El entorno de la empresa y sus efectos

La empresa suele ser un ente cerrado con una estructura, una organización, una planificación o unos objetivos independientes. Sin embargo esa independencia no evita que, perteneciendo a un sistema económico más complejo, la empresa se vea influenciada por el entorno que la rodea.

La estructura de ese entorno, las relaciones que en él se establecen o los cambios que se producen tienen una influencia que la empresa no puede ni debe ignorar. Por eso debemos plantearnos qué factores del entorno pueden influir en las actividades de nuestra empresa y los efectos que éstos pueden producir.

Características y factores del entorno

La primera característica del entorno es la dinamicidad, que viene dada por el caracter cambiante del mismo y por la velocidad a la que se producen esos cambios.

La segunda es la ambigüedad ya que no hay una solución única a las circunstancias que el entorno nos ofrece, lo que le confiere una gran incertibumbre, que se acompaña porque no existe una tendencia clara sobre cómo se pueden suceder los acontecimientos que define la tercera y última característica, la discontinuidad y la inestabilidad de éste.

En cuanto a los factores, los podemos dividir en cuatro grandes grupos:

  • Socioculturales.
  • Económicos.
  • Tecnológicos.
  • Político-legales.

Dentro de estos cuatro grupos se encuadrarían las relaciones con los clientes, los proveedores, con la Administración o la competencia. También la aparición de nuevos productos, de nuevos sistemas productivos, de nuevas leyes o normas mercantiles, físcales, laborales o los cambios en el sistema financiero.

Los efectos del entorno en la empresa

Básicamente los elementos citados anteriormente tienen unos efectos en nuestra empresa que se suelen identificar como amenazas o como oportunidades. Los primeros representan los impactos negativos que podrían tener sobre la empresa y que suponen un peligro para la seguridad o los objetivos del negocio. Las oportunidades muestran los efectos positivos que han de aprovecharse para crecer, para mejorar en el desarrollo del negocio.

Es importante establecer un proceso de análisis de ese entorno para poder detectar esas amenazas y oportunidades que el entorno cambiante provocarán en la empresa, con el objetivo principal de sacar partido de las oportunidades y minimizar el impacto de las amenazas o, en el mejor de los casos, poder transformar esas amenazas en oportunidades.

Los cambios del entorno, sus formas y los efectos que éste tiene representan un reto para las empresas. Es necesario que éstas tengan una respuesta hacia ellos para conseguir que la empresa controle al entorno y no sea el entorno quien controla a la empresa.

En Blog SAGE Experience | Sobrevivir: el objetivo de las empresas para el 2011
Imagen | sergis blog

Mister Empresa es Master en Asesoría Fiscal y Contabilidad. Consultor empresarial y formador de emprendedores, pertenece a la red de mentores de empresas de la Xunta de Galicia y escribe en Pymes y Autónomos y en Actibva .
Puedes seguirlo en Twitter en @misterempresa