sentirse representadas por sus gobernantes en eventos y foros económicos y empresariales como el de Davos. A las autoridades de sus respectivos países les reclaman, por este orden, recortar la burocracia, pagar menos impuestos y poder acceder a nuevas fuentes de financiación.

Las pymes de nuestro país, que en su mayoría también comparten este sentimiento (un 62%), solicitan asimismo menores cargas impositivas, una mejor regulación fiscal, mejoras en las políticas de empleo y una guía clara que les ayude a abordar con garantías su proceso de transformación digital. Así lo he constatado yo mismo a través de una encuesta que lancé personalmente la semana pasada a través de las redes sociales y que contestaron más de 2.700 empresas en menos de una hora.

En el Foro de Davos se habla de la necesidad de tomar las riendas, a nivel global, para revitalizar la economía. Pero no se terminan de proponer soluciones reales para acabar con las trabas burocráticas que enfrentan los emprendedores y las pymes, y que ralentizan la actividad y prosperidad de su negocio.

En Davos, también se habla de reformar el capitalismo. Pero nadie pregunta a las pequeñas y medianas empresas, a los autónomos y a los emprendedores, qué cambios necesitaría el actual sistema para hacerlo más sostenible. Y es que si alguien puede guiar a los gobiernos en la mejora del sistema son ellos, quienes padecen diariamente sus dificultades.

Se debate también sobre las novedades que vendrán con la denominada IV Revolución Industrial, la que se dice que será la revolución que abrirá la puerta del trabajo a la inteligencia artificial. ¿Pero es que acaso nos hemos adaptado ya a la Revolución Digital?

Ante esta situación le pido, señor De Guindos, que haga suya esta preocupación de los pequeños y medianos empresarios españoles y les dé voz, visibilidad y representación en el Foro Económico Mundial de Davos, para que no sólo tengan cabida las circunstancias que atañen a las grandes empresas sino también las demandas de los verdaderos héroes de la economía.

Le propongo que sea el Gobierno de España quien impulse una agenda de la pyme en relación con su situación actual y también con su futuro. Le ruego que realice un ejercicio de liderazgo global que no sólo beneficie a la pyme española, también a las pymes del resto del mundo.

Seguro que emprendedores, empresarios y el conjunto de toda la sociedad, para la que el apoyo a la pyme se traduce en impulso económico, crecimiento, empleo y prosperidad, se lo agradecerán

En Blog Sage | Luis Pardo, CEO de Sage Spain: “La nueva organización, además de ser global, va a ser cliente-céntrica”

Imagen | Thinkstock