15 consejos para fortalecer tu equipo en 2015

9653672799_e41f400f68_z

Las empresas se componen de personas que a su vez pueden alinearse en forma de grupos y que también pueden ser organizadas en equipos de trabajo. Con todo ello podemos entender que la gestión de personas se mueve en diferentes dimensiones que debemos intentar manejar adecuadamente, lo cual no es sencillo.

Cuando hacemos balance de 2014 seguro que podemos encontrar cosas que podíamos haber hecho mejor, pero también recordaremos algunos aciertos en materia de recursos humanos. Con ello, puedes configurar algunos objetivos organizacionales para fortalecer tu equipo de cara a 2015.

Entiende que un trabajador es un sujeto complejo

Las personas no solo nos definimos por nuestra condición de individuos, sino también por nuestra posición dentro de un grupo. La empresa debe entender que el rol de un empleado es algo complejo y que incluso puede variar según el equipo en el que se le ubique. Por tanto, no podemos influir sobre él actuando únicamente en el terreno de lo individual.

Garantiza el respeto

El respeto debe ser la base de todo equipo y para garantizarlo la empresa debe realizar una labor de supervisión, primero mediante el liderazgo conferido y luego creando canales de comunicación que permitan solucionar los problemas internos de los equipos.

Objetivos: alinea al trabajador con su equipo

Cuando se crea un equipo de trabajo, la empresa debe intentar marcar las normas y objetivos que definirán su funcionamiento. Designar un líder adecuado puede ayudar a la hora de conseguir que todos los miembros puedan posicionarse adecuadamente respecto a sus funciones.

Este liderazgo designado debe dotarse de responsabilidad y herramientas suficientes como para obtener soluciones y exponer problemas a los superiores. Si el equipo tiene objetivos claros y los trabajadores se comprometen con ellos, también se estarán alineando con la empresa.

Establece controles

Al igual que se realiza un control sobre el rendimiento individual, debería controlarse la evolución del equipo respecto a sus objetivos, de modo que todos sepan cómo han evolucionado al respecto y que puedan corregirlo a tiempo.

No temas crear equipos heterogéneos

Los equipos homogéneos tienden a encontrar soluciones más rápidas, pero también suelen ser menos creativos debido a la facilidad de llegar a acuerdos. Introducir a sujetos diferentes en un mismo equipo es más conflictivo, pero si sabemos gestionarlos pueden ofrecer soluciones más completas, debido a la necesidad de un mayor esfuerzo de negociación.

Por otro lado, si creamos equipos formados por profesionales de diferentes áreas de conocimiento, estos contarán con un mayor conocimiento de las repercusiones de cada decisión. Ahora bien, debemos diferenciar entre equipos orientados a soluciones/ideas y aquellos que sean de trabajo habitual.

Potencia la cohesión

Crea actividades que fomenten la cohesión de los equipos, dentro de la empresa y fuera de ella. Puedes organizar jornadas lúdicas mediante acciones guiadas o fomentar las actividades deportivas fuera del entorno profesional.

Enseña a trabajar en equipo

Cuando se crea un equipo se puede realizar una pequeña acción formativa en la que se aclare lo que espera la empresa del mismo y cómo deberá organizarse el trabajo de forma general. Marcando esta guía, todos sabrán a qué línea de trabajo deberán atenerse.

Estimula a tus equipos

El reconocimiento de los esfuerzos individuales o grupales es imprescindible para que los equipos desarrollen sus labores con éxito. Igualmente, tendremos que descubrir sus necesidades y proporcionar soluciones a sus problemas. La motivación individual también se alcanza mediante la estimulación de los equipos.

No creas que los equipos son para siempre

Ir cambiando a los sujetos de grupo puede ser interesante según los objetivos planteados, siempre que se realice con moderación para evitar la desafección de sus integrantes con la empresa. La movilidad nos mantiene despiertos y permite que los trabajadores no se acomoden en grupos cerrados, con perspectivas limitadas.

Introduce procesos de mejora continua

Esto va en línea con el consejo anterior. Evita que los equipos se acomoden en sus procesos habituales, promoviendo la mejora continua de los mismos gracias a la acción del liderazgo.

Los conflictos se solucionan en privado

Si existen conflictos abiertos entre dos miembros de la empresa, debería actuarse buscando la base profesional de los mismos y tomando partido según la naturaleza del caso. Si existe incompatibilidad a la hora de formar parte de un mismo equipo, puede ser contraproducente forzar la situación. En cualquier caso, estos asuntos no se tratarán en grupo sino en privado, bajo la supervisión de los responsables directos.

No ignores al individuo

Aunque estemos trabajando en equipo no podemos dejar de tratar a los trabajadores como individuos. Hay que reconocer su labor particular, analizar sus resultados, confeccionar planes de carrera y hablar con ellos de forma individual y privada. Un equipo no sustituye a la suma de sus miembros.

Permite que los equipos se comuniquen entre ellos

La comunicación horizontal permite que los equipos accedan y compartan información que puede ser muy útil para todos. Realizar dinámicas de grupo que crucen a los diferentes equipos o que incluso mezclen a sus integrantes, puede ayudar a que todos tengan una visión más general sobre la empresa.

Celebra reuniones grupales

Las reuniones individuales son indispensables, pero las grupales son importantísimas cuando se produce trabajo en equipo. Esto nos permite ahorrar tiempo en la comunicación, pero también escenificar que todos estamos en el mismo barco.

Responsabiliza al equipo

Aunque los equipos cuenten con un liderazgo conferido, la empresa no debe cargar al mismo todas las culpas. Si bien se le puedan realizar las indicaciones correspondientes en una reunión individual para no desautorizarlo, todo el equipo debe ser consciente de que los fallos deben ser asumidos por todos como un fracaso del equipo. Igual con los éxitos, por supuesto.

En Blog Sage | Cuatro regalos inmateriales que agradecerán tus empleados estas navidades, La nada como pieza fundamental de los equipos de trabajo, Deportes de equipo en la empresa para fomentar el trabajo colaborativo, El equipo A como modelo de trabajo en equipo
Imagen | UK Ministry of Defence

Germán Rodríguez Udiz es máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration (EEUU), formador de empresas y gestor estratégico. Colaborador de la Escuela de Negocios MBA y Responsable de Marketing Online en Netfactory. Escribe en Pymes y Autónomos, Actibva y BBVA con tu empresa.

Puedes seguirlo en Twitter en @Grudiz