9 claves que debes tener en cuenta para elaborar tu presupuesto anual

En estas fechas es habitual que todos los departamentos de las grandes empresas estén trabajando en los presupuestos anuales, pero también las pymes y los autónomos deberían empezar con sus presupuestos de cara al año 2017. El presupuesto anual es de especial importancia en todos los negocios, ya que, además de ser una herramienta de planificación y control expresada en términos económicos financieros, constituye un excelente ejercicio de reflexión sobre el presente y el futuro del negocio.

Los presupuestos de una empresa se deben englobar dentro del marco de un plan estratégico, integrando las diferentes áreas, secciones o departamentos que tenga la empresa, que tendrán en los presupuestos y su seguimiento una herramienta para la evaluación del desempeño.

Otra ventaja de los presupuestos es que facilitan la comunicación interna de la empresa y la coordinación de actividades, ayudando además a la detección de problemas internos.

Los presupuestos suelen tener un horizonte temporal de un año y en ellos se proyectan los estados financieros: balance, pérdidas y ganancias y estado de flujo de efectivo.

Puntos requeridos para elaborar un presupuesto

En la definición de los presupuestos debemos de tener en cuenta los siguientes puntos:

  1. Adaptación del plan contable interno. Hay diferentes formas de seguir los presupuestos, en algunas aplicaciones se pueden cargar y comparar con los datos contables, pero una opción que tenemos es adaptar el plan contable de la empresa para su seguimiento. Por ejemplo, en una cuenta contable podemos identificar las delegaciones intercalando un número, de esa manera sabremos que todos las cuentas que tienen ese dígito corresponden a esa delegación. De esta manera, si descargamos las cuentas contables de un periodo a Excel y extraemos el número, podemos tener de una manera fácil una cuenta de resultados por delegaciones que comparar con el presupuesto.
  2. Programas de gestión y herramientas de seguimiento. Si disponemos de software de contabilidad y gestión con gestión de presupuestos, su carga y seguimiento será mucho más sencilla.
  3. Presupuesto rígido o presupuesto flexible. Los presupuestos deben de estar dotados de cierta elasticidad. No se trata de modificarlo a las primeras de cambio, ya que su razón de ser es actuar sobre sus desviaciones, pero si por ejemplo exportamos a un país en donde estalla una guerra, nuestras ventas se podrían ver afectadas y no tendría sentido no modificarlo adaptándolo a la nueva situación.
  4. Atención a los datos macroeconómicos. Nuestra visión a la hora de elaborar los presupuestos debe tener en cuenta algunos datos macroeconómicos, ya que si los mercados objetivo de la empresa entran en recesión, podemos ser optimistas y pensar en incrementar nuestras ventas, pero a lo mejor lo que estamos siendo es incautos, al no ajustar nuestra estructura de gastos.
  5. ¿Puede presionar la recuperación económica los salarios al alza? La recuperación económica puede presionar los salarios al alza, sobre todo de los empleados clave de la empresa. Debemos de tener esto en consideración a la hora de elaborar los presupuestos.
  6. La potencia sin control no sirve de nada. Si no se controlan las desviaciones y se toman medidas correctoras, el presupuesto no habrá valido para nada.
  7. Puede afectar la situación política nacional o internacional a nuestra empresa. La situación política, tanto nacional como internacional, es convulsa. Los populismos se abren paso. Tendremos que tener en cuenta si los cambios políticos pueden afectar a nuestra empresa.
  8. El presupuesto se debe englobar dentro del plan estratégico. El presupuesto representa la última etapa del plan estratégico, es decir, la de evaluación y control expresada en términos medibles de las diversas áreas o unidades de la empresa. Un presupuesto que emane exclusivamente del área financiera, sin que la gerencia de la empresa esté involucrada está condenado al fracaso.
  9. La disrupción tecnológica. Parece que estamos entrando en una cuarta revolución industrial según los investigadores del Foro Económico Mundial, más conocido como el Foro de Davos, que vaticinan que, en un solo lustro, la disrupción tecnológica interactuará con otras variables socioeconómicas, geopolíticas y demográficas para generar una tormenta perfecta que cambiará  profundamente el mercado laboral. El desarrollo tecnológico en campos previamente inconexos como la inteligencia artificial y el aprendizaje por refuerzo inverso, la robótica, la nanotecnología, la impresión 3D, la genética y la biotecnología, se está interconectando y amplificando entre sí, mientras que paralelamente se producen cambios como el auge del teletrabajo, el aumento de la clase media en los mercados emergentes o el cambio climático, que en conjunto suponen un impacto casi equivalente al de los factores tecnológicos.

En Blog de Sage| 7 consejos prácticos para gestionar tu flujo de caja