Publicado por el 08/11/2010 | Economía y empresa | 9 comentarios

Los trámites para crear una empresa en España

El informe Doing Business 2011, publicado por el Banco Mundial, recoge las condiciones que han favorecido la actividad empresarial en 183 países del mundo, entre junio de 2009 y mayo de 2010. Este estudio refleja que España ocupa el puesto número 147 en el mundo en cuanto a la facilidad para crear una empresa y afirma que se necesitan 47 días de media para poner en marcha un negocio en nuestro país.

Quizá es un poco presuntuoso por mi parte llevarle la contraria al Banco Mundial, pero es rotundamente falso que haya que esperar 47 días para que una persona que quiera montar una empresa pueda inicar su actividad. Supongamos que tengo la intención de crear una empresa, por ejemplo una agencia de marketing y publicidad con un socio, ¿qué opciones tenemos y cuánto tiempo tardaríamos en el proceso?

Crear una Sociedad Civil: tiempo estimado, 1 día

Si optamos por una Sociedad Civil tendremos que empezar redactando el documento de constitución de la S.C. con sus estatutos. Una vez hecho lo legalizamos en la Hacienda de la Comunidad Autónoma en la que nos encontramos y nos damos de alta en la Agencia Tributaria, donde obtendremos el NIF de la sociedad.

Con el alta de Hacienda podemos dirigirnos a la Seguridad Social y tramitar en alta en el Régimen de Autónomos de los socios trabajadores y, si hubiera empleados, solicitar la cuenta de cotización de la empresa.

Desde ese momento ya podemos operar, el tiempo empleado en hacer todo el proceso sería, dependiendo de la cercanía de las oficinas donde realizar los trámites, de un día (dos a lo sumo).

Crear una Sociedad Limitada: tiempo estimado 10 días

Mi socio y yo nos decidimos por crear la empresa a través de una Sociedad Limitada, en este caso los trámites son algo más lentos así que tardaremos uno poco más.

Día 1, lunes: Solicitamos a través de Internet, en la web del Registro Mercantil Central, el nombre de la Sociedad.
Día 4, jueves: Nos llega por correo certificado la certificación del nombre. Llamamos al banco para preparar el depósito del capital social y al notario para que preparen los estatutos y la escritura de constitución.
Día 5, viernes: Vamos al banco, depositamos los 3.000 euros del capital social y nos entregan el certificado de haber hecho dicho depósito. Salimos del banco y llevamos la documentación al notario, nos dan cita para el lunes siguiente para la firma.
Día 8, lunes: Firmamos en el notario la escritura de constitución y los estatutos, nos dicen que pasemos al día siguiente a por una copia simple para poder seguir con los trámites.
Día 9, martes: El notario nos entrega las copias simples, nos vamos a la Agencia Tributraria donde solicitamos el NIF y el alta de la actividad que vamos a realizar. Una vez que tenemos el NIF volvemos al notario para recoger la escritura original y con ella vamos a la Delegación de Hacienda de nuestra Comunidad y liquidamos el ITP. Se ha hecho tarde, dejamos el resto para mañana.
Día 10. miércoles: Vamos a la Seguridad Social y tramitamos las altas de los trabajadores, socios o asalariados y, para terminar, vamos al Registro Mercantil para inscribir allí la sociedad.
Día 11, jueves: A trabajar duro que hay que llevar a la empresa al éxito.

Diez días en hacer los trámites iniciales y estar listos para trabajar.

¿Suponen un problema estos trámites?

No se trata de discutir si son demasiados trámites o si sale caro montar una empresa, es evidente que se podría simplificar y abaratar el proceso. La cuestión es que no conozco a nadie que haya tenido la intención de crear una empresa y haya abandonado el proyecto porque los trámites sean complicados o no haya podido pagar los 600 euros que puede costar todo el proceso.

Volviendo al informe Doing Business, 10 días no son 47 y no es representativo el hecho de que los trámites a realizar sean estos y en otros paises sean menos. El problema principal no es que se simplifique el procedimiento de creación de empresas para que haya más, sino que las que haya sean rentables, duraderas, puedan crear puestos de trabajo y aporten riqueza.

Teniendo en cuenta el altísimo índice de fracaso empresarial de nuestro país, el foco no hay que ponerlo sólo en crear muchas empresas y habría que buscar que éstas se creen en buenas condiciones, que estén bien gestionadas, que los empresarios estén bien preparados y sepan lo que supone dirigir un negocio.

No me preocupa que haya que hacer 3, 10 ó 25 trámites; que se tarden 10 días o que fuera cierto que hubiera que esperar 47. Me preocupa que se destruyen más empresas de las que se crean, que la inmensa mayoría apenas duran tres años, que la falta de formación de los empresarios en aspectos de gestión y administración es alarmante. Todo eso sí que es preocupante.

Vía | El Economista
En Blog SAGE Experience | La esperanza de vida de las empresas
Imagen | Renata Avila

Mister Empresa es Master en Asesoría Fiscal y Contabilidad. Consultor empresarial y formador de emprendedores, pertenece a la red de mentores de empresas de la Xunta de Galicia y escribe en Pymes y Autónomos y en Yo llego a fin de mes.

Colaborador, de Blog Sage Experience.

