Luis-Aragones-Motivacion

Luis Aragonés, un modelo de motivación para la pyme

Luis-Aragones-Motivacion

El Sabio de Hortaleza, Luis Aragonés, nos ha dejado hace unos días a causa de una enfermedad contra la que ya no pudo luchar más. Su figura ha sido importante en el mundo del fútbol español, alcanzando una notable repercusión a nivel nacional e internacional, tanto como jugador, como en su papel de entrenador.

Sus éxitos con el Atlético de Madrid y los más recientes, con la Selección Española, le han encumbrado como mito del fútbol español. Precisamente en su papel de entrenador ha destacado como líder y como motivador, siendo capaz de sacar lo máximo de conjuntos de jugadores por los que nadie apostaba como ganadores. ¿Cuales eran sus secretos para ser un modelo de motivación para la pyme?

Luis Aragonés, un gran motivador

En un vídeo recientemente publicado, con las charlas de Luis Aragonés previas a varios partidos de la Eurocopa 2008, se pueden ver varios momentos muy interesantes para comprender qué es lo que cambió la suerte de la Selección Española, pasando de ser un equipo de cuartos de final, un eterno candidato a todo y a la vez a nada, a ser un equipo de leyenda. Había materia prima, jugadores, y un gran entrenador que fue capaz de sacar lo mejor de ellos.

Estas son las claves del éxito de Luis Aragonés, la persona que fue capaz de motivar a los mejores jugadores del planeta y que se pueden aplicar, por qué no, en la pyme:

Marca un objetivo claro: “ganar y si se puede, machacar, del subcampeón no se acuerda nadie, ¡nadie!”. Luis quiere ganar y así se lo expresa a los jugadores en las charlas previas a los partidos. Es como en boxeo, el puño tiene que impactar en el contrario y buscar ir más allá. Las propuestas de mínimos tienen el riesgo de quedarse cortas y en fútbol eso supone caer en cuartos de final. En la pyme, ocurre lo mismo y plantear una estrategia sin la ambición suficiente puede ser bastante perjudicial. ¿Pierde tu empresa clientes en cuartos?

Respeto máximo al rival: “las demás selecciones son muy buenas”. Pero sin pasarse en los halagos y sin menospreciar la calidad propia. La autoestima es importante para motivar y Luis Aragonés lo sabía. Hay que sacar lo mejor de cada uno para ganarle a los demás, que son muy buenos. En el ámbito de la empresa es muy importante respetar a la competencia, pero al mismo tiempo pensar que, por muy grande que sean las empresas rivales, no hay por qué pensar que no se puede conquistar un mercado.

Prepara una estrategia adaptada al contrario: antes de la final de la Eurocopa contra Alemania, analiza “al alemán rubio” para comentar sus puntos fuertes pero también sus debilidades. Las explica y pone de manifiesto cuales son las armas a emplear para neutralizarle. De esta manera, inspira confianza al equipo y le enseña un camino hacia la victoria, que es el objetivo ansiado. En la pyme, hace falta estudiar a la competencia para poder entender sus puntos débiles y así ganar clientes suyos insatisfechos, aunque la carga de trabajo del día a día suele ser el principal enemigo que impide que esto se haga.

Inculca el pensamiento positivo: “voy a hacer el partido del siglo; pensamiento po-si-ti-vo”. La higiene mental es fundamental para poder concentrarse en un objetivo. Dejar a un lado los pensamientos negativos y pensar sólo en aquellos que sí conducen al objetivo, es algo que Luis quería ver en sus jugadores. Si se monta un negocio, es para ganar dinero y hay que visualizar esos euros entrando en la caja desde el primer momento. Hay que pensar que todo el esfuerzo se realiza para algo y que los proyectos van a salir bien.

Promueve el trabajo el equipo: “cuando estoy cansado, levanto la mano y sale un compañero”. Una de las cosas que más llamaron la atención de la Selección Española que ganó la Eurocopa de 2008 fue su imagen de grupo. Había grandes jugadores pero ninguno era más que otro, sino que todos estaban al mismo nivel como personas. Al final todos aportaron un poco y se logró el resultado. Al ver a Luis en el vídeo de la charla apoyando el trabajo en equipo, para que se vaciaran en el campo y pidieran el cambio cuando no pudieran más, me recuerda al empresario que exige lo máximo a sus trabajadores pero sin ahogarles, ofreciendo un relevo cuando estén agotados. En la pyme se puede motivar a las personas que trabajan en ella para que se dejen la piel y para ello no hace falta un látigo, ni tampoco malos modos.

Expresa su confianza plena al grupo: “si pudiera poner a los 23 jugadores, los pondría”. Pero en fútbol sólo juegan 11 en cada bando, así que es una frase que deja claro que está contento con todos, a pesar de que se hayan cometido errores y de que unos sean mejores que otros. Es una afirmación que tiene bastante potencia, al mostrar también que hay soluciones para cualquier rival al que se enfrenten. Hay pymes que podrían usar a cualquier persona del equipo en un puesto cualiquera y otras en las que si falta alguien se monta la de San Quintín. Es un buen punto para reflexionar, si eres de los que en tu empresa cuentas con todos y te gustaría contar con “los 23”, o bien, si eres de los que no es capaz de armar un 11 titular en condiciones. ¿Tienes confianza en tu grupo?

Se posiciona como la referencia a seguir: “yo tengo ganas de ganar y ustedes tienen categoría y calidad para conseguirlo, si hacen lo que yo les digo”. Luis toma la responsabilidad de marcar el camino hacia la victoria, se posiciona como referente y pide que los jugadores le sigan. Era justo lo que hacía falta en el momento final, un faro al que seguir y alguien en quien confiar. ¿Hay alguien así en tu pyme? ¿Quién es la referencia que coge la responsabilidad a la hora de lanzar un proyecto, intentar ganar un cliente o afrontar un cambio importante?

Ofrece soluciones para tratar con los que pueden influir: “a los árbitros, que nos conocen, les gusta que les des una palmadita”. Luis no sólo estudia al rival, sino también a los árbitros, que son una figura que ya se ha visto que pueden tener una cierta influencia en el resultado de un partido, y ofrece consejos a los jugadores para tratarlos. Esto es importante en el campo de la pyme, por ejemplo, si te cae una inspección de Hacienda. Saber cómo tratar a un inspector, qué le hace sentir bien para que haga bien su trabajo y la empresa no salga perjudicada, es importante.

Por último, a modo de cierre, el vídeo en Youtube con las famosas charlas de Luis Aragonés. No tiene desperdicio. Descanse en paz:

En Blog Sage | 12 Lecciones que el Mundial de Fútbol ha enseñado a las pymes y los autónomos | Nueve lecciones del fútbol para la mejora continua en la pyme
Imagen | Telegraph.co.uk

Pablo Herrero

Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial. Relacionado con la Ingeniería de Organización de Empresas y la gestión de proyectos, es colaborador en varias publicaciones del sector empresa y banca y socio en Golf76.

Puedes en Twitter en @pabloherrero.