En 2012 se acaban las bonificaciones fiscales para el gasóleo profesional


El sector de transporte por carretera anda un poco revuelto con la noticia de la eliminación de la devolución de los impuestos en el gasóleo profesional a partir de 2012, dado que se elimina esta bonificación para todas las empresas de transportes, tanto de pasajeros como de mercancias.

La devolución de los impuestos pagados en el gasóleo profesional, lleva en vigor desde el año 1996 y es un mecanismo que da a los transportistas una devolución de 0,028 euros/litro de carburante consumido durante el año. A efectos prácticos, taxistas, empresas de transporte de viajeros y transporte de mercancias verán cómo se encarecen sus costes de manera automática.

Exenciones en el gasoil que permanecen

No obstante, esta bonificación en impuestos sólo desaparece para algunos sectores como los enumerados, dado que en los sectores primarios sí se mantiene la bonificación que mantiene el gasoil, dígase los sectores de agricultura, ganadería y pesca.

Estas diferencias de trato no tienen una base económica fundada, dado que sí realmente se quiere “ahorrar” eliminando deducciones y bonificaciones en impuestos, se deben eliminar dichas bonificaciones en todos los sectores, no sólo en el transporte por carretera tal y como se va a llevar a cabo en 2012.

Cambios fiscales en carburantes desde Europa

Estos cambios en la fiscalidad de los carburantes responden a los cambios de criterio en el tratamiento fiscal de los distintos gasóleos desde Europa. En una primera fase, se eliminará el tramo del gasoleo profesional sin diferenciar por el uso personal o particular y en una segunda fase, se llevará a cabo una equiparación completa de los impuestos que se repercuten en los hidrocarburos.

El sector de transporte ya está solicitando que se amortigue la pérdida de competitividad que conlleva ésta eliminación de las bonificaciones fiscales, aunque como en todos los casos en los que tenemos un incremento generalizado de los costes empresariales, los paganinis reales de la modificación en los impuestos somos el resto de empresas usuarias que nos afecta también el coste de los transportes y por supuesto, los consumidores finales.

Las medidas inflacionarias, vías alternativas

El sector del transporte por carretera y pasajeros tiene pocas vías de reconversión hasta que los vehículos industriales e híbridos presten unas características adecuadas para el transporte masivo de mercancias y para la sustitución de autobuses por sistemas eléctricos o híbridos.

En ambos casos, nos encontramos con que el alza de los costes puede desplazar el transporte de pasajeros y mercancias a nichos aunxiliares al tren como solución más competitiva en costes, pero claro, el problema de coberturas e infraestructuras en todo el territorio es un hándicap que tampoco se puede realizar de un día para otro.

Aún así, el coste de carburantes es un coste muy volátil que ha presenta oscilaciones muy importantes durante los distintos periodos, dado que su precio va íntimamente ligado a los parámetros macroeconómicos y a la evolución de la cotización del dólar y del petróleo, por lo que estas bonificaciones fiscales se han perdido sustancialmente en los grandes cambios de precio que han experimentado los carburantes en estos años.

Más Información | Circula Seguro, El Economista
En Blog Sage | Ahorrar costes en el comercio electrónico, el factor logístico
Imagen | whl.travel

Remo, muy relacionado con la dirección financiera y fiscal de empresas. Escribe habitualmente en los blogs Pymes y Autónomos y El Blog Salmón.

Puedes seguirlo en Twitter en @Remo_