Publicado por el 25/07/2011 | Economía y empresa | 3 comentarios

Leasing, renting o compra: tres opciones para adquirir inmovilizado


Todas las empresas necesitan adquirir inmovilizado. Para desarrollar la mayoría de actividades, es necesario contar con bienes materiales o inmateriales para desarrollar su actividad. Desde la adquisición de un dominio en internet para colocar nuestra página web, a los equipos informáticos, vehículos o maquinaria si nos dedicamos a sectores más industrializados. En todas estas adquisiciones, podemos optar por tres fórmulas de adquisición de inmovilizado como son la compra, el leasing o el renting, fórmulas que tienen sus ventajas e inconvenientes.

El análisis de compra de un inmovilizado debe realizarse siempre en función de la propia casuística financiera de nuestra empresa, un análisis económico y fiscal de cada compra y por supuesto, las necesidades de uso que vamos a tener en el tiempo. Veamos varios ejemplos para diferenciar cada situación.

La compra de inmovilizado, recursos financieros y uso continuado

La fórmula más usual de adquisición de inmovilizado es la compra. En esta situación, una vez que hemos determinado qué inmovilizado concreto necesitamos y a qué proveedor se lo vamos a adquirir, pactamos las fórmulas de pago y el bien pasa a nuestra propiedad. En este caso, la empresa debe considerar:

  • Pérdida de liquidez si lo compra con sus recursos de tesorería
  • Costes financieros asociados si la compra se realiza mediante financiación bancaria o de proveedores.
  • Tiempo que vamos a necesitar dicho inmovilizado.

Supongamos que vamos a adquirir un inmovilizado de 7.000 euros y que disponemos de dicho dinero en caja. Si ese dinero lo estamos usando para nuestro flujo ordinario de cobros y pagos y atendemos puntualmente nuestras obligaciones, no lo podemos destinar a la compra de dicho inmovilizado. Es decir, sólo podremos realizar una compra al contado (o con plazos de pago cortos de tiempo) si realmente el dinero está ocioso en nuestra tesorería.

En esta situación, deberemos recurrir a una financiación ajena que nos permita afrontar la devolución de capital e intereses en el tiempo sin mermar nuestra posición de tesorería. Este análisis se hace a partir del estudio del ciclo de caja, la cantidad de tiempo que tardamos en cobrar y el tiempo medio que tardamos en pagar a nuestros proveedores.

Además, nos podemos encontrar en la tesitura de que dicho inmovilizado tenga un uso medio en el tiempo. Supongamos un ejemplo. Mi empresa no se dedica a la producción audiovisual pero sí va a llevar a cabo un proyecto de un año en este sector o no necesita vehículos, pero ha contratado un comercial un año para ampliar la cartera de clientes. En estos supuestos, la compra no es una opción a plantear porque una vez que ha pasado este tiempo, el inmovilizado quedará ocioso.

El alquiler o renting, opción a analizar para poco uso de inmovilizado

Los casos anteriores, inmovilizado que no se va a usar de manera indefinida en la empresa o bien, el tiempo de uso del inmovilizado no corresponde con el final de su vida útil, es preferible recurrir siempre al alquiler antes que a la compra. En estos casos, nos encontramos dos fórmulas: alquiler ordinario o bien renting.

El alquiler es la fórmula convencional que encontramos para múltiples casos. Pensemos en vehículos, maquinaria industrial, equipos audiovisuales… En todos estos casos, los costes de uso pueden superiores al coste que representa la compra, pero como es obvio, el ahorro real lo tenemos en la racionalización de los recursos económicos de la empresa. Tenemos infinidad de ejemplos de inmovilizados ociosos en las empresas porque se han realizado compras sin sentido de permanencia en el tiempo.

El leasing, alquiler o compra con financiación incluida

Por último, el leasing es una fórmula de arrendamiento financiero que permite a las empresas adquirir un bien financiando el 100% de su valor y no trasladar la propiedad del mismo hasta el final del contrato de financiación. Esta fórmula es buena siempre y cuando la empresa esté sujeta al régimen general del IVA, se adquiera un inmovilizado que tenga una vida útil a la duración de la financiación como mínimo y podamos aplicar las ventajas fiscales que nos da esta herramienta financiera.

Aún así, el coste financiero de la adquisición del inmovilizado es un coste a determinar perfectamente en relación con nuestra cuenta de resultados. Un ejemplo sencillo, si mi empresa no dispone de un excedente de 200 euros mensuales para costear los intereses por ejemplo, no debemos adquirir ese inmovilizado.

En Blog Sage | Leasing o renting: las dudas eternas en la financiación de activos, Recordatorio para optimizar la gestión del circulante, El leasing y sus beneficios para la empresa
Imagen | TheTruthAbout

Remo trabaja día a día con la dirección financiera y fiscal de empresas. Escribe habitualmente en los blogs Pymes y Autónomos y El Blog Salmón.

Puedes seguirlo en Twitter en @Remo_

3 Comentarios

  1. Es complicado poder alquilar siempre todo el inmovilizado que se necesita a corto plazo y no olvidemos tampoco que en ocasiones, el coste total del alquiler puede ser superior al precio de compra….

  2. Remo, ahora que mentas los dominios nos hemos puesto a hablar sobre ello y de repente sacamos la conclusión de que no se compran: se alquilan. El dominio te pertenece en tanto en cuanto vas pagando la cuota anual; en el momento en que vence y no renuevas, pierdes la titularidad y lo registra el de enfrente. ¿Hay algo escrito o legislado sobre esto? ¿Se puede considerar inmovilizado, o no?

  3. Hola Celia

    Pues el caso es que llevas razón en el tema del alquiler, pero yo lo consideraría inmovilizado porque:
    * Es susceptible de venta
    * La duración del derecho de uso del dominio se puede adquirir a más tiempo de un año
    Vou a buscar algo en el ICAC al respecto a ver qué nos cuentan sobre esto

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>