Secretos de las bajas laborales: las imprudencias en los accidentes

Captura de pantalla 2014-11-06 a las 18.51.57

Cuando se produce un accidente laboral en el que la actuación del propio trabajador ha sido determinante para este tenga lugar, podemos estar hablando de una imprudencia temeraria o profesional.

Según sea considerada podría determinarse la ruptura del nexo causal que determinará si estamos ante un accidente laboral o no, siendo clave descubrir si existe conducta dolosa. Algunas diferencias entre las imprudencias profesionales y las temerarias, se desarrollan de forma irregular en nuestra jurisprudencia.

Conducta dolosa

Las conductas del accidentado que el trabajador ha obrado de forma consciente, voluntaria y culpable ante el accidente, con la intención incluso de forzarlo, rompen el nexo causal. Esto significa que el accidente no sería considerado como de índole laboral.

También sucede cuando las actividades que se estuvieran realizando no tuvieran una relación directa o indirecta con las funciones del trabajador, por ejemplo.

De esta manera, un suicidio realizado en el puesto de trabajo no se puede considerar accidente laboral al no quedar demostrado que existe una relación directa del mismo con el puesto de trabajo.

Esto último podría darse si existieran pruebas de que el suicidio se originó a causa del estrés al que ha sido sometido el trabajador u otras circunstancias que demuestren un nexo causal.

La existencia de una conducta dolosa se analizará en cada caso y en caso de haberse producido, podrá ayudarnos a descubrir si estamos ante una imprudencia profesional o temeraria.

Imprudencia profesional

Según pasa el tiempo, un trabajador puede relajar sus medidas de protección inconscientemente y ser víctima de un exceso de confianza en el desarrollo de sus actividades laborales.

En caso de accidente derivado de esta circunstancia, estaríamos hablando de una imprudencia profesional y, por tanto, de accidente laboral. El nexo existente entre el accidente y el trabajo sería evidente.

Por tanto, aunque exista una negligencia de este tipo por parte del trabajador, es principalmente la empresa la que está obligada a prever las conductas no voluntarias de los empleados, que pudieran suponer un riesgo para la seguridad laboral.

Imprudencia temeraria

La conducta temeraria es aquella en la que el trabajador desprecia el riesgo de forma consciente y actúa en contra de su propia integridad física.

Normalmente se produce cuando el accidentado ha ignorado las órdenes empresariales de seguridad y salud de forma consciente, dejando de guardar las mínimas normas de seguridad laboral, incluidas las que se exigiría a si mismo una persona de forma normal.

En estos casos, quedaría rota el nexo causal entre accidente y trabajo, de modo que el mismo no tendría la condición de accidente laboral.

Imprudencia de un tercero

Además de por la conducta del propio trabajador afectado, se puede producir accidente como consecuencia de la actuación de terceras personas, como el empresario, los compañeros o incluso personas ajenas a la organización.

Para determinar si estamos ante un accidente de trabajo o no, habrá que atender una vez más a las causas del mismo.

Así, si se demuestra que existe el nexo causal, estaremos ante un accidente laboral en el que puede existir culpa criminal o civil, según el caso.

Por otro lado, si se produjera la agresión de un trabajador a manos de un tercero ajeno a la empresa y se demostrara que ha sido por asuntos personales no relacionados con el trabajo, no estaríamos ante un accidente laboral.

En caso de peleas entre compañeros, en principio tendría la consideración de accidente de trabajo, aunque la jurisprudencia da en algunos casos algunas señales contradictorias, así que habrá que atender especialmente al caso y a sus causas.

Las personas son el activo más valioso de cualquier negocio por lo que es fundamental tener un software que permita su correcta gestión. Con las soluciones de gestión laboral de Sage podrás, entre otras tareas, controlar los salarios y beneficios, dar seguimiento a las vacaciones y estar al día de las últimas regulaciones.

En Blog Sage | Secretos de las bajas laborales: embarazo y maternidad, Secretos de las bajas laborales: el abandono del puesto de trabajo, Los secretos de las bajas laborales: mobbing, depresión y ansiedad
Imagen | Durrah Ramli

Germán Rodríguez Udiz es máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration (EEUU), formador de empresas y gestor estratégico. Colaborador de la Escuela de Negocios MBA y Responsable de Marketing Online en Netfactory. Escribe en Pymes y Autónomos, Actibva y BBVA con tu empresa.

Puedes seguirlo en Twitter en @Grudiz