Estas son las novedades que afectarán a las cuentas anuales de las pymes en el cierre de 2016

Ya se sabe que “Spain, is diferent”.

Y por eso, igual que ha ocurrido con la normativa fiscal y el Impuesto de Sociedades, en diciembre de 2016, se han aprobado diversas medidas contables que son de aplicación desde 1 de enero de 2016. Inseguridad jurídica pura y dura.

Así, el Real Decreto 602/2016, de 2 de diciembre, ha aprobado diversas normas de índole contable que afectan a las cuentas anuales que todas las sociedades (salvo que su período impositivo sea distinto del año natural) deben formular antes de 31 de marzo de 2017, y aprobar antes de 30 de junio de ese mismo año.

Veamos en qué afecta a las pymes:

Límites para balance y memoria pymes

El Plan General de Contabilidad de Pymes (PGC-Pymes) establece que, para ejercicios iniciados a partir del 1 de enero de 2016, se igualan los límites de activo, importe neto de la cifra de negocios y número de trabajadores con los previstos para elaborar el modelo abreviado de balance y memoria.

Las empresas que cumplen estas condiciones son aquellas, cualquiera que sea su forma jurídica, individual o societaria, que durante dos ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las circunstancias siguientes:

  • Que el total de las partidas del activo no supere los cuatro millones euros. A estos efectos, se entenderá por total activo el total que figura en el modelo del balance.
  • Que el importe neto de su cifra anual de negocios no supere los ocho millones euros.
  • Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a cincuenta.

Deja de ser obligatorio el ECPN

Desde 1-1-2016, las empresas que puedan realizar Balance de Situación y Memoria abreviados o modelo de Pymes, no estarán obligados a realizar el Estado de Cambios en el Patrimonio Neto (ECPN).  Tampoco Estado de Flujos de Efectivo, pero eso no es novedad.

En el caso de grupos de empresas, para la cuantificación de los limites explicados en apartado anterior, se tendrá en cuenta la suma del activo, del importe neto de la cifra de negocios y del número medio de trabajadores del conjunto de las entidades que conformen el grupo, teniendo en cuenta las eliminaciones e incorporaciones reguladas en las normas de consolidación. Por tanto, en principio, la mayoría de pymes pertenecientes a grupos de sociedades deberá realizar el ECPN.

Sin embargo, esta regla no será de aplicación cuando la información financiera de la pyme se integre en las cuentas anuales consolidadas de la sociedad dominante. Esta redacción deja abierta la puerta a la duda sobre si las pymes integradas en un grupo que formula cuentas consolidadas quedan exoneradas del ECPN o si, por el contrario, es preciso añadir alguna información adicional específica en la memoria consolidada, para obtener esa exención.  Mientras el ICAC no se manifieste, parece conveniente ser prudente y confeccionar el ECPN para evitar sorpresas a la hora de depositar las cuentas en el Registro Mercantil.

Cambios en intangibles

Se modifica el tratamiento contable de los activos intangibles. Esta norma afecta también a las empresas que formulen cuentas anuales normales.

En la aprobación del PGC en vigor, se calificaron ciertos intangibles, como activos de vida útil indefinida, sobre los cuales no había que aplicar amortización anual.

En el Real Decreto recién publicado se establece que no existen intangibles de vida útil indefinida. Todos los intangibles son activos de vida útil definida y, por tanto, deberán ser objeto de amortización sistemática.

Los activos intangibles cuya vida útil no pueda estimarse de manera fiable se amortizarán en un plazo de 10 años con carácter general, en ausencia de fiabilidad en la determinación de la vida útil o norma que concrete otro plazo.

El cómputo del plazo de amortización, para aquellos activos intangibles que no se amortizaban hasta la fecha, se podrá optar por realizarlo de una de estas dos formas:

  • A partir del primer ejercicio que comience desde el 1 de enero de 2016, amortizando de forma prospectiva con los nuevos criterios aprobados, contabilizándose las cuotas de amortización en la cuenta de pérdidas y ganancias. Es decir, por décimas partes, afectando a resultado.
  • De forma retrospectiva mediante la amortización con cargo a reservas, siguiendo un criterio lineal de recuperación y vida útil de 10 años contados desde la fecha de adquisición o fecha de aplicación del vigente Plan General de Contabilidad (ejercicios iniciados desde el 1 de enero de 2008), en caso de que la fecha de adquisición fuese anterior. En este caso, el cargo por amortización se minorará en la pérdida por deterioro que se hubiera reconocido desde la fecha de inicio del cómputo de los 10 años. El valor que subsista se amortizará de forma prospectiva bajo los criterios de esta nueva norma.
  • El criterio por el que se opte deberá aplicarse de modo uniforme a todos los elementos del inmovilizado intangible y al fondo de comercio.

 Esta norma, que ha sido aprobada una vez transcurridos 11 meses del ejercicio, con efectos para todo el año, va a repercutir en no pocas cuentas de pérdidas y ganancias.

En Blog de Sage | Cómo evitar las sanciones de Hacienda. La presunción de inocencia.