Obligaciones del empresario y del trabajador durante una baja por incapacidad temporal

Una baja por incapacidad temporal (IT) conlleva la suspensión de algunos aspectos de la relación laboral, partiendo del más básico: la realización del trabajo en sí mismo. Aún así, ambas partes siguen ligadas por una serie de obligaciones durante el periodo de recuperación.

Es positivo que la empresa cuente con un protocolo de actuación a aplicar en estos casos, y que se debería poner a disposición de todos los empleados con el fin de facilitar el proceso y evitar posibles errores.

¿A qué está obligado el empresario?

Durante el periodo de baja podremos cubrir las actividades desarrolladas por el empleado mediante la reasignación de tareas, e incluso cubriendo el puesto mediante un contrato de interinidad cuando la baja esté prevista para un periodo relevante o durante una época de alta productividad que lo haga la mejor opción, no olvidando nunca establecer en el contrato los motivos del mismo y a qué empleado se sustituye.

Sea como sea, estamos obligados a reservar el puesto para que vuelva a ser ocupado por el empleado una vez finalizado el periodo de IT, solo pudiendo ofrecerle un puesto diferente si el trabajador lo aceptara, nunca como una imposición.

El caso de no reincorporarse tras el alta médica, es considerado como motivo de despido, pero también se puede considerar como dimisión. Antes de tomar alguna de estas decisiones es bueno contactar con el sujeto afectado para aclarar la situación.

El empresario debe notificar los accidentes laborales ocurridos, hayan producido baja o no, aunque utilizando los mecanismos y plazos correspondientes a cada caso

Esta obligación de reserva se extingue en el caso de que la IT pase a una situación de incapacidad permanente o gran invalidez, a no ser que se estime una posibilidad de mejoría en un periodo de al menos dos años.

Durante el periodo de baja, la empresa sigue obligada a cotizar por el empleado a la Seguridad Social mientras se mantenga el contrato, así como a practicarle las retenciones del IRPF pertinentes. Estas se aplicarán sobre el subsidio que recibirá en sustitución de su salario, aplicando el tipo habitual.

También deberemos remitir los partes de baja a la mutua o entidad gestora, comprobando los datos de cotización y toda la información para que se determine la base reguladora de la prestación del empleado incapacitado.

Por último, pero no por ello menos importante, la empresa tendrá que ocuparse de pagar el subsidio durante el periodo que pueda corresponder según la ley y está obligada a computar el tiempo de baja a efecto de antigüedad.

¿A qué está obligado el trabajador?

El empleado debe considerar que incumplir sus obligaciones, así como incurrir en fraude, puede hacer que deje de cobrar el subsidio, además de poder ser sancionado por la entidad gestora, o de incluso ser despedido.

Tal y como hemos dicho, es bueno poner a disposición del empleado un procedimiento en el que se maticen las normas durante los periodos de baja por IT, pues el empleado se enfrenta a la posibilidad de ser despedido disciplinariamente, algo que puede ocurrir en casos como: trabajar durante el periodo de baja, no cumplir con las recomendaciones médicas a fin de retrasar su reincorporación o incumplir con el reposo al que haya sido instado.

No obstante, antes de todo esto, el trabajador está obligado a presentar los partes de baja y confirmación ante la empresa. En caso de no hacerlo de forma reiterada, la empresa podría recurrir al despido disciplinario. Por otro lado, la entidad gestora podría sancionar al empleado desde la primera falta (se traduciría en la pérdida de un mes de subsidio por IT).

También está obligado a presentar el parte de alta y reincorporarse al puesto en un plazo de 24 horas desde dicho momento.

Una vez pasada esta barrera, el empresario podría considerarlo como una dimisión, por lo que podría extinguirse el contrato sin derecho a indemnización. La empresa puede optar por avisar al trabajador para descubrir si el motivo del retraso está justificado , pero no es totalmente obligatorio.

Para realizar la mejor gestión laboral en tu empresa, Sage pone a tu disposición un amplio paquete de software para la gestión laboral, Nomina Plus y Sage Murano son el complemento ideal para estar actualizado con todas las novedades vigentes en materia laboral, ficheros CRA, conexión con el sistema Red y actualización constante a todas las novedades legislativas que se introducen con frecuencia.

En Blog Sage | Las prestaciones de la Seguridad Social, Claves legales sobre la reincorporación por excedencia voluntaria, Procedimiento básico para evaluar los riesgos laborales, ¿Qué me pasa?, por Sabina Vázquez Anta, Buenos hábitos para trabajar mejor y ganar calidad de vida
Imagen | Spcbrass

Germán Rodríguez Udiz es máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration (EEUU), formador de empresas y gestor estratégico. Colaborador de la Escuela de Negocios MBA y Responsable de Marketing Online en Netfactory. Escribe en Pymes y Autónomos, Actibva y BBVA con tu empresa.

Puedes seguirlo en Twitter en @Grudiz_