Publicado por el 21/12/2011 | Economía y empresa | Escribe un comentario!

10.000 euros de ahorro en el impuesto de sociedades para el próximo año

Tal como suena: 10.000 euros de ahorro por Sociedades el próximo año. No es que lo diga yo; el próximo año se pasará de los 300.000 euros hasta 500.000 euros el tramo del impuesto sobre sociedades que tributa al tipo reducido del 25%.

Esta medida, que solo beneficiará a pymes, supondrá un ahorro fiscal de hasta 10.000 euros anuales por empresas. Además tendrán la consideración de pyme aquellas empresas con ingresos hasta 12 millones de euros frente a los 10 millones actuales. Seguimos desglosando esta noticia.

El secreto está en la pyme

La legislación vigente establece que los primeros 300.000 euros de beneficio para las pymes tributan al 25% y, el resto, al 30% en el impuesto sobre sociedades. Hasta ahí bien; el nuevo gobierno anunció que elevará este umbral hasta los 500.000 euros, lo que supone un ahorro de hasta 10.000 euros por empresa. Sin embargo, esta medida solo favorece a compañías que tengan beneficios y que, estos, superen los 300.000 euros.

Llevábamos un tiempo donde sólo hablábamos de malas noticias y en un terreno donde a las pymes se les maltrataba y se ponía en duda lo fructíferas que podían ser. Con este detalle vemos como existe una creencia positiva en la pequeña y mediana empresa.

Ahora podemos decir que tenemos una pyme fructífera si tiene una cifra de negocio inferior a diez millones de euros, este nivel lo veremos ahora en doce millones. Ello implica que más compañías podrán tributar a tipos reducidos en el impuesto sobre sociedades. Así, el 99% de las empresas que pagan el impuesto sobre sociedades tendrán la consideración de pyme.

Otra gran noticia para la economía de las pymes es que ya se fijó temporalmente un gravamen del 20% para las compañías con una cifra de negocio inferior a cinco millones de euros y que mantuvieran el empleo. El próximo año veremos como permanece esta medida que, además, no estará condicionada al mantenimiento del número de empleados. Todo indica que las empresas con unos ingresos inferiores a cinco millones de euros tributarán al 20% por los primeros 500.000 euros de beneficio. A partir de ese nivel, pagarán el 25%.

La gran empresa, afectada

La gran empresa seguirá aplicando el criterio de devengo en el IVA. Por lo que pagará el impuesto en el momento en que emite la factura, con independencia del momento en que se cobre. Esta opción está siendo duramente criticada ya que la legislación europea impide establecer de forma generalizada el llamado criterio de caja. Esto supone que las pymes ingresarán el IVA en Hacienda cuando cobren la factura.

Para incentivar la venta de inmuebles se establecerá una exención por las plusvalías obtenidas por la venta de activos fijos cuando se reinviertan en la propia empresa. También se establecerá una rebaja de diez puntos en el impuesto sobre sociedades para los beneficios que, en lugar de distribuirse entre los accionistas, se inviertan en “la adquisición de nuevos activos”.

Conclusión

Algunas de estas medidas han sido tomadas por el gobierno pasado, otras, por el que estará en breve. Todas son positivas para la pequeña y mediana empresa. Lo mejor: parece que todas son factibles mientras no hallemos una zancadilla oculta o con carácter retroactivo.

En Blog Sage | La familia: un concepto de marketing en constante evolución
Imagen | librosyeditores.com

Pablo Herrero

Profesional IT dedicado a entornos empresariales, servicios, servidores y virtualización; ahora consultor informático en NTT, en Barcelona. En ratos libres SEO y redactor en Tecnología Pyme.

Me encontráis a un tweet en @carvajaluchi

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>