Marketing de influencers: ¿merece la pena?

Cada vez más, vemos personas “conocidas” y marcas unidas en una misma foto, vídeo o post. Atentos porque estas personas reconocidas por cierto público y su participación con algunas marcas son la nueva forma habitual que muchas empresas utilizan para contactar con su público. ¿Cómo lo hacen? Bienvenido al marketing de influencers.

Pese a su corta trayectoria, esta nueva forma de marketing está llamando poderosamente la atención de los profesionales por su buena efectividad y resultados en cuanto a retorno de la inversión. No es de extrañar, ya que es un hecho constado que la mayoría de las personas pide consejos para tomar decisiones de compra. Partiendo de dicha premisa, ¿te has lanzado ya a la búsqueda de influencers?

¿Qué es un influencer?

Queda muy “molón” pronunciarlo. Pero, ¿a qué tipo de personas engloba este término? En realidad recoge a un grupo muy heterogéneo de personas que, por uno u otro motivo, han logrado destacar en los medios, especialmente en los digitales.

Marketing de influencers: una estrategia online de éxito¡Tuitéalo!

Blogueros, usuarios de redes sociales, suscriptores en canales como Vine o YouTube… Cualquiera vale. No obstante, se caracterizan por tener la capacidad de llegar a miles o millones de posibles consumidores cada vez que hacen una publicación.

Como veis, no se trata de contratar un espacio publicitario en el que se expongan nuestros productos. El concepto es que alguien con influencia saque los productos, los use, relate sus experiencias con un determinado servicio, etcétera, ante todos sus seguidores.

Imaginemos que ofrecemos productos saludables para después del ejercicio. En este caso, las posibilidades son infinitas. Pero os proponemos una. ¿Qué tal hacer marketing con algún influencer que tenga un canal de YouTube con videotutoriales de ejercicios en donde diga que después de cada ejercicio come una de nuestras barritas energéticas?

Cómo formalizarlo

¿Tienes ya a tu persona de influencia elegida? Lo siguiente que se debe hacer es que esta relación quede regulada por escrito y en forma de contrato. Cuanto más detallada quede la relación, más sencillo será controlar el cumplimiento de los mismos.

Si bien es cierto que muchas de estas colaboraciones terminan por no regularse a través de un documento formal, deberían, porque es la mejor manera de evitar problemas, reclamaciones o incumplimientos en lo pactado.

Además, la redacción escrita del contrato y su firma por las partes permite delimitar claramente que la relación de nuestra empresa y el influencer es de carácter meramente mercantil, evitando que se pueda considerar que se está contratando laboralmente, con las obligaciones que ello implica.

No hay un modelo de contrato que lo regule, por lo que existe flexibilidad total para modificar, añadir o eliminar las cláusulas y contratos que ambas partes quieran incluir. Es importante lograr el equilibrio entre la definición de contenidos y la libertad creativa que nos pueda aporta el influencer.

Analiza su audiencia antes de elegir

Influenciadores hay muchos. La clave está en elegir aquel que sea más adecuado para nuestro objetivo. Una vez tengamos tres o cuatro elegidos, conviene realizarles un seguimiento antes de contactar con ellos.

Investígales en sus redes sociales, interactúa con ellos… En definitiva, hazte notar ante sus ojos y gánate su interés. De esta forma no solo sabrás si tu producto puede interesarle, sino evaluar también si los perfiles de sus seguidores son afines a la marca.

Ponte en contacto con ellos

La mayoría contestarán encantados de que se muestre interés en ellos. Tengamos en cuenta que esto de los “influencers” cada vez está más profesionalizado. Por ello, con unos buenos argumentos de peso te será sencillo ganarte su confianza.

¿Por qué tener en la lista de candidatos a más de uno? Puede suceder, por ejemplo, que al ponerte en contacto con alguno de ellos te diga que ya no firma más colaboraciones al tener ya muchas cerradas. Entonces, agradecerás no haber jugado a una sola carta.

Una vez que os conozcáis  y confiéis uno en el otro, podéis empezar a discutir cómo llevar a cabo una campaña beneficiosa para ambas partes. ¿Qué quieres hacer? ¿Cómo te puede ayudar? Existen muchas posibilidades:

  • Compartir tu contenido con sus seguidores.
  • Escribir un post como invitado en su blog o distintas páginas personales.
  • Pedirles que escriban una reseña sobre lo que vendes.
  • Invitarlos a colaborar con un artículo que estás escribiendo.

La ética del marketing de influencers

Quizás este sea el mayor inconveniente que muchos encuentren a esta práctica.  El conflicto comienza cuando dichos influencers se dedican a alabar un producto o servicio recibiendo una contraprestación a cambio, pero intentando dar la impresión de que es algo totalmente desinteresado. Muchos dicen que este acto es un “engaño” o falta de honestidad a sus seguidores.

El marketing de influencers, ¿es efectivo?

Como norma general, si se elige bien al influenciador, sí es efectivo. No obstante, para evaluar la efectividad de la relación con influencers, la empresa deberá medir el número de menciones en blogs, redes sociales, medios; contabilizar el número de veces que sus contenidos son compartidos, el crecimiento del tráfico hacia sus webs, etc.

Tiene un amplio abanico de ventajas. Por ejemplo, es considerada publicidad nativa y, por lo tanto, no es percibida como invasiva. Al revés, se consigue que se interactúe de manera natural. Además, la intención de compra siempre es mucho más alta cuando se trata de publicidad nativa.

Incluso puede mejorar la reputación de la empresa. Es muy común que, si la gente tiene confianza en un influenciador, esa percepción la traspasen a la marca. También mejora tu SEO para que la gente te encuentre de forma sencilla a través de Google.

En Sage | Inbound marketing: ¿qué aporta a las pymes?