Claves para luchar contra la depresión postvacacional

Tras las vacaciones los empleados deben reincorporarse a su puesto de trabajo habitual, pudiéndose enfrentar a un fenómeno que se conoce como estrés o depresión postvacacional. Para luchar contra este bajón de rendimiento existen algunas claves que pueden aplicar tanto las empresas como los propios trabajadores.

Ante todo debemos comprender que se trata de un efecto natural producido por un cambio de rutina repentino, tanto en horarios como en libertad de acción. Suele durar una semana, aunque depende de cada caso concreto, y se debe combatir con ánimo y buen humor.

Recupera el ritmo

Durante las vacaciones probablemente hayamos tardado en desconectar de los horarios laborales y a su fin nos vemos obligados a regresar a la rutina anterior. En la práctica hablamos de algo tan simple como la hora a la que despertar, ya que podemos pasar de hacerlo a las 11, a las 7 de la mañana.

Para suavizar el regreso al empleo es recomendable ir adelantando paulatinamente la hora de despertar y la hora de acostarse durante la semana previa al regreso al trabajo. Con ello acostumbraremos poco a poco a nuestro organismo a su nueva rutina y podemos ir acabando con el mal humor que podría acompañarnos durante el día de regreso.

Las obligaciones laborales van a limitar nuestra libertad, pero tenemos que tratar de verlo de forma positiva y aprender a disfrutar del tiempo libre que tengamos. Una buena idea es planear algo para el próximo fin de semana y quedar con conocidos al salir del trabajo.

No debemos castigarnos aislándonos y pensando que la vuelta al trabajo nos limitará, tenemos que enchufarnos a los estímulos del empleo poco a poco, empezando por las labores simples para ir asumiendo retos poco a poco. Por experiencia sé que no siempre es posible hacerlo así debido a la presión de las empresas, pero hay que tomárselo con filosofía y calma, especialmente si tenemos un puesto de mando.

Tenemos que estar al día de lo que ha pasado en nuestra ausencia, pero un exceso de información nos saturará y dificultará los días posteriores debido a la presión mental. Por ello la empresa y el resto de responsables o empleados deben ayudar: no hay que dejar montones de documentos acumulados encima de la mesa (o email) del compañero y hay que permitir que se aclimate, especialmente si lleva fuera un mes.

Algunas claves

Para luchar contra la depresión postvacacional existen algunos consejos que podemos aplicar y que lograrán facilitar nuestra “vuelta a la acción”.

  • Haz deporte para liberar estrés: los fines de semana o durante algunos días laborales en horario no laboral, es buena idea hacer deporte para relajar nuestro cuerpo. Además será una liberación mental y un hábito muy saludable.
  • Haz una lista de prioridades para afrontar las tareas acumuladas (o nuevas) poco a poco, evitando la saturación. El email no es un enemigo y aunque hayan muchos correos acumulados, debemos afrontarlos poco a poco y priorizando por complejidad y urgencia.
  • Piensa en positivo y relaciónate con los compañeros con los que has perdido contacto durante las vacaciones.
  • No retrases lo urgente o terminarás la jornada laboral con ansiedad y te acompañará a casa
  • Date un premio: puedes ir al SPA, planificar unan buena cena o una escapada de fin de semana.

El estrés postvacacional puede terminar en depresión o fusionarse con el síndrome de Burnout, también descrito como “quemarse en el trabajo”. Por ello es importante aprender a disfrutar de nuestro trabajo y de nuestro tiempo libre, buscando retos y centrándonos en lo positivo.

En Blog Sage | Facilitar el trabajo a quien nos sustituye por vacaciones, La auto formación, una opción a tener en cuenta para las vacaciones, Centro de negocios, la opción de emergencia cuando estamos de vacaciones, Cuatro razones por las que merece la pena cerrar en agosto
Imagen | Paalia