Deportes de equipo en la empresa para fomentar el trabajo colaborativo

Deportes de equipo en la empresa para fomentar el trabajo colaborativo

Una empresa suele tener una serie de objetivos que se plantean a principios de año y de cuyo cumplimiento depende la buena marcha de la misma. Los objetivos suelen ser generales, de grupo, pero también individuales. En todo caso, es necesario trabajar de forma conjunta entre todos para lograrlos. A veces es necesario estimular esta unión entre todos los trabajadores para facilitar la consecución de dichos objetivos. Un ejemplo sencillo es el uso de los deportes de equipo en la pyme para fomentar el trabajo colaborativo.

No es la primera vez que deporte y empresa se unen en función de unos valores concretos. En ocasiones es la empresa la que se apropia de los valores del deporte para fomentar una unión en los equipos de trabajo para mejorar su funcionamiento. Pero también los equipos deportivos han copiado estructuras y formas de trabajo de la empresa, especializando a determinados trabajadores, externalizando determinados trabajos, etc. Vamos a ver unos cuantos deportes que podemos practicar para mejorar el trabajo en equipo en las empresas.

Ligas de empresa, todos sumando

No es raro que, sobre todo si nuestra empresa está en un Parque empresarial podamos apuntarnos a una liga de empresa, ya sea de fútbol sala, baloncesto o voleibol, por citar algunos ejemplos. En todo caso, los debemos afrontar pensando no sólo en ganar, sino en mejorar la relación entre todos los integrantes del equipo. La solidaridad es un valor que tenemos que tener presente en los juegos de equipo.

No todos los integrantes del equipo, al igual que ocurre en la propia empresa, tienen el mismo talento. Habrá algunos que destaquen por encima del resto, pero tendrán que ayudar a sus compañeros para que el objetivo del grupo salga reforzado, destacando el equipo por encima de la individualidad. De nada servirá ser pichichi de la liga si esto no se hace en beneficio de toda la organización.

Además tenemos que tener presente la deportividad, porque no sólo se trata de un juego, sino que como empresa vamos a competir contra otras empresas, que pueden ser clientes, proveedores, colaboradoras en algún momento y tenemos que dar una buena imagen más allá de ganar o perder.

Todos en una misma dirección, ciclismo en grupo

Con el tema de las individualidades y el grupo un buen ejemplo es el ciclismo. Es un deporte peculiar, donde se corre en equipo pero se gana de forma individual. El bbeneficio para el equipo está en que los premios económicos que se ganan junto con las carreras, se reparten entre todos los compañaros del equipo, de manera que todos tienen el un objetivo común y una motivación extra.

En la empresa el ejemplo puede ser el del comercial que firma el contrato, pero que para que lo haga necesita a un departamento administrativo, marketing, etc. detrás de él que han estado poniendo su granito de arena y han hecho posible que culmine en el cierre de la venta por parte de un único miembro del equipo.

No vamos ya a hablar de competir como empresa en una carrera ciclista, puesto que al ser un deporte no tan mayoritario como el fútbol es complicado encontrar a varios miembros de una empresa que lo practiquen de forma habitual. Sin embargo, si podemos organizar alguna actividad para rodar en grupo, dando relevos, de forma que todos los miembros del equipo contribuyen a la marcha del grupo. Los más fuertes darán relevos más largos, protegiendo a los más débiles que harán contribuciones más cortas. De esta forma se refuerza el espíritu de pertenencia a un grupo y el objetivo común.

Remando todos a una

Otro ejemplo de trabajo en grupo es el remo. Todos los miembros de nuestra empresa tienen que ponerse de acuerdo a la hora de remar, ya que de otra forma en lugar de avanzar sólo daremos vueltas. Es un gran ejemplo de como un mal entendimiento de los miembros de una empresa pueden lastrar la consecución del objetivo común.

Está claro que el remo no será un deporte que podamos practicar de forma habitual, pero siempre podemos programar alguna actividad de forma puntual, generando además un trabajo fuera de la oficina que nos ayude a eliminar el estrés que poco a poco se va acumulando a lo largo del año.

Al final el objetivo de la actividad deportiva siempre será la misma, no será ganar la liga de fútbol, la carrera de bici o remo. Nuestro objetivo es tener un buen equipo de trabajo, que sepa ser solidario y se ayude para que al final la facturación de nuestra empresa llegue a las cifras que nos hemos fijado a principios de año.

En Blog Sage Experience | Cómo hacerte un buen gestor empresarial practicando deporte
Imagen | juantiagues

LosLunesAlSolTrabajando en Pymes durante varios años en las áreas de sistemas, redes y Helpdesk, creo que he pasado por casi todos los departamentos del área técnica de la empresa. Escribo habitualmente en Tecnología Pyme.

En Twitter me podéis encontrar como @LosLunes_AlSol