Empresas que se deben constituir bajo sociedad limitada siempre


Muchos de los que están montando empresas, poniendo en marcha cualquier tipo de proyecto o incluso tienen ya funcionando un negocio, se plantean siempre la fórmula jurídica más adecuada de la empresa. En muchos casos, se da la casuística de arrancar la empresa desde autónomo o sociedad civil, descartando la creación de una sociedad limitada.

Los principales motivos que tienen estos emprendedores en mente para no crear una sociedad limitada son los costes que implica, tanto en la constitución como en la posterior gestión contable y fiscal y la necesidad de contar con un equipo externo para las labores de asesoria. El problema es que se descartan otros factores de riesgo en muchos tipos de empresas en los que montar la sociedad limitada es la opción más recomendable.

Empresas con riesgos jurídicos, siempre bajo sociedad limitada

Hoy en día, internet por ejemplo, es uno de los sectores de mayor crecimiento en la creación de empresas. Desde diferentes redes sociales a modelos de apps, prestación de servicios o comercio electrónico. En todo caso, cuando una empresa cuenta con una comunicación bidireccional con sus usuarios, cualquier fórmula que no sea sociedad limitada, es correr riesgos patrimoniales innecesarios.

Si queda algo claro a día de hoy, es la inseguridad jurídica que hay en internet para los dueños de foros, redes sociales o incluso cualquier web. Cada día vemos sentencias en las que el administrador de un foro es condenado por responsabilidad de los comentarios de terceros, vemos también cómo existe un riesgo importante en referencia a los derechos de autor, material protegido y uso de este contenido en nuestra web e incluso, tenemos siempre el cumplimiento obligatorio de leyes como la LOPD y la LSSI.

En estos casos, un error en la gestión de nuestra empresa, una demanda fallada contra nuestros intereses o un problema judicial grave, nos puede acarrear un quebranto económico de primera magnitud que nos obligue al cierre de la empresa.

Si estamos operando bajo una fórmula de sociedad limitada, en el peor de los casos, tendremos que liquidar la empresa, cerrar y pasar página, pero si operamos como sociedad civil o autónomo y nos condenan por ejemplo con una sentencia indemnizatoria de 100.000 euros, tendremos esa deuda contraída hasta que la terminemos de pagar aunque no tengamos ese dinero.

El coste a corto plazo vs seguridad a largo plazo

Entiendo que hay que ahorrar costes en las empresas a todos los niveles, pero al igual que defiendo este control en los costes, hay que ser precavido y proteger jurídicamente nuestras empresas, nuestras inversiones y nuestro dinero.

Si vas a operar en sectores con alta litigiosidad, sectores desconocidos o que tengan muchas aristas, tienes que ser consciente de que la propia protección de la empresa y por extensión tu patrimonio es tu primera necesidad vital. En esos casos, busca siempre la sociedad limitada y la responsabilidad empresarial perfectamente acotada. El resto de cuestiones de decisión sobre la fórmula jurídica, es intrascendente.

En Blog Sage | Emprendedor ¿sabes lo que son los PAITs y cómo te pueden ayudar?, Las Sociedades Profesionales: requisitos y condiciones para su constitución
Imagen | Paul Albertella

Remo, muy relacionado con la dirección financiera y fiscal de empresas. Escribe habitualmente en los blogs Pymes y Autónomos y El Blog Salmón.

Puedes seguirlo en Twitter en @Remo_