“Nuestro miedo al miedo”, la experta en e-liderazgo Silvia Leal nos da las claves para gestionarlo

 

Dicen que el miedo es la emoción más presente de occidente. Dicen que nos frena el miedo al fracaso, al cambio, a lo nuevo y, en demasiadas ocasiones, al futuro. Dicen, además, que tenemos miedo al qué dirán y, en particular, a hacer el ridículo ante los demás… Nos lo dicen tantas y tantas veces que al final nos lo acabamos creyendo, asumiéndolo como verdadero, sin pararnos a pensar, ¿de dónde viene? ¿A dónde nos lleva? ¿Qué tiene de verdad?

En un trabajo de investigación que realicé recientemente con el apoyo de SAGE, en el que tuvimos la suerte de contar con la colaboración de 774 profesionales de nuestro país, tuve la oportunidad de hacer directamente la pregunta: ¿Cuántos de vosotros os crecéis cuando os enfrentáis a un nuevo reto? ¿Cuántos de vosotros, en lugar de retirar la mirada al miedo, a vuestros miedos, buscáis la oportunidad de aprender algo de él? La respuesta no dejaba lugar a dudas: el 84% de las personas afirmaron ser uno de ellos.

Sin embargo, es incuestionable. El miedo está ahí, acechando, esperando su oportunidad, y cuando llega lo hace con tanta fuerza que es capaz de paralizarnos, llevándose con él muchos de los sueños que con su presencia ya no podrán hacerse realidad. ¿Qué nos pasa? ¿Por qué nos frena? ¿Tenemos miedo al miedo?

La respuesta es sencilla: vivimos en un mundo que no favorece las segundas oportunidades. Hay excepciones, es verdad, pero en general la vida no es más fácil cuando has fracasado una vez. Sin embargo, ¿cuánto tiempo crees que durará?

Dicen los expertos que aún no hemos escuchado los nombres del 75% de las empresas que en el año 2020 dominarán las bolsas internacionales. Estas compañías estarán formadas por profesionales que se atrevieron, que fracasaron, que se levantaron y volvieron a dar su 100%.

¿Quién no conoce el caso de Ticketbits? Tuve la suerte de coincidir con un miembro de su Comité de Dirección en un evento de la Comisión Europea, y no pude evitar hacerle la pregunta. ¿Cómo puede una empresa expandirse a más de 50 países y facturar más de 50 millones de euros en tan solo cinco años de vida? No tuvo que pensar la respuesta, la clave era la pasión y, con ella, la falta de miedo a intentarlo.

Por todo ello, también puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que las segundas oportunidades empiezan a llegar y, para aquellos que fracasaron inteligentemente, lo harán con una valiosa recompensa. Hazte la pregunta: ¿Quieres tener éxito? Si quieres salir reforzado de esta crisis que nos ha tocado vivir, toma buena nota de mi consejo: el miedo no es malo (puede ser incluso un factor de motivación), el problema es no saber gestionarlo. No obstante, es inevitable que surjan las preguntas: ¿Qué hacer si nos invade? ¿Qué hacer si sentimos un miedo irracional?

El primer paso será reconocerlo. Hay que hacerlo consciente porque, como subrayaba Dale Carnegie, famoso escritor estadounidense: “El miedo solo está en tu mente”. El segundo paso será encontrar su explicación. Si comprendemos por qué surge, por qué nos invade y por qué nos paraliza, bajará su in­tensidad. De hecho, para Marie Curie, la única mujer que ha recibido dos premios Nobel: «dejamos de temer aquello que se ha aprendido a entender».

La medición del miedo al fracaso

De cualquier modo, para tener más clara la gestión y monitorización del miedo, es posible recurrir a una doble medición dentro del método Innova 3DX. En primer lugar, la del miedo en términos generales: ¿vivimos con miedo? ¿Condiciona nuestro comportamiento? ¿En qué medida? ¿Es un miedo racional o desproporcionado? Mediremos la orientación al miedo sano.

En segundo lugar, centraremos nuestra atención sobre el miedo al fracaso, buscando con ello entender si se trata de un miedo más o bien si, por el contrario, ocupa un lugar central en nuestras vidas.

Así, aquellos que quieran llevarlo a cabo, tendrán que valora de 0 a 10 su opinión sobre cada afirmación, siendo 0 la valoración más baja y 10 la más alta. Es posible utilizar decimales si es preciso.

Orientación al miedo sano:

  1.  Soy consciente de mis miedos.
  2.  Sé reconocer mis miedos.
  3.  No me dejo llevar por mis miedos:
  4.  No vivo con miedo.

Valoración media:

Tolerancia al fracaso:

  1. El fracaso es parte del éxito.
  2. Tras los fracasos llegan los éxitos.
  3. El fracaso es un riesgo que hay que correr.
  4. He aprendido mucho de mis fracasos.

Valoración media:

Resultado: de 0 a 3,5 (incluido) muy bajo, de 3,5 a 5 (incluido) bajo, de 5 a 6,5 (incluido) adecuado, de 6,5 a 10 (incluido) muy alto.

miedo

En el primer y tercer cuadrante se encuentran los «asustados», personas con mucho miedo, emoción que les frena y les quita alerta y energía. Junto a estos, en el segundo cuadrante se encuentran las personas bloqueadas por el «miedo a fallar». Si formas parte de estos grupos, ya tienes por dónde empezar.

El miedo es humano, pero no lo es dejarse asolar por él. No desperdicies tu adrenalina, tienes una función mucho más valiosa. Evoluciona al «miedo sano» (cuarto cuadrante). Te resultará mucho más rentable. Ya lo advertía Sartre, no lo olvides nunca: todos tenemos miedo, todos, y el que no lo tiene no es normal. Toma las riendas de tu vida y apuesta por hacer que se convierta en tu mejor aliado. El futuro está cargado de muchas oportunidades que no puedes dejar escapar.