tetris-en-la-gestion-empresarial-pyme

Lecciones del Tetris para gestionar una empresa

Tetris en la gestión empresarial

Algunos conceptos de gestión empresarial pueden resultar más sencillos de comprender para algunas personas si se emplean símiles o paralelismos que resulten familiares. Este es el caso de los videojuegos, las películas y el deporte, recursos que se han venido usando en este blog para transmitir algunas ideas a lo largo del tiempo.

Hoy traemos una serie de apuntes sobre gestión empresarial basados en el popular juego de estrategia Tetris, que arrasó en el mundo entero durante los años 80 y 90 y que es considerado uno de los mejores de todos los tiempos. ¿Qué lecciones del Tetris crees que puedes aplicar para gestionar mejor tu empresa?

1 Las oportunidades tienen diferente forma y color

En el juego del Tetris, las piezas que caen por la parte superior de la pantalla son de varios tipos diferentes. La clave para triunfar en el juego está en saber combinar cada pieza que cae dentro del conjunto que se forma en el la base de la pantalla, intentando que cuadren en algún momento para poder hacer líneas y superar cada fase.

En la pyme, las oportunidades de negocio llegan de la misma manera, cada una con una forma y color, sin un orden establecido. Para poder ganar dinero, hay que saber colocarlas en la base, renunciando a una línea en un momento dado para poder hacer un conjunto mayor en el siguiente movimiento y aprovechando el momento cuando todo se pone a favor.

2 El ritmo no lo marcas tú, sino el mercado

La dificultad que del Tetris, además de la geométrica, es que el ritmo de caída de las piezas se va incrementando poco a poco, hasta llegar a niveles en los que solo son capaces de resistir y conseguir cuadrar líneas los jugadores más avanzados.

En la empresa, el ritmo es frenético también, da igual el mercado. La competencia es brutal y aunque haya algún momento de calma a lo largo del ejercicio, es bastante habitual que en la mayoría se vaya poniendo la cosa cada vez más caliente y que incluso pueda surgir la sensación de que sea un “no parar”. Así solo aguantan unos pocos, por lo que lo mejor es saber decir basta en algún nivel y coger la dimensión adecuada a nuestras posibilidades, para ir creciendo poco a poco, cuando se esté preparado.

3 Hay que hacer sacrificios para triunfar a largo plazo

En el Tetris, en ocasiones hay que dejar pasar la oportunidad de hacer una buena suma de líneas para enganchar una racha mejor. Dejas pasar ese cubo para hacer la base más alta y renuncias a bajar un par de líneas, para enganchar cuatro de golpe y obtener más puntos en la siguiente.

En la pyme ocurre algo similar, ya que a veces resulta más rentable dejar madurar una oportunidad hasta el punto clave y no cerrar el círculo antes de tiempo. El olfato del experto y el riesgo, son las claves para acertar en este juego empresarial.

4 Disponer de buena información y anticiparse es clave

Una de las ayudas que el jugador disponía en una partida de Tetris era la información de la siguiente pieza que iba a caer de la parte superior, mediante su visualización en una esquina superior de la pantalla. Esta información suponía una gran ayuda para los jugadores más avanzados porque les permitía configurar una mejor estrategia para actuar en base las opciones actuales y a las que habría disponibles en el siguiente movimiento.

En la empresa, de la misma manera, se puede trabajar mirando sólo la pieza que cae y sin preocuparse de la siguiente que vendrá. O bien, se pueden poner los medios para conseguir información de calidad que ayude a que la toma de decisiones sea más potente. Igual que en el Tetris, no hace falta saber todas las piezas que caerán, basta con conocer algo más que la actual para poder mejorar sensiblemente la estrategia a corto, medio y largo plazo.

5 Los problemas se acumulan y los éxitos desaparecen

La lección de este apartado la leí en el Twitter de José Antonio de Andrés hace una semana y, en mi opinión, es una de las que mejor representa la conexión entre el Tetris y la gestión empresarial. En el videojuego, cada línea que se completaba (un éxito) desaparecía inmediatamente, mientras que un error en el posicionamiento de una pieza (un error) podía llevar a una crisis e incluso a perder una buena partida.

En la empresa ocurre lo mismo. Una buena operación hay que olvidarla pronto porque ya están las siguientes a la vuelta de la esquina y no hay tiempo casi para celebrar que se ha cerrado una buena venta, que un proyecto ha terminado con éxito o que se ha firmado un cliente nuevo. Con los errores

Para gestionar los contactos y las agendas de todos tus clientes, automatizar las tareas repetitivas de tu ciclo de ventas, realizar seguimiento de tus campañas de marketing, o tener una atención al cliente personalizada, necesitas contar con el mejor CRM. Consulta toda la información que necesitas

En Blog Sage | Batman, un modelo de buen jefe un tanto especial
Imagen | ntr23

Pablo Herrero

Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial. Relacionado con la Organización de Empresas y la Dirección y Gestión de Proyectos, es colaborador en varias publicaciones del sector empresa y banca y participa como socio en Golf76.

Síguele en Twitter en @pabloherrero.