Puedes seguirlo en Twitter en @misterempresa

9 Comentarios

  1. Hace tiempo escribí sobre esto y los plazos que muestra el informe están calculados como a nadie le importa. Y por supuesto, es mucho más complejo liquidar una SL que aperturarla, punto que manifiesta El Economista

  2. A mi me parece que sigue habiendo mucha burocracia, que habría que eliminarla de alguna manera. Si el tiempo y el coste de crear una empresa fueran aún menores ¿1 día?, seguro que más gente se animaría a dar el salto.

  3. Me parecería bien que se simplificaran los trámites si se crearan más empresas que duraran muchos años, pero no para que esas facilidades sólo aumenten el número de fracasos.

  4. Coincido con el artículo al 100 por 100. Lo problemático son los los días. El problema es que, el que la crea, en la mayoría desconoce lo que está haciendo y no tiene ni idea del “fregao” en que se está metiendo, y eso sin tocar aspectos fiscales, administrativos, laborales etc… a los que la gran mayoría les suena a chino. Al final se cumple el dicho de que “en este pais hasta el mas tonto hace aviones”.
    Muy acertado el artículo

  5. Es cierto Cesar, por desgracia en la gran mayoría de los casos es así

  6. Estoy de acuerdo contigo en que el informe exagera “muuucho”, te digo más, un emprendedor puede crear una S.L. o una S.L.N.E. más rápido si hace uso de la plataforma CIRCE (http://www.circe.es/Circe.Publico.Web/Articulo.aspx?titulo=que_es).

    Sin embargo discrepo en eso de que lo importante es que no fracasen empresas antes de que pasen 3 años desde que se crearon. Por supuesto que se cerrarán y seguirán haciéndolo, y ojalá cierren muchas porque eso significará que tenemos muchos emprendedores entre nosotros.

    Lo malo sería que ese emprendedor que ha puesto en marcha su idea de negocio no haya aprendido de sus errores (¿no crees que algo habrá aprendido?). Para mi ese emprendedor no ha fracasado, más bien ha aprendido a no cometer los fallos que cometió. La próxima idea de negocio seguramente tendrá más posibilidades de éxito. ¿Quién no se equivoca en su primer intento?, ¿Por qué tiene que salir bien a la primera? Todo emprendedor está dispuesto a asumir el riesgo.

    Y en relación a lo comentado por #Vargas, no le veo utilidad a que los trámites de creación sean complejos. Según tú eso hará que la gente no se meta en fregaos. No crees que lo más fácil sería facilitar también el cierre de la empresa.

    Uno de los miedos que abordan al emprendedor ante la idea de montar un negocio es el papeleo que conlleva su constitución, una economía vive de emprendedores así que quitemosles ese miedo. Démosles formación pero además no les compliquemos la vida.

  7. #emprendor, no pretendo que todas las iniciativas que se pongan en marcha tengan éxito, eso sería imposible. Pero sí que creo que es necesario incrementar el porcentaje de empresas que sobreviven a los primeros años.

    En norteamérica el fracaso empresarial no importa y está muy valorado que, a pesar de haber errado en el primer o segundo intento, la persona tenga iniciativa para seguir intentándolo. Si estuviéramos allí, o aquí la situación fuera similar, pensaría como tú y no importa si el emprendedor fracasa varias veces, pero no es así. Aquí, en la mayor parte de los casos, el emprendedor tiene una sola bala y si falla el tiro en su primer intento es muy difícil que disponga de otra oportunidad, ni probablemante le queden ganas.

    Efectivamente hay que dar más formación porque el emprendedor actualmente puede saber mucho de su sector y ser un profesional excepcional, pero no tiene, en la mayoría de los casos, ni idea de lo que es tener y gestionar una empresa. Esa es la principal labor pedagógica que hace falta.

  8. Emprendedor: Con mi comentario intentaba exponer la escasa formación empresarial que poseen algunos de los que hoy en día dedice tomar una iniciativa de este tipo en su mayoría PYMES (afortunadamente no todos). El fregao, como denomino yo esta “aventura”, require a mi entender en los tiempos que corren, una mas que adecuada formación en materia de impuestos, trabajadores, segdad social, bancos, registros etc, formación que, lamentablemente no se tiene. Ésta se pretende sustituir por el asesoramiento de espachos profesionales, abogados, economistas etc, a los que en la mayoría de los casos se nos escucha con reservas. Mi experiencia profesional de bastantes años me ha llevado a encontrar casos de proyectos rentables arruinados por la escasa formación de los administradores, que dejaron en el camino mas de un cadaver. En un reciente curso comentaron que mas del 80% de las PYMES y autónomos desconocían la cuenta de resultados de su negocio. Igualmente desconocían la factura fiscal de sus rendimientos. No se si ese elevado porcentaje se ajusta a la realidad pero de manera intuitiva puedo asegurar que no debe variar mucho. Sinceramente pienso que un empresario tiene la obligación de conocer todo lo anteriormente expuesto pueto que en su empresa no está solo él, y las consecuencias de su ignorancia y/o negligencia en último caso nos afecta a todos.

  9. Cesar, por supuesto que una buena formación en gestión de empresas es un factor importante para que un emprendedor pueda reducir el riesgo de fracaso en el proceso de consolidación de su negocio. Una formación
    suficiente que le permita tomar decisiones con conocimiento de causa pero además que le permita gobernar la asesoría que tengan contratada y que no sea ésta la que tome decisiones por él. Y es que en el mundo de las asesorías, como tú sabes, “hasta el más tonto hace aviones”.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>