Novedades para las empresas con el nuevo Código Penal


Desde el pasado día 23, tenemos en vigor una nueva reforma del Código Penal que introduce novedades muy importantes para las empresas. Dentro de estas novedades, nos encontramos con la definición por primera vez de la responsabilidad penal en las empresas y lo que esta ampliación implica, dado que hasta ahora, una persona jurídica sólo podía tener responsabilidad civil, pero ahora, la propia empresa puede ser condenada por algún tipo de delito.

Dentro de los delitos que pueden cometer las empresas como tales, tenemos los delitos contra la Hacienda Pública, ya sea Seguridad Social o Hacienda, delitos de malversación y blanqueo de capitales, delitos contra la salud pública, contra el medio ambiente, estafas, insolvencias punibles y un largo etcétera en los que la empresa pueda estar implicada.

Cómo comete una empresa un delito

La empresa como ente propio con su propia personalidad no comete el delito pero si lo pueden cometer los empleados de la empresa, sus directivos o sus propietarios con capacidad de gestión. Con esta premisa, las empresas deben establecer unos criterios de control que impidan que los empleados puedan cometer dichos delitos amparándos en el nombre de la empresa, dado que si se cometiera algún delito y no existieran esos controles, la empresa podría ser finalmente condenada.

En el caso de que una empresa resulte condenada por algún delito, podrá tener que asumir las responsabilidades penales y civiles que lleve aparejado el delito cometido. En este sentido, el nuevo Código Penal establece penas económicas cuya cuantía depende del tipo de delito. Estas multas económicas, en el caso de delitos muy graves, pueden acarrear la disolución y extinción de la empresa si su cuantía económica es lo suficientemente importante para el patrimonio de la empresa.

Imaginemos una empresa que sea condenada por un delito contra la Hacienda Pública por una multa equivalente al duplo de la cantidad defraudada, como por ejemplo 600.000 euros. Si su patrimonio global fuese de 500.000 euros, esta empresa entraría en causa de disolución por lo que provoca la desaparición de la empresa.

Nuevos delitos en el Códgo Penal

Además de las consideraciones anteriores sobre la figura de la responsabilidad penal en las empresas, el nuevo Código Penal también introduce el mobbing como delito tipificado. El mobbing, como tal es el acoso laboral continuado, con diferencia de escalas de poder, dado que para que un acoso laboral sea considerado mobbing, tiene que ser ejercicio por un mando superior a uno inferior.

El mobbing se castiga con penas de prisión que pueden ir desde los seis meses a los dos años, por lo que se ha incluido una actuación deleznable dentro de las categorías delictivas. Como es lógico, el Código Penal cumple unas funciones reguladoras y a priori no debe preocupar a las empresas que trabajen dentro del marco legal y tengan unas relaciones con el resto de la sociedad normales.

No obstante, las empresas deben cuidar las actuaciones y comportamientos de los mandos intermedios y directivos, así como el uso de la imagen de la empresa para el beneficio propio mediante la comisión de actividades delictivas. En poco tiempo podremos comenzar a ver los primeros juicios penales a empresas y podremos analizar toda la jurisprudencia que se cree. Mientras tanto, extrememos las precauciones en todos los sentidos.

Vía | Ley Orgánica 5/2010 de Reforma del Código Penal (BOE-PDF)
Más Información | Pymes y Autónomos
En Blog Sage | La responsabilidad penal de las personas jurídicas
Imagen | Felixion

Remo es licenciado en Química y LADE, relacionado con la dirección financiera y fiscal de empresas. Escribe habitualmente en los blogs Pymes y Autónomos y El Blog Salmón.

Puedes seguirlo en Twitter en @Remo_