Estas son las razones por las que cada vez más empresas apuestan por la nube (vídeo)

Cada vez son más las empresas que deciden subirse a la nube. Se trata de una opción más que interesante a la hora de mejorar procesos internos y dotar a los empleados de mayor seguridad y accesibilidad cuando acceden a sus herramientas de trabajo. Esto hace que cada vez más organizaciones apuesten por la nube, abandonando el viejo esquema de contar con un servidor dentro de un armario en sus propias oficinas.

Actualmente, según el estudio Jorney to de Cloud, son ya más de un 32% las empresas que tienen algún servicio en la nube y se espera que para 2020 sean un 56%. Es una tendencia al alza, dado los beneficios que tiene para ellas y la mejora que supone sobre la forma actual de trabajo. Vamos a ver alguno de los motivos.

Ahorro de costes para su despliegue

Tanto si se trata de una empresa de nueva creación como si tiene que renovar sus infraestructuras de servidores, el paso a la nube supone un importante ahorro de costes en su despliegue. Las empresas no tienen que realizar fuertes inversiones en nuevos servidores que a los pocos años se van quedando obsoletos. Cuando se ha terminado de amortizar la inversión, ya toca volver a renovarlos. En la nube será nuestro proveedor el que se ocupe de mantener sus herramientas a punto.

Se paga por uso, según los recursos que se necesita. Esto permite también ajustar el coste de las herramientas al volumen de trabajo real de nuestra organización. Contratamos los usuarios, el espacio, la capacidad de cálculo, memoria, etcétera, que realmente necesitamos en cada momento, sin tener que invertir más de lo necesario, por si mañana nuestra empresa crece.

Eficiencia y movilidad

Con el paso a la nube, siempre vamos a tener a los empleados conectados. Trabajar desde diferentes oficinas no va a suponer tener que invertir en infraestructuras de comunicaciones, contratar VPNs que permitan unir las diferentes sedes… Simplemente se accede a las herramientas desde cualquier lugar de forma eficiente. Esto permite realizar un trabajo colaborativo de forma mucho más sencilla.

Además, se aprovecha uno de los paradigmas de la sociedad de la información y el mundo de la empresa hoy en día: la movilidad. Las herramientas en la nube son accesibles no solo desde cualquier lugar, sino también desde cualquier dispositivo. Los datos se pueden consultar desde un smartphone o una tableta sin ningún problema, solo hace falta conexión a Internet; y eso hoy en día es algo que tenemos al alcance en todo momento.

Más seguridad

A pesar de que las empresas más pequeñas siempre esgrimen el argumento de la seguridad para no cambiarse a la nube, lo cierto es que es una apreciación incorrecta. Las últimas oleadas de ataques de ransomware si algo han demostrado es que la seguridad en las empresas es un problema que hay que tomarse en serio. Basta que un empleado abra un correo malicioso y descargue un archivo que parece legítimo para perder todos los datos de la empresa.

Si esta misma circunstancia se produce pero estamos trabajando en la nube, puede que nuestro ordenador local tenga un problema, pero los datos en la nube están seguros. Además, es importante verificar las copias de seguridad cuando se contrata un servicio de este tipo, para que siempre quede claro cómo se realizan, el tiempo que se tardaría en volver a poner el servicio en marcha en caso de incidente, etc.

Por lo general, la continuidad de negocio que nos garantiza la nube será más eficiente que la que se puede conseguir con nuestro servidor local. Esto por no hablar de posibles averías de hardware o problemas relacionados con el sistema operativo, que nuestro proveedor en la nube puede solventar rápidamente, mientras que nuestro servicio técnico puede tardar días esperando a recibir una pieza pendiente.

Escalabilidad ante todo

Otra ventaja añadida es que la nube crece con nuestro negocio. Contratar más recursos, más capacidad de cómputo, ampliando el número de procesadores, de memoria RAM de espacio online disponible, solo nos supondrá unos cuantos clics. El mismo proceso para nuestro servidor ubicado en nuestras oficinas se puede convertir realmente en un dolor de cabeza.

Herramientas siempre actualizaciones

Lo mismo podríamos decir del proceso de actualizaciones, tanto del sistema operativo como de la propia herramienta. Es el proveedor el que se encargará de este aspecto. Para la empresa, es un alivio saber que tiene su programa de gestión, contabilidad o facturación siempre funcionando y actualizado, sin tener que preocuparse por aplicar el último parche de Microsoft o instalar la última versión del programa.

Olvídate de renovar tus ordenadores

Cuando se va a comprar un ordenador siempre hay muchas ofertas, pero las compañías necesitan que tengan unos requisitos mínimos, muchas veces marcados por el uso que se le va a dar. No es lo mismo un ordenador para consultar Internet en el hogar que una estación de trabajo en la empresa, que ejecutará programas concretos y necesitará más potencia. Con el paso a la nube te sirve cualquier ordenador, ya que los cálculos y la aplicación se ejecuta en la nube. El empleado solo lo utiliza como si fuera una página web.

Esto permite también independencia del dispositivo de acceso. Muchas empresas que quieren trabajar con Mac no tendrán ahora problemas, puesto que el acceso es el mismo. Esto también sirve si queremos trabajar con una tableta o un smartphone. Lo único que se necesita es un navegador web.

Trabaja como los grandes aun siendo pequeño

Por último, la nube permite acceder a herramientas que hasta hace muy poco solo estaban al alcance de las empresas de mayor tamaño. El coste de despliegue hacía que una pyme tuviera problemas a la hora de poner en marcha una solución de contabilidad y gestión. Ahora, con el pago por uso, se puede trabajar como un grande aun siendo pequeño. El negocio no tiene que penalizar en el uso de sus herramientas por su capacidad de inversión.

Lo cierto es que la nube es cada vez más una solución de presente que de futuro para las empresas. Muchas de ellas están firmemente decididas a dar el salto y aprovechar de una vez todas las ventajas de las TIC en sus negocios para ser más competitivas.

En Blog Sage | Desmontando los mitos negativos del cloud (infografía)