Creación rápida de empresas por 100 euros: ni es rápida ni es barata


Hace un par de meses, el Ejecutivo presentó una simplificación muy importante para la creación rápida y barata de empresas. Este procedimiento contempla la constitución telemática de una sociedad limitada de tal manera que en unos cinco días como máximo la empresa esté constituida, inscrita en el registro mercantil, con el CIF asignado y dispuesta para comenzar sus operaciones.

El problema que tenemos dentro de todo este proceso son dos fundamentalmente, ambos problemas causados básicamente por notarios y registradores y que pueden crear un verdadero laberinto y dolor de cabeza al emprendedor que decida constituir su empresa por este trámite. A partir de este punto, voy a narrar mi experiencia en la creación rápida de empresas, al igual que les ha ocurrido a otros emprendedores que se han decantado por este formato.

Desconocimiento del proceso de creación rápida de empresas por la mayoría de notarías

Allá por el mes de enero, después de mes y medio de la publicación en el BOE (PDF) del decreto para la creación de empresas, me puse en contacto con las tres notarias existentes en una capital de provincia. En dos de ellas, el proceso que le comenté a los administrativos de dichas notarías les sonaba a chino mandarín y parecía que les hablaba de un proceso existente en Filipinas. En la tercera notaría, accedieron a la tramitación de dicho proceso.

En el proceso de redacción de las escrituras y adaptación de los estatutos estándar, los registros mercantiles establecen que es imposible inscribir todos los objetos sociales que contemplan estos estatutos, que es necesario definir todas las fórmulas de administración posible y que se deben contemplar otras disposiciones legales en todos los estatutos. No obstante, este tipo de correcciones, son el problema menor, dado que se resuelven con tiempo pero sin dinero. El verdadero problema lo encontramos en la traba de la liquidación de actos jurídicos documentados.

¿Quién tiene que liquidar el impuesto de actos jurídicos documentados?

La mayoría de notarías consideran que en el caso de que ellos realicen la presentación telemática del impuesto sobre actos jurídicos documentados, tienen que cobrar esta gestión de manera independiente a la constitución de la empresa. A mí particularmente me presupuestaron en 150 euros la gestión, extremo al que yo me negué por considerarlo muy caro y por tanto, el proceso se interrumpe completamente.

No obstante, en este punto el notario considera que me da mis escrituras y que yo me puedo hacer cargo de la liquidación del impuesto y por tanto presentarlas al registro mercantil. Sigo esos pasos, la factura de la notaría se eleva a 150 euros (por la emisión de las copias autorizadas y dos copias simples) y yo continúo el proceso.

Llegamos al Registro Mercantil, 200 euros

Aunque las escrituras ya se han presentado en el Registro Mercantil para su inscripción, es imprescindible que anexemos la liquidación de actos jurídicos de la constitución. Dado que el notario no facilita copia telemática de dichas escrituras a los usuarios porque el Colegio de Notarios se lo prohibe, el Registro Mercantil estima que la presentación en papel de dichas escritura implica perder la exención de publicidad en el BORME y que los trámites a llevar a cabo para la inscripción definitiva son los estándares.

En esta tesitura, el Registro Mercantil solicita una provisión de fondos de 200 euros y por tanto, se acabó la constitución telemática de la sociedad limitada. En este momento es cuándo nos damos cuentas que algo falla en el proceso y que alguien le está tomando el pelo a alguien, dado que según el Registro Mercantil, la obligación de la liquidación del impuesto es del notario y no tiene porqué cobrar por ello y el decreto de creación rápida de empresas deja esta figura abierta a un reglamento futuro.

Conclusiones

A estas alturas, aún ando solucionando algunos problemas entre notario y Registro mercantil pero para todos aquellos que se decidan a constituir una empresa de manera rápida les recomiendo que:

  • Le soliciten al notario la solicitud telemática de la denominación social, no tiene porqué llevar coste adicional.
  • Aclaren previamente con el notario que el responsable de la liquidación del impuesto es el notario
  • Soliciten una copia electrónica de las escrituras de constitución

Y por supuesto, que ante la duda, se dirijan a la notaría que más garantías les ofrezca en rapidez y conocimiento de todo el proceso, dado que no todas ellas están a la altura de las necesidades actuales en creación de empresas.

En Blog Sage | Cómo es la rebaja de impuestos anunciada por Zapatero
Imagen | Remo

Remo es licenciado en Química y LADE, relacionado con la dirección financiera y fiscal de empresas. Escribe habitualmente en los blogs Pymes y Autónomos y El Blog Salmón.

Puedes seguirlo en Twitter en @Remo_