Siete consejos para preparar tu contabilidad ante la llegada de los auditores

Barrer debajo de las alfombras no es la mejor forma de limpiar, ya que un profesional de la limpieza rápidamente detectará la suciedad, pues sabe dónde se puede encontrar. De la misma manera, los profesionales de la auditoria de cuentas saben dónde tienen que buscar errores contables, ya que la función de los auditores es analizar la información económico financiera que se refleja en la contabilidad, mediante la utilización de técnicas de revisión y verificación adecuadas, con el objeto de emitir un informe sobre la fiabilidad de la citada información.

Por consiguiente, antes de que los auditores descubran nuestros errores, es mejor que le demos un buen repaso a nuestra contabilidad, ya que los auditores pueden dejarnos en evidencia ante la dirección de la empresa y ponernos en una situación comprometida, si no hemos realizado correctamente nuestras tareas contables.

Recordemos que el ámbito de aplicación de la auditoría se define en el artículo 1, del Real Decreto Legislativo 1/2011 , por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Auditoría de Cuentas (TRLAC). Además, en el artículo 268 del Texto Refundido de la Ley de Sociedades de Capital, se especifica que los auditores de cuentas comprobarán si las cuentas anuales ofrecen la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la sociedad, así como la concordancia del informe de gestión con las cuentas anuales del ejercicio.

En el informe a emitir por un auditor de cuentas se debe poner de manifiesto en relación a las cuentas anuales objeto de verificación lo siguiente:

  • Que la verificación se ha realizado de acuerdo con las Normas Técnicas de Auditoría  aplicables.
  • Que se ha evaluado si  las cuentas anuales se han formulado de acuerdo con los principios y criterios establecidos en el Plan General de Contabilidad, o Normas Internacionales de Contabilidad.
  • Que se ha evaluado la efectividad y la idoneidad de los sistemas de control interno de la entidad.
  • Que se ha evaluado la posibilidad de existencia de fraudes y/o errores en la organización, en relación a la existencia de controles internos.
  • Que ha evaluado la continuidad de la entidad, respetando el principio contable de empresa en funcionamiento y de manera concreta su reflejo en las cuentas anuales.
  • Que ha cumplido con los requisitos de independencia y demás requerimientos de ética aplicables, y que, en base a todo ello, ha obtenido la evidencia suficiente y adecuada para emitir su opinión.

¿Qué se debe hacer antes de la llegada de los auditores?

La llegada de los auditores a la empresas es algo previsible, difícilmente los encontraremos en el mes de agosto preparando la auditoría. Es más probable encontrarlos verificando los recuentos de las existencias a finales o principio de año. Debemos pues prepararnos para su llegada, y para ello hay una serie de tareas que podemos realizar:

  1. Asegurarnos que las existencias físicas coinciden con las registradas en el sistema de gestión de la empresa. Para ello, el mantenimiento periódico del inventario es una buena opción, pudiendo hacerse muestreos por artículos o familias, o recuentos cuando hay que pedir nueva mercancía, etc.
  2. Analizar la información que se extrae de un balance de sumas y saldos, ya que nos puede facilitar la detección de posibles errores, si nos encontramos partidas con saldos contrarios a su naturaleza.
  3. Se debe revisar la existencia de partidas abiertas y partidas pendientes de aplicación, como albaranes de compra o venta, órdenes de producción, ordenes de reparación, albaranes realizados manualmente, etc., para comprobar que se han realizado todas las facturas de venta y contabilizado todas las facturas de compras. Además, no es conveniente dejar partidas en la cuenta 555 pendientes de aplicación.
  4. Comprobar los pasivos bancarios con la CIRBE del Banco de España es también una buena idea, ya que nos permitirá comprobar que los créditos bancarios están correctamente registrados.
  5. Contrastar que la información contable coincide con los modelos tributarios.
  6. Las cuentas bancarias deben de estar conciliadas con los mayores contables.
  7. Hay que comprobar que se realizan todos los asientos de cierre de ejercicio: amortizaciones, variación de existencias, provisiones, periodificaciones, etc.

En blog de Sage | A que nos enfrentamos si no pagamos nuestras deudas