Es muy fácil arruinarse montando una empresa


Me ha gustado mucho el relato del blog Echaleku, yo me arruiné emprendiendo”, post escrito con el corazón y basado en una experiencia personal en la que los errores en el proceso de gestión de una empresa han arrastrado a la ruína a un emprendedor y luego ha conseguido rehacer su vida financiera para volver a montar una empresa.

Cuando hablamos de emprender, montar empresas o establecernos por nuestra cuenta, damos la imagen en multitud de ocasiones de que estamos hablando del ansiado dorado, como esa meca en la que los perros se atan con longaniza y cualquiera que llegue triunfa. Nada más lejos de la realidad empresarial, porque es mucho más probable arruinarse montando una empresa que hacerse rico o simplemente, montar una estructura empresarial que funcione meridianamente bien.

La gestión del día a día, las cuentas de tu empresa

Partiendo de la base que ya tenemos nuestro proyecto montado, la gestión del día a día es la pieza fundamental para tener las claves correctas en la toma de decisiones. No basta con mirar las cifras de ventas, hay que controlar férreamente que los gastos no se disparen.

Es muy normal que muchos emprendedores o empresarios no tengan una imagen general de los ingresos y gastos de sus empresas. No pido ya un detalle como el que puede llevar un departamento de administración o financiero, pero cualquier empresario debería saber mentalmente, la cantidad aproximada de gastos mensuales que se originan en su empresa en un par de minutos.

La ostentación y el crecimiento desmedido

Cuando las empresas funcionan, la tendencia a derrochar y a acometer gastos por encima de los baremos razonables va en aumento. Además, los gastos superfluos son uno de los principales problemas que tienen todas las empresas dentro de su funcionamiento, dado que el equilibro entre imagen, marketing y rentabilidad debe estar muy bien ponderado.

Es obvio que una excelente zona comercial para nuestras oficinas es una ubicación perfecta, al igual que transmitimos una mejor imagen con unos diseños botinos en mobiliario y decoración. Pero estas ventajas en imagen no son gratuitas y no todas las empresas están capacitadas para llevar adelante esa política de imagen. Controlar estos aspectos, son factores clave para que la empresa funcione con normalidad.

La cabeza fría en todo momento

Como conclusión llegamos a un razonamiento muy sencillo y es que el emprendedor debe mantener la cabeza fría y los pies en el suelo siempre. no basta con vender mucho ni con ver cómo el proyecto crece día a día. El crecimiento debe ser fuerte y sostenido, porque si no es así, es muy probable estrellarnos completamente y tener graves problemas en nuestra vida personal.

En blog Sage | Emprender es la única opción que valoramos para poder ser felices: Sergio Cortés, Social-Buy
Imagen | Alina Sofia

Remo, muy relacionado con la dirección financiera y fiscal de empresas. Escribe habitualmente en los blogs Pymes y Autónomos y El Blog Salmón.

Puedes seguirlo en Twitter en @Remo_