heroe

Autónomos emprendedores, héroes del poder y la responsabilidad

Surfear la ola en mitad del temporal. Levantar la vista, tensar los músculos y dejar que el miedo atenace a otro. Comenzar a nadar sin más. Esa ha sido la actitud de los autónomos españoles durante toda la crisis. Y lo sigue siendo ahora, cuando amaina el temporal en esta economía cíclica donde el empleo se encuentra en plena mutación. Donde lo único que no puede faltar nunca es la decisión de luchar.

Para mí, aunque suene a ya oído, los autónomos son héroes. No sólo para ellos mismos y sus familias, por las que se han buscado la vida sin esperar rescates. También para la economía global y la de España, el país que están reconstruyendo poco a poco a base de esfuerzo anónimo y determinación, día tras día.

Y nadie dijo que fuera fácil. Al contrario, es difícil, muy difícil hacerse autónomo para emprender en este país porque las leyes no acompañan al esfuerzo personal. Porque a veces son más las trabas que las ayudas para el autónomo.Porque, al principio – sobre todo en el caso del emprendedor novato- nunca se sabe todo de todo en profundidad y hay que dar pasos seguros, ir con cautela, dejarse asesorar.

Informarse de cuáles son los trámites para hacerse autónomo o de qué obligaciones fiscales se tendrán. Aprender a llevar la contabilidad, diseñar un buen plan de negocio, dar con la mejor financiación. Son sólo algunos de los interrogantes que el emprendedor deberá resolver durante su camino.

En Sage Spain siempre hemos intentado allanar este camino ofreciendo información y orientación a través de este blog, ebooks, videos… tanto a las empresas como a los autónomos. Y con este mismo espíritu nace “El ABC del autónomo”, una guía práctica elaborada desde Sage Spain para echar una mano.

De la resolución de estas dudas dependerán muchas cosas y, sobre todas,el futuro del nuevo negocio, que a partir de ahora será prioridad para el autónomo. Estará siempre buscando el éxito, siempre contemplando la posibilidad de fracasar. No para hundirse bajo la ola, sino para aprender de esa experiencia y mejorar en su travesía. Y levantar la vista, tensar los músculos y comenzar a nadar otra vez. Que el miedo atenace a otro. Un héroe nunca olvida que poder es responsabilidad.