Cómo acometer la entrada en una nueva linea de negocio

Oportunidades

Se nos platea una cuestión en cuanto a la manera de acometer el desarrollo de una nueva linea de negocio por parte de una empresa ya existente. Este es el caso en cuestión:

La situación es la siguiente: mi socio y yo tenemos una empresa actualmente y hemos visto una buena oportunidad de negocio junto con otra persona externa a la empresa.

La duda es que no tenemos claro como actuar, ya que no sabemos si podemos usar nuestra empresa para participar en el capital social de la nueva empresa, si tenemos que participar como socios individuales o si hay posibilidad de crear de alguna manera una especie de división de la empresa existente.

Agradecería sugerencias y posibilidades ante esta situación

¿Integrar o no el nuevo negocio en la empresa ya existente?

La idea de integrar o no el nuevo negocio en la empresa que ya está funcionando hay que afrontarla desde un punto de vista más amplio que la mera cuestión estratégica.

En primer lugar, si va a existir un socio que hasta ahora es externo a la empresa el optar por desarrollar el nuevo negocio desde la misma empresa supondrá darle entrada a éste no sólo en el nuevo negocio sino también en el que ya está funcionando. Habrá que valorar, por tanto, si eso interesa y si su aportación puede resultar también valiosa para la empresa en global y no sólo para esa nueva actividad.

Por otro lado debemos tener en cuenta el posicionamiento que tiene la empresa actual en su sector y si este puede resultar positivo para el nuevo negocio. La imagen de la misma, el reconocimiento que pueda tener el mercado de esa marca, su grado de penetración puede resultar interesante y aprovechable para el nuevo proyecto y, desde ese prisma, incorporar a ese nuevo proyecto tendría un buen efecto.

También hay que valorar el caso contrario, si el sector de la actividad es distinto al actual o si la marca existente está especializada en un nicho diferente puede ser un inconveniente más que una ventaja.

Por último hay que pensar en el aspecto financiero. La situación de la empresa ya existente puede ser una garantía o un problema a la hora de que sea necesario conseguir capital para el nuevo proyecto. Por otro lado si lo que vamos a hacer es buscar capital privado que invierta en el mismo ¿estamos dispuestos a darle al inversor una participación en toda la empresa o sólo en ese nuevo negocio? ¿Le interesará al inversor aportar capital a una empresa con diferentes lineas de productos?

Si creamos otra empresa ¿cómo participamos?

Si nos decidimos por crear una nueva empresa para ese negocio se plantea la duda de si entrar como socio a través de la empresa pre-existente o bien como socios individuales.

Entrando a través de la empresa hay que tener en cuenta que cualquier cambio en la primera sociedad puede afectar a la segunda. Si los socios quisieran vender la primera empresa perderían su participación en la segunda, salvo que se transmitieran a ellos antes esa participación. Igualmente si uno de los socios de la primera empresa quisiera desprenderse de su participación en la segunda, sólo podría hacerlo si es socio directo.

Entrando a través de la sociedad, si la segunda empresa tiene beneficios, los dividendos los cobraría la sociedad y tributaría por ellos en el Impuesto de Sociedades. Si son los socios los que entran a nivel individual los cobrarían ellos y tributarían en el IRPF.

En Blog SAGE | Tres sectores con fuerza en los que emprender
Imagen | Tanenhaus

Mister Empresa es Master en Asesoría Fiscal y Contabilidad. Consultor empresarial y formador de emprendedores, pertenece a la red de mentores de empresas de la Xunta de Galicia y escribe en Pymes y Autónomos y en Actibva .
Puedes seguirlo en Twitter en @misterempresa