Globe on a Conference Table

Pymes, las grandes olvidadas del Foro de Davos

Esta semana se celebra en la ciudad suiza de Davos-Kloster, del 20 al 23 de enero, el Foro Económico Mundial, donde, durante los últimos 34 años, los grandes líderes han debatido sobre los asuntos que más preocupan al mundo. España tampoco ha querido faltar en esta ocasión, a pesar de contar aún con un Gobierno en funciones. Quizá precisamente por este motivo este año acudir a la cita es para nuestro país prioridad: hay que disipar las dudas que genera en los mercados la situación política actual.

No cabe duda de que, para los intereses de España, el Foro Económico Mundial de Davos debe ser, este año más que nunca, un foro donde se hable de economía. Y esa es la consigna declarada con la que asiste Luis de Guindos: hablar de economía, de la española, y de estabilidad política. El objetivo claro es calmar el ánimo de sus homólogos en las principales economías, de los fondos de inversión y de Bruselas.

Sin embargo, mi pregunta es la siguiente: ¿Debe la macroeconomía dominar la agenda de Davos? Si se teme que la política en España altere la paz de los mercados, ralentizando el crecimiento económico y la generación de empleo. ¿Tiene sentido analizar la situación del pequeño y mediano negocio, buscar soluciones para la pyme?

No hay que olvidar que la pyme representa el 99% del tejido empresarial español y el 64% de la fuerza laboral. A nivel global, su papel tampoco desmerece, pues las pymes son creadoras de dos de cada tres puestos de trabajo en los países de rentas altas.  A juzgar por estos datos, el pequeño negocio merecería al menos un hueco en la agenda de los líderes políticos y económicos que debatirán en Davos sobre el futuro global.

Nadie defiende que los asuntos que ocupan ahora la agenda no sean prioridad: el cambio climático, la paz en Oriente Próximo o la influencia de China en la economía son asuntos que afectan a nuestro presente y afectarán a nuestro futuro. Sostengo, como sostiene Sage, que las pymes son también una pieza clave en el engranaje económico y social de los países y que como tal su progreso impacta en las personas.

Como CEO de Sage Spain, también a título personal, quiero, queremos desde Sage reivindicar el papel de la pyme en la construcción del futuro de la economía mundial y pedir para ella –para sus emprendedores, para las personas que trabajan en estos negocios, para toda la cadena de valor de la que son parte– un hueco en la agenda de Davos 2016. Para hablar de las trabas legales que enfrentan en su internacionalización, de cómo crear nuevas vías de financiación y ayudarles a crecer.

Porque sigo, seguimos pensando que las grandes transformaciones comienzan con pequeños cambios y que la casa que representa la economía global debe construirse comenzando por los cimientos –que en este caso son las pymes- y no desde el tejado.

Ya incidimos en este aspecto cuando hace unos meses pusimos en valor desde Sage las demandas que las pymes le hacían al aún hoy no formado Gobierno.

Ahora, de nuevo queremos conocer tu opinión, que puedes darnos a través de Twitter con el hashtag #AltDavos. Esta es una invitación al debate: ¿Deberían estar las pymes en la agenda del Foro Económico Mundial de Davos?