buenos socios para un proyecto

Busca un buen socio para tus proyectos, o lo pagarás caro

Llegado el momento de emprender un negocio, iniciar un proyecto o cualquier aventura que requiera la participación de terceras partes, elegir buenos socios es determinante para lograr el éxito. Por mucho que se trabaje en el resto de tareas, si la elección de un socio no se hace bien, se pagarán las consecuencias.

Por qué hay que buscar buenos socios para un proyecto

Las consecuencias de elegir un socio que no dé la talla para ejecutar un proyecto, pueden ser catastróficas. De entrada, en el mejor de los casos, supondrá que haya que redistribuir su trabajo entre el resto de socios o, peor aún, que además haya que cargarse con la tarea extra de arreglar los desaguisados que provoque.

Un mal socio para un proyecto resta, en lugar de sumar. En lugar de aportar, capital, trabajo, relaciones, etcétera, lo que hace es entorpecer, complicar, gastar más de la cuenta, generar mal ambiente, tensar relaciones y más consecuencias negativas de una mala elección.

Un mal socio en un proyecto es también aquel que exige más protagonismo del que le corresponde, o también más beneficios de los acordados en un primer momento.

Un mal socio es una lacra que cuando es detectada debe ser erradicada. A veces, es mejor pagar el coste de su salida, aun perdiendo dinero, que mantenerlo para perder aún más. Un mal socio es como un tumor: cuanto antes se actúe, menor será el daño y más opciones de reconducir la situación habrá.

Por tanto, elegir bien los socios para emprender un proyecto es una tarea de las más importantes antes de lanzarse a la aventura. Debe seleccionarse con mimo para evitar riesgos y poder asegurar que la unión hace la fuerza.

A esta tarea de buscar buenos acompañantes para llevar a cabo un proyecto, el pacto de socios es una excelente herramienta para plasmar los derechos y obligaciones de cada uno. Si a la hora de firmarlo no hay acuerdo al 100% o se genera alguna duda, mejor será replantearse todo, que arrepentirse una vez iniciado el proyecto.

Ejemplos de socios que han sido claves para el éxito de un proyecto

A poco que busquemos alrededor, es fácil encontrar historias de socios que han sido claves para ejecutar un proyecto, para bien o para mal. Un caso de éxito es el de los fundadores de Google, Sergey Brin y Larry Page, que en un momento dado vieron que necesitaban la ayuda de una persona que les permitiera hacer crecer la compañía. Decidieron contratar a Eric Schmidt y el resultado es de sobra conocido: Google se convirtió en una de las empresas más importantes del mundo.

En la empresa familiar, es típico que entre los socios puedan surgir problemas. Hay que tener presente que un familiar, si participa en el negocio como socio, es uno más, y el hecho de compartir lazos de sangre o parentesco no garantiza el éxito. Por tanto, es clave saber decir que no en los negocios familiares, evitando que entren parientes sin más justificación que la consanguinidad y dejando la puerta abierta a profesionales externos que sí puedan aportar valor al negocio.

Cuando una persona decide emprender en solitario, también puede estar asumiendo una decisión equivocada. Si no es capaz de sacar el trabajo adelante, por falta de recursos, medios, conocimiento, capacidad, capital, etc., y la situación es complicada por no haber tomado la decisión de incorporar a socios que pudieran cubrir el gap existente para lograr el éxito del negocio, no quedará más remedio que buscarlos y convencerlos para incorporarse al proyecto empresarial. Esta decisión no conviene demorarla demasiado, dado que cuanto más tiempo pase y más complicadas estén las cosas, menos candidatos habrá dispuestos a participar.

En conclusión, la búsqueda de buenos socios para emprender y en proyectos empresariales es clave. De lo buena o mala que sea la elección de un socio dependerá el éxito del proyecto, así que merece la pena darle a esta tarea la importancia que realmente tiene.

En Blog Sage | Cómo crear tu empresa paso a paso (infografía)
Imagen | MarkusSpiske