La importancia de la gestión empresarial

Uno de los aspectos fundamentales en las empresas, pero que a la vez se le suele prestar menos atención, es la gestión empresarial. La gestión empresarial como concepto, es la actividad que busca, a través de las personas, mejorar la productividad y la competitividad de las empresas o negocios.

Se publicó, hace unos meses, un estudio de efm sobre el control de la gestión empresarial en España y su relación con los efectos de la crisis económica actual (PDF) donde se reflejaban unos resultados, como poco, preocupantes. Una gran parte de las empresas centran sus esfuerzos en las actividades propias de la actividad productiva y comercial, pero prestan muy poca atención a la gestión de los resultados de esa actividad.

La gestión como actividad

Hace unos días un empresario comentaba “la mejor herramienta de gestión continúa siendo el sentido común”. Estoy totalmente de acuerdo, pero lo primero que hay que tener en cuenta es que la gestión debe ser una parte más de nuestra actividad y hay que dedicarle tanto tiempo como a la estrategia comercial, a la producción o a la innovación.

La dirección financiera y de tesorería, el control de los presupuestos y de los cobros y pagos, son el día a día de cualquier empresa y tienen tanta repercusión en la actividad del negocio como la fabricación, la atención al cliente o el volumen de ventas. Además la gestión es coordinación, del personal, de los recursos y del capital de la empresa, de poco sirve tener cierta ventaja competitiva si luego no sabemos aplicarla correctamente en la organización.

Hay que sacar información de todos los agentes con los que interactuamos, clientes, proveedores, competidores. Obtener feed-back del mercado en el que nos movemos, es vital para tomar decisiones y preparar a nuestra empresa para los continuos cambios que se van a suceder. Nuestra orquesta debe estar afinada, todos los instrumentos deben sonar bien, pero, además, ha de haber un director que sepa sacar provecho a cada uno de ellos.

La gestión en los emprendedores

Un caso muy claro de la poca importancia que se da a la esta disciplina se puede comprobar con las cifras de fracaso de los emprendedores. Una persona que tiene un proyecto empresarial, invierte mucho tiempo en el desarrollo de su idea, la elaboración de su plan de negocio, la búsqueda de financiación y hasta en la elaboración de un buen plan de marketing. Sin embargo muchas empresas, con ideas magnificas y un buen nivel de ventas, no consiguen superar el umbral de los tres años de actividad y cierran antes de esa fecha.

En muchos casos, la explicación de este fracaso es la poca atención que se presta a la gestión. No importa que el producto sea bueno y, ni siquiera, que se venda mucho si no hemos hecho una buena planificación de los márgenes de beneficios y de los gastos de la actividad, no se trata de vender mucho si no de vender bien y, hoy en día, también de cobrar.

Puede ocurrir que no hayamos previsto la carga financiera de la actividad y esas ventas no sean suficientes para compensarla, otras veces, la falta de planificación puede llevarnos a una situación de un volumen de actividad mayor al esperado y no estar preparados para ello. La gestión nos ayuda a prever todo este tipo de situaciones, pero hay que hacerla de manera rigurosa y darle la importancia que realmente tiene.

La realidad de la gestión en las empresas

Analizando las conclusiones del estudio de efm, podemos destacar que:

  • Sólo un tercio de las empresas españolas parece tener un nivel de control de gestión adecuado.
  • Una mayoría de las empresas consideran que no necesitan utilizar herramientas de control de gestión.
  • La mayor parte de las pymes españolas son vulnerables al actual entorno, porque carecen de la información y de la metodología necesarias para llevar una buena gestión.
  • La capacidad de reacción como resultado de la aplicación de herramientas de gestión adecuadas permitiría posicionar mejor a estas empresas.

Una optima gestión busca hacer mejor las cosas correctas, para eso es necesario identificar los factores que influyen en el éxito o mejor resultado de esa actividad. Pongamos los medios para llevar a cabo esta tarea, es mucho más importante de los que creemos, si no poseemos los conocimientos necesarios o no tenemos tiempo porque nuestra actividad no nos lo permite, busquemos ayuda en ese sentido porque, al final, el futuro de nuestro negocio puede depender de ello.

Una de las aspectos fundamentales de las empresas, es la gestión del negocio , con la que tratamos de mejorar la productividad y la competitividad de las empresas. Además, contar con las herramientas de gestión adecuadas será uno de los factores clave para alcanzar nuestros objetivos de éxito.

Por Experto Sage

Más Información | Gestión y Administración
En Blog Sage Experience | Financiar el activo: cómo arruinar una empresa en 6 meses
Imagen | Festival Internacional de Cine de Guadalajara

Mister Empresa es Master en Asesoría Fiscal y Contabilidad. Consultor empresarial y formador de emprendedores, pertenece a la red de mentores de empresas de la Xunta de Galicia y escribe en Pymes y Autónomos y en Yo llego a fin de mes.

Colaborador, de Blog Sage Experience.