¿Tu equipo falla en el “tiki-taka”? Cómo solucionar los problemas de tu plantilla (eBook)

En la actualidad, muchas empresas exigen a sus empleados la capacidad de desempeñar sus tareas en un ambiente de equipo, dejando muy lejos aquel panorama en el que cada trabajador llegaba a la oficina, hacía su tarea y se iba sin rendir más cuentas que a su responsable. No obstante, todavía hoy, un grupo de personas trabajando no es siempre sinónimo de equipo.

Un grupo de trabajadores se transforma en equipo en la medida en que alcanza una cohesión. Para ello, se tienen que crear una serie de normas que dirijan el trabajo de todos los miembros, establecer unos lazos interpersonales e, incluso, nombrar a un líder capaz de organizar a todo el equipo. Cuanta más cohesión exista entre los miembros y su trabajo, mejor se trabajará y más productivo serán los resultados.

Si quieres que tu plantilla se aleje de una especie de “jungla de cristal” y pase a formar un gran equipo cohesionado y eficiente, en Sage hemos elaborado un eBook de descarga gratuita con el que aprenderás  a establecer las claves para que el equipo funcione en conjunto,  mejorar el ambiente de trabajo o crear un sentido de pertenencia al equipo, entre otros.

Descarga este eBook gratuito y descubre cómo solucionar los problemas de colaboración en tu equipo¡Tuitéalo!

La unión que lleva al éxito

Como empresario, aceptar que tus empleados son el alma de tu negocio es solo el primer paso para el éxito. Lo siguiente es rodearte de personas que se identifiquen con la filosofía de la compañía y que adopten el espíritu de colaboración y estén dispuestos a cumplir los objetivos.

Por supuesto, se necesita profundizar más. Para crear un grupo de trabajo en el que prime la colaboración, es importante que cada uno de los miembros tenga claro cuál es el propósito fundamental del mismo. Es decir, deben comprenderse los motivos y la meta por la cual se encuentran unidos. Esta es la única forma para que trabajen en sintonía.

 

Para formar una plantilla eficiente, debes tener en cuenta las habilidades de los diferentes miembros que la conforman, de manera que cada uno de los empleados ofrezca aquel aporte que necesitas con el fin de alcanzar el objetivo planteado.

Lógicamente, nada funcionará sin unas “normas de convivencia”, como la puntualidad, respeto, etc. Si todo esto lo cumplen, es muy importante reconocer los méritos cada vez que se alcanza el objetivo. Es una muy buena forma de mantener la motivación y que sigan estando dispuestos a colaborar hasta el final.

Igualmente, no puedes olvidar una buena comunicación bidireccional. Toda la información sobre el proyecto debe quedar claramente comunicada a los integrantes. Del mismo modo, ellos deben sentirse con la capacidad de poder transmitir sus quejas, ideas, etc.

El individualista del equipo

A veces, el individualismo y la competitividad complican poner en práctica el trabajo en equipo de forma eficaz. La persona que es individualista suele ser una fuente de conflictos cuando tiene que ponerse a trabajar junto al resto: no colabora, va a lo suyo….

El individualista es impaciente, suele creer que el trabajar en equipo entorpece la consecución de los objetivos y es probable que tenga problemas para coordinarse con el resto dada su independencia.

¿Tu equipo falla en el tiki-taka? Descubre cómo solucionar los problemas de colaboración¡Tuitéalo!

No por esto se debe tachar de la lista a las personas individualistas. Tienen aspectos muy positivos, como que suelen ser personas con los pies en la tierra, muy resolutivos, creativos y habilidosos.

La clave está en buscar su encaje en el grupo y sacar todo lo que tienen dentro para encontrar el equilibro entre el talento individual y el talento en equipo, estimulando la colaboración, aportación y contraste mutuo de ideas. Si alguno de tus empleados tiene este perfil de chupón, lo mejor que puedes hacer es recurrir a sesiones de coaching en equipo.

Capitanea tu equipo con un líder

Una de las principales claves para el desarrollo eficiente de un equipo de trabajo es contar con un líder que sepa cuáles son sus funciones y sea capaz de capitanear la plantilla. Y es que nadie duda que un grupo de trabajadores sin líder es como un avión sin piloto o un Zara sin Amancio Ortega.

El trabajo del líder del grupo es muy variopinto. Debe ir desde transmitir la visión de la empresa, hasta fomentar la comunicación y darles confianza para que exterioricen sus preocupaciones, además de fijar las reglas dentro de la plantilla y definir los objetivos en cada proyecto.

Por todo esto, ser líder es una tarea difícil y para la que no todo el mundo vale. Aspectos como la habilidad de comunicación, la gestión de las emociones, creatividad, generación de confianza en su equipo son clave para que el liderazgo resulte efectivo.

¿Quieres saber más sobre cómo lograr que tu equipo trabaje unido hacia el camino del éxito? Descárgate el eBook gratuito “¿Tu equipo falla en el tiki-taka? Cómo encontrar y solucionar problemas de colaboración de la plantilla” y descubre cómo lograr que tu equipo no falle en el tiki-taka y trabaje con cohesión y organización para ser mucho más productivo.

En Sage | 7 síntomas que te indican que tu equipo de trabajo empieza a fracasar