Publicado por el 15/08/2010 | Economía y empresa | 2 comentarios

Cuando se rompe el equipo: El caso de la Cadena SER

Hemos tratado la importancia de tener un buen equipo y la manera de crearlo, pero no hemos hablado de como actuar si el equipo se rompe. Una gran parte de la información deportiva de este verano se ha centrado en dos temas, la victoria de España en el Mundial de fútbol de Sudáfrica y la ruptura del equipo de información deportiva de la Cadena SER.

El equipo de deportes de esta cadena radiofónica ha sido, durante años, el número uno de audiencia en la radio de nuestro país. Por motivos que no vienen al caso, este verano el equipo se rompe y la mitad de sus componentes se van a la competencia ¿qué debe hacer ahora la empresa para mantener el nivel y reducir el impacto de esta situación?

Las dos alternativas

Nuestro equipo funciona, pero llega un momento en que se deshace. En este caso, además, sus componentes se van a la competencia por lo que, al problema de las sustituciones hay que añadir el riesgo de perder cuota de mercado en favor de la otra empresa.

Tenemos dos alternativas, apostar por la promoción interna y cubrir los puestos de responsabilidad con gente de la casa o bien cubrir esas vacantes con profesionales con experiencia en el sector que estén trabajando en otras empresas.

Apostar por la gente de la casa

Cubrir puestos que suponen responsabilidad y liderazgo con “personas de la casa” es una decisión arriesgada, que estén o no a la altura de sus predecesores es la principal incertidumbre. Obviamente esta decisión no se toma a la ligera y se opta por esta vía cuando estamos seguros de que tenemos, dentro de nuestra empresa, las personas indicadas para sustituir a los que se marchan.

Esta decisión puede tener un efecto motivador en el resto de la plantilla, que puede ver un reconocimiento de sus méritos, o de los de sus compañeros, y una oportunidad, presente o futura, para ascender en la empresa.

Las personas que ocupan esos nuevos puestos ya conocen la empresa, la manera de trabajar, a los clientes y proveedores y el impacto en la organización se supone menor cuando el personal que venga nuevo ocupe puestos más bajos en el organigrama.

Traer talentos de otras empresas

¿Qué ocurre si decidimos sustituir a los que se marchan con personas de fuera? Podemos optar por incorporar a nuestro equipo a profesionales con prestigio y experiencia en nuestro sector para ocupar los puestos de los que abandonan el equipo.

Si optamos por esta alternativa, la incertidumbre sobre la aptitud de las personas que van a llevar a cabo ese desempeño es menor, pero el coste económico puede ser más elevado, porque fichar a profesionales de la competencia nos saldrá más caro que la subida de sueldos de las personas a las que ascendamos.

Por otro lado, los nuevos componentes del equipo pueden traer con ellos nuevos clientes y reforzar la posición de la empresa, ante la posibilidad de que nuestros antiguos compañeros se lleven con ellos a algunos de nuestros clientes.

Sin embargo, como ya hemos hablado en otros post, es importante la armonía y el entendimiento entre los miembros del equipo, introducir a una o varias personas ajenas a nuestra organización, puede romper esa armonía. Los nuevos miembros de nuestro equipo puede tener una manera distinta de hacer las cosas, pueden no integrarse bien en el grupo o hacerlo de una manera más lenta de los deseable, con los efectos negativos que eso puede tener.

Entonces, ¿qué hacemos?

Cada caso particular ha de analizarse por separado, porque optar por una solución u otra debe decidirse en base a distintas variables, así que no hay una fórmula mejor que otra. En ocasiones, incluso, una solución mixta puede ser más favorable.

En el caso de las cadenas de radio, veremos cuál es la apuesta ganadora, la de la SER, que apuesta por la gente de dentro, o la de la COPE, que se llevó a la mitad de ese equipo y lo integrará en su organización. Pero tampoco pensemos que el resultado de esta contienda suponga que su opción sea la mejor en todos los casos.

En Blog SAGE Experience | Las bases para crear un buen equipo
Imagen | CdePaz

Mister Empresa es Master en Asesoría Fiscal y Contabilidad. Consultor empresarial y formador de emprendedores, pertenece a la red de mentores de empresas de la Xunta de Galicia y escribe en Pymes y Autónomos y en Yo llego a fin de mes.

Colaborador, de Blog Sage Experience.

Puedes seguirlo en Twitter en @misterempresa

2 Comentarios

  1. Decía McLuhan que “el medio es el mensaje”, y yo estoy de acuerdo con esa afirmación. Por encima de los periodistas, comentaristas y animadores hay una cadena de radio que es una máquina de hacer dinero vía publicidad y es capaz de mantener una audiencia millonaria. Da igual quién esté al frente de los programas porque las estrellas radiofónicas las fabrica el propio medio, no las personas por sí mismas porque valgan un potosí, salvo alguna excepción.

    Ahora la COPE se lleva a casi todo el equipo de información deportiva de la SER para regenerar el mensaje, los contenidos, las voces. Y no me extraña, porque el anterior responsable de deportes tenía tal fijación con un equipo de fútbol que viste de blanco que rallaba lo enfermizo, y eso restaba mucha audiencia. Todo va a ser nuevo y fresco, y a la cadena episcopal le hacía falta. Dicen que ha soltado un montón de pasta, pero la apuesta es buena.

    Para la SER, lejos de provocarle una depresión, la maniobra de la COPE le viene que ni pintada. Buscará nuevo equipo, básicamente de la cantera, se queda con Manolo Lama, un monstruo de la información deportiva (con quien compartí pupitre en la facultad), se queda con los mismos oyentes y no le cuesta un duro más disponer de una nueva plantilla motivada dispuesta a demostrar lo que vale.

    Vuelvo al principio, la gente enciende y apaga su receptor de radio en el mismo dial de su emisora favorita. Seguro que la SER no nota la diferencia y la COPE mejora sus contenidos.

  2. Desde el punto de vista empresarial, la apuesta de la COPE supone el riesgo de integrar a todo ese grupo de gente en su organigrama y que pueda hacer su trabajo de la misma manera que hasta ahora. Además habrá que medir el retorno económico que obtendrá, tras el aumento del gasto para pagar a los nuevos y las indemnizaciones de los que se van, y si es capaz de rentabilizar toda esa inversión.
    Para la SER, puede haber una evidente pérdida de oyentes y anunciantes, pero todo esto hay que medirlo en el largo plazo. Si la gente que pasa a ocupar los puestos de los que se han ido lo hacen bien, ese impacto se irá diluyendo. Además hay que tener en cuenta que la presencia de las emisoras de la SER es mayor que las de la COPE por lo que, inevitablemente, habrá oyentes de determinadas zonas que, aunque quieran, no podrán cambiarse de emisora.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